CRÓNICA DE UNA JORNADA EN CIUDAD DEL VATICANO

La mañana del pasado 15 de julio me levanté de la cama animada, con una sonrisa en los labios y con el presentimiento de que aquel iba a ser un gran día. Nunca me he caracterizado por ser precisamente católica practicante, puedo afirmar sin tapujos que no creo en la iglesia como institución, pero sí creo en la fe.  Tener fe en algo o en alguien puede darnos aliento y fuerza para seguir luchando por nuestros sueños, por ser un poquito más felices y, en definitiva, ayudarnos a tener una meta en este largo camino que llamamos vida.

Tenía que cumplir una promesa, pero esta vez de verdad, visitando y pasando tiempo en algunos lugares de Roma que habían adquirido una relevancia fundamental para mí. Así que me lancé a ello y esa mañana subí al autobús urbano 64, que pasa por Via Nazionale y te deja justamente en el Vaticano.

Cuando bordeé la puerta principal de la Basílica de San Pedro a eso de las nueve y media de la mañana, de pronto, me percaté de la presencia a mis espaldas de una guía local que pretendía vender una excursión guiada a la zona a dos españolas. Y de esa manera, sin quererlo ni beberlo, me encontré con Mari y Adela, dos personas muy queridas de Palma de Mallorca con las que pasé parte del día. Mari es abuela de Adela y ésta última se ha graduado este año en Enfermería, su estancia en la capital italiana era el regalo que Mari hacía a su nieta por su reciente graduación universitaria.

Adela y Mari
Adela y Mari, 15 de julio de 2013

Como las tres íbamos rumbo a los Museos Vaticanos y, para qué nos vamos a engañar, encontrar el acceso no es tarea fácil, decidimos unir nuestras ganas e ilusiones e ir en su busca juntas. Aprovecho este momento para informaros de cómo acceder a los museos, principalmente si sois novat@s como lo fuimos nosotras… Debéis cruzar de lateral a lateral la Plaza de San Pedro y pasar por debajo de las columnas de la parte derecha. Una vez dejadas atrás, debéis caminar en dirección a la Piazza del Risorgimento, girar a la izquierda y tomar la Via Leone IV. Una vez allí, os será más fácil encontrar la entrada, ya que veréis muchas más indicaciones.

Aunque las entradas a los museos se pueden comprar por internet con antelación (http://mv.vatican.va/4_ES/pages/MV_Home.html), ninguna las llevábamos, por lo que tuvimos que aguardar dos horas y media de cola para poder entrar. Os podéis imaginar lo que es esperar tanto tiempo y más en pleno mes de julio, cuando el sol aprieta con fuerza, pero deciros que le pusimos optimismo al asunto y aprovechamos para irnos haciendo fotos a medida que nos íbamos acercando a la entrada.

Mari, Adela y yo haciendo la cola para entrar en los Museos Vaticanos
Mari, Adela y yo haciendo la cola para entrar en los Museos Vaticanos

Cuando al fin llegó nuestro gran momento y pudimos entrar, decidimos pasar la mañana y visitar los museos juntas. Disfrutamos de una mañana inolvidable, en la que pudimos disfrutar de verdaderas obras de arte y amortizamos con creces los 16 euros que cuestan la entrada. La entrada a la Capilla Sixtina se hace esperar, pero particularmente encuentro este punto atractivo en cierta manera, ya que así la expectativa es mayor cuando finalmente consigues verla… La impresión que causa estar bajo el techo de una obra de arte de tal magnitud es sencillamente indescriptible… Hay que vivir ese momento para entenderlo… Os dejo algunas fotos para que os hagáis una idea de las impresionantes obras que albergan estos museos:

Museos Vaticanos I
Museos Vaticanos I
Museos Vaticanos II
Museos Vaticanos II
La Capilla Sixtina
La Capilla Sixtina
Museos Vaticanos III
Museos Vaticanos III
Las inconfundibles escaleras de salida de los Museos Vaticanos
Las inconfundibles escaleras de salida de los  museos

Después de visitar todas las estancias de los museos durante más de tres horas y media, nuestra mañana juntas iba llegando a su fin y empezamos a mirarnos con tristeza al tener que enfrentarnos con esta realidad. Fue una despedida emotiva y difícil, pero, como dicen, hay veces en las que una despedida es un hasta siempre, así que intentamos separarnos con la mayor de las alegrías y felices por haber compartido unas horas tan especiales.

