ESTRENANDO EL AÑO VIAJERO… POR ZARAGOZA

Se ha hecho esperar casi un mes, pero ya estoy de vuelta para contaros todo lo acontecido en mi estreno viajero de este año: mi escapada relámpago a Zaragoza entre los días 3 y 5 de enero.

Para variar un poco, esta vez se trataba de una visita totalmente imprevista, sin fecha asignada previamente en mi calendario, por ese motivo y por otras razones familiares quizá la disfruté mucho más de lo que había imaginado en un primer momento. Debido a mis obligaciones laborales no puede partir rumbo a Zaragoza hasta la noche del viernes, por lo que no llegué a la capital aragonesa hasta las doce y media, ya entrada la madrugada.

Para mi desplazamiento, compré un billete de ida y vuelta con la compañía de autobuses Alsa y, por casualidades horarias, me tocó viajar en categoría Supra. Cabe decir que este aspecto incrementó el coste del billete algunos euros, pero francamente esta coincidencia valió la pena con creces. Para empezar, tengo que destacar el inmejorable trato recibido por parte del conductor, quien consiguió arrancarme incontables risas durante todo el trayecto, un señor maño con un humor envidiable y que conseguía contagiar a cualquiera que se topara en su camino.

Este punto sumado a las más que confortables condiciones y características del autocar, hizo que este viaje en bus fuera sin duda el menos pesado que he hecho en mi vida, dejando a parte la poca distancia que separa Barcelona de Zaragoza. ¿Habéis visto alguna vez un autocar con tapicería de piel? Yo me quedé literalmente a cuadros cuando vi la calidad y espacio entre los asientos, ¡así da gusto viajar en este medio de transporte! Como muestra, un botón:

Asientos de la categoría Supra (línea Barcelona-Zaragoza de Alsa)
Asientos de la categoría Supra       (línea Barcelona-Zaragoza de Alsa)

Al llegar a mi destino, me esperaba mi familia y la verdad es que no tuvimos demasiado tiempo de hablar, por lo que nos esperaba a la mañana siguiente: un buen madrugón para emprender una excursión hacia las cercanías del Moncayo, una de las cimas más importantes de la Península Ibérica, con más de 2.000 metros de altura.

El día siguiente la mañana amaneció con un tiempo espléndido, pero numerosos nubarrones de tormenta enturbiaron nuestro plan inicial de viaje. Aún así, pudimos disfrutar bastante de nuestra salida, que tuvo como punto de inauguración una visita al Monasterio de Veruela, situado a unos 60 kilómetros de la capital de Aragón.

Cartel informativo del Monasterio de Veruela
Cartel informativo del Monasterio de Veruela

Este emplazamiento eclesiástico fue el primero perteneciente a la Orden del Císter alzado en la comunidad de Aragón y su fecha de fundación data del año 1145. No obstante, cabe mencionar que las instalaciones actuales se han reformado a lo largo de los siglos hasta conformar la estructura que presenta a día de hoy, con zonas incluso acopladas el siglo pasado.

Debo reconocer que, a pesar de ser un monasterio realmente impresionante y con dependencias francamente indesperdiciables (como el claustro , la iglesia o la sala capitular) , tanto su ubicación como su aislamiento de la civilización urbana hacen de este lugar un punto en cierta manera estremecedor, capaz de dejar sin habla a cualquier visitante con cierta imaginación y capaz de representar en su mente las escenas que debieran producirse siglos atrás en el lugar.

A continuación os muestro algunas de las fotografías que hice en el monasterio para que podáis haceros una idea de cómo es este complejo cisterciense:

Vista general de la entrada al monasterio
Vista general de la entrada al monasterio
Lavabo en el que se aseaban los monjes (siglo IV)
Lavabo en el que se aseaban los monjes (siglo IV)
Portería del monasterio (siglos XIII y XVI)
Portería del monasterio                 (siglos XIII y XVI)

Como curiosidad de esta visita, debo mencionar también que  los rincones de esta fundación sirvieron de inspiración al poeta romántico Gustavo Adolfo Bécquer, quien se alojó en ella durante diciembre de 1863 y julio de 1864, hecho que tuvo como fruto su conocida obra Cartas desde mi celda y algunas de sus leyendas más populares, como El monte de las ánimasEl gnomo. Detalles como los que muestro a continuación dan fe de ello:

Homenajes a Bécquer en el Monasterio de Veruela
Homenajes a Bécquer                               en el Monasterio de Veruela

Al finalizar esta visita, nos dirigimos al municipio de Borja, municipio aragonés del que en el 2012 se habló más que nunca a causa de la particular restauración que una ciudadana del pueblo efectuó sobre la obra pictórica Ecce Homo, original de Elías García.

Como hasta las tres de la tarde no podíamos visitar el lugar que custodia este cuadro, decidimos parar para comer, eligiendo el Bar La Tasca para ello. Este bar restaurante nos ofrecía un menú bastante asequible, buen trato y resultó ser una elección más que acertada por la calidad de servicio que recibimos. Además, el local era muy acogedor, ideal para ir de tapeo en buena compañía. Aquí tenéis los datos del restaurante por si pasáis por la zona y queréis saciar el apetito:

Bar Restaurante La Tasca: Carretera Cortés, s/n, Borja. Telf. 976.85.27.15.

Al llegar la hora de apertura del Santuario de la Misericordia, situado a 5 kilómetros del núcleo urbano de Borja, nos dirigimos hasta allí porque teníamos curiosidad y ver la “obra de arte” en vivo y en directo, teniendo en cuenta lo cerca que nos encontrábamos.

Santuario de la Misericordia, en Borja
Santuario de la Misericordia, en Borja

Una vez allí, tuve la ocasión de hablar con una señora del pueblo, quien con información de primera mano me contó la verdadera historia de lo que había ocurrido con la pintura. Resulta ser que la obra empezaba a presentar signos de humedad y su deterioro era considerable cuando una aficionada a la pintura del municipio decidió intentar retocarla un poco para ver si podía mejorar el estado de la obra. Pasados unos días, ciertas personas prestaron atención a la evolución de la pintura y fue en ese momento cuando se detectó el considerable cambio que había sufrido la misma “gracias” al retoque realizado por la señora.

Sin embargo, el asunto no trascendió hasta unos dos meses después cuando un entendido en arte se percató del estado de la obra y se filtró lo ocurrido en los medios de comunicación. ¿El resto? Es más que conocido por tod@s. Personalmente, yo no podía disimular mi tristeza al poder contrastar en imágenes la evolución del cuadro y debo decir, dejando claro que respeto toda clase de opinión, que a ninguna persona que sienