MEMORIAS DE UNOS DÍAS EN FLORENCIA (2ª PARTE)

Hola de nuevo! Hace varios días empecé a hablaros acerca de mi viaje a Florencia del pasado mes de julio, pero aún me queda mucho que contaros, así que… Vamos al lío! 🙂 Hoy os voy a hablar de todos los lugares que visité el pasado 19 de julio y ya os adelanto que quizás esta sea, con bastante probabilidad, la publicación más “eclesiástica” (por decirlo de alguna manera) que vais a encontrar en mi blog, ya que dediqué este día a conocer un poquito más algunos de los templos religiosos más importantes de la capital toscana. El comienzo de la jornada tuvo lugar en la Basílica de Santa Maria Novella, cuya fachada es obra del artista Leon Battista Alberti, quien la terminó en 1.470. En mi opinión, es uno de los templos religiosos más bonitos de la ciudad y su valor desde un punto de vista artístico sí me parece digno de admirar y conocer.

Fachada de la basílica Santa Maria Novella
Fachada de la basílica Santa Maria Novella

Este día la visita al templo duró pocos minutos, ya que lo encontré cerrado y tuve que posponer la visita a su interior a otro día. Acto seguido, me dirigí al centro de la ciudad para visitar la catedral de Florencia, el Duomo. Si como yo, alguna vez hacéis este viaje en temporada alta, no os asustéis si veis una larga cola en la entrada a este edificio tan emblemático de la ciudad. Merece la pena esperar 15 o 20 minutos para poder conocer el Duomo por dentro, os aseguro que no esperareis mucho más, aunque parezca lo contrario cuando aterrizas en la entrada.

El Duomo, catedral de Florencia
El Duomo, catedral de Florencia

Si la famosa cúpula de Brunelleschi ya me pareció espectacular, me es imposible explicaros lo que sentí al contemplar los frescos del interior de la misma, obra de Vasari y Zuccari. Estas pinturas representan el Juicio Final y son una de las joyas pictóricas más espectaculares que he visto en mi vida. Juzgar por vosotr@s mism@s:

Impresionantes frescos de Vasari y Zuccari en la cúpula del Duomo
Impresionantes frescos de Vasari y Zuccari                         en la cúpula del Duomo

La foto no es nada nítida, pero espero que os sirva para haceros una idea de la belleza de la obra… Aunque yo decidí no hacerlo debido a mi pavor a las alturas, aprovecho para informaros de que se puede subir a la cúpula y quienes lo han hecho me han garantizado que desde este lugar se puede disfrutar de algunas de las mejores vistas de la ciudad, así que… Ya sabéis!! Después de esta increíble y esperada visita, continué mi paseo por las calles florentinas perdiéndome en cada uno de sus detalles, siendo consciente de las no pocas sorpresas que se pueden encontrar y disfrutar en esta maravillosa ciudad. Callejeando un poco, minutos después me encontraba en la puerta principal de la Iglesia de Orsanmichele.

Entrada a la iglesia de Orsanmichele
Entrada a la iglesia de Orsanmichele

Este templo de estilo gótico es, sin lugar a dudas, una de las iglesias más bonitas y especiales que he visitado en toda mi vida. A pesar de que su dimensión es reducida, su interior es… Sencillamente indescriptible, distinto, por lo que os aconsejo ir si en alguna ocasión pasáis por Florencia.

Acto seguido, continué mis andaduras disfrutando de las encantadoras calles que unen el centro de la ciudad con la Piazza Santa Croce. Una de las zonas que atravesé fue la Via dell’Anguillara, repleta de tiendas y detalles curiosos… Aquí tenéis la entrada a una tienda de productos típicos de la Toscana… Coqueta, ¿verdad?

Entrada a una tienda de productos toscanos
Entrada a una tienda                                    de productos toscanos

Al final de esta calle ya me encontré con mi próximo destino: la Basílica de Santa Croce. Sentía muchísima curiosidad por visitar este punto de la ciudad, ya que este edificio alberga más de 200 féretros en su interior, algo suficientemente atípico para querer visitarlo. Si, además, le sumas que algunas de estas tumbas son las de Dante, Galileo y Miguel Ángel, ya mi interés no podía ser mayor.

Basílica de Santa Croce
Basílica de Santa Croce
Monumento a Dante en la Piazza Santa Croce
Monumento a Dante                                    en la Piazza Santa Croce

El precio de la entrada a este punto de la ciudad es de 6 euros, pero, considerando la particularidad del lugar, os aconsejaría sin duda que lo visitarais. No os defraudará. Os muestro a continuación algunos de los detalles que encontraréis en su interior:

Interior de la Basílica di Santa Croce
Interior de la Basílica di Santa Croce
Visita general del interior del templo
Visita general del interior del templo

Añado también fotografías de las tumbas de Dante y Galileo:

Sepultura de Dante Alighieri
Sepultura de Dante Alighieri
Panteón de Galileo
Panteón de Galileo

De los distintos mausoleos que pueden visitarse en el interior de Santa Croce, el que más me impactó (y con diferencia) fue el de Miguel Ángel. Siempre he sentido mucha admiración por el artista italiano, por lo que para mí visitar su panteón fue un momento muy especial de mi viaje a Italia.

Panteón de Miguel Ángel
Panteón de Miguel Ángel

Aprovecho para explicaros en este punto que las tres esculturas que podéis ver en esta fotografía corresponden a las tres artes en que el autor destacó notablemente: la escultura, pintura y arquitectura. Además, en la parte superior del mausoleo podéis apreciar un fresco de La Piedad, que es una de las esculturas más conocidas y apreciadas del artista, que podéis visitar en la Basílica de San Pedro, en Roma. Después de visitar el templo, Santa Croce también ofrece la posibilidad de descansar y respirar aire puro en su patio interior. El descanso en esta zona del complejo es bastante recomendable, ya que encontraréis que es un punto mucho menos concurrido que el interior de la basílica.

Patio interior de Santa Croce
Patio interior de Santa Croce

Después de todas estas visitas, ya tocaba hacer una parada y alimentar mi estómago, por lo que decidí alejarme un poco de la Piazza Santa Croce y callejear por la zona por si encontraba un lugar menos turístico para comer. A menos de 10 minutos a pie encontré la Trattoria Da Què Ganzi!, un restaurante muy asequible y acogedor que ofrece comida típica toscana.

Entrada a la Trattoria Da Què Ganzi!
Entrada a la Trattoria Da Què Ganzi!

Me propusieron decantarme por el Menú Amigo, que incluía tres platos por menos de diez euros… Acepté la sugerencia y decidí probar… Puedo aseguraros que esta trattoria fue la mejor decisión culinaria de todo mi viaje a Italia: muy buen trato, calidad, comodidad… Si vais a Florencia, aquí tenéis un magnífico lugar donde saciar el apetito. Por menos de 10 euros comí una buena ensalada, unos tallarines impresionantes y un buen bistec a la florentina, acompañado de una buena panna cotta de postre. Acabé a reventar, ya no me cabía nada más, pero os garantizo que merece la pena, todo estaba increíblemente bueno!! Os dejo la web del restaurante por si os puede ser útil: http://www.daqueiganzi.it/ . Ya entrada la tarde, decidí regresar al hotel, descansar y tomar contacto con mi gente desde la distancia, por lo que me tomé la tarde libre y así cobrar fuerzas para lo que me esperaba al día siguiente: una excursión de todo un día por la bella Toscana… Aún me queda bastante que explicaros, pero, para no saturaros de información, será en otro momento… Volveré pronto… Un fuerte abrazo! Ali

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s