A mi salida, necesitaba descansar un poco y alimentar mi estómago, así que me puse a buscar algún sitio donde comer algo. Cerca de la salida del museo, encontré un local en que vendían pizza fresca al peso. La idea me convenció y por cinco euros, quedé hasta los topes de pizza! Seguidamente, aún me quedaba visitar por dentro la Basílica de San Pedro y… Horror!! Aquí podéis ver la cola que me esperaba (como veréis, la plaza estaba mucho más concurrida que el día anterior…):

La interminable cola para poder ver el interior de la basílica...
La interminable cola para poder                                          ver el interior de la basílica…

Después de cinco meses organizando este viaje, por supuesto que no iba a desistir en el intento, así que me armé de paciencia, busqué mi sitio y decidí sacar el lado positivo del momento: disponía lo que parecía aproximadamente de una hora y media para asimilar las maravillas que había visto esa mañana y disfrutar de las vistas de la basílica desde distintas perspectivas. Al final la espera no fue tan dura como se vaticinaba, ya que conocí a una familia costarricense que pasaba sus vacaciones en Italia. Mantuvimos una buena conversación y aproveché para hacer algunas fotos, así que el tiempo pasó volando!

Esperando para ver la basílica...
Esperando para ver la basílica…
Vista del templo
Vista del templo

Al final la espera valió la pena y llegué a uno de los lugares de la ciudad más especiales para mí. Como quizá much@s sepáis, se puede acceder a la cúpula y disfrutar de lo que dicen que es una de las vistas más bonitas de Roma, pero el acceso es estrecho y al parecer de vértigo, especialmente en el último tramo, por lo que yo preferí pasear de forma relajada por su interior. Si ya el templo impresiona por fuera, por dentro no lo es menos… Os recomiendo que si vais en verano siempre tengáis a mano algún pañuelo para taparos los hombros, en esta basílica las normas respecto a la indumentaria son muy estrictas y es mejor ir preparad@ para evitar sorpresas desagradables.

Detalle de las columnas de la Plaza San Pedro
Detalle de las columnas de la Plaza San Pedro

Y llegó el momento de disfrutar de un merecido descanso antes de seguir descubriendo los encantos de Roma… Totalmente agotada, regresé al hotel para recuperar fuerzas, ya que tenía un plan para más tarde: ver dos de los monumentos más importantes de la ciudad de noche… Esa noche los escogidos fueron la Fontana de Trevi, soberbia a cualquier hora, y el Colosseo Romano para ir suscitando lo que visitaría al día siguiente…

Sin duda, las imágenes que os muestro a continuación permanecen imborrables en mi memoria. Escenas así hacen que haya merecido con creces todo el esfuerzo dedicado a poder hacer este viaje…

La Fontana di Trevi al anochecer...
La Fontana di Trevi al anochecer…
Vista nocturna del Coliseo romano
Vista nocturna del Coliseo romano
Il Colosseo
Il Colosseo

Bien, esto es todo por ahora sobre mi viaje a la ciudad eterna… Me voy, pero amenazo con volver… 😉 No quisiera terminar esta publicación sin dedicarla con todo mi cariño a Adela y Mari, sé que seguirán este blog, así que GRACIAS de corazón a las dos por brindarme vuestra amistad y por desprender tanta autenticidad humana. Continuará…

Pdta.- Adjunto el enlace a una web que os puede ser bastante útil si tenéis previsto viajar al Vaticano: http://www.visitarelvaticano.com/

Anuncios

3 comentarios en “CRÓNICA DE UNA JORNADA EN CIUDAD DEL VATICANO

  1. Gràcies guapa per passar-me el link del teu blog. A mi que m’encanta viatjar m’agradarà molt seguir-te en els teus posts.
    Llegir aquestes entrades sobre Roma i veure les fotos m’han fet reviuré la meva experiència allà.
    Ni te digo el que serà quan parlis d’algún d’aquells llocs que no hi he estat però que em moro per conèixer!!!
    Un petonet guapetona!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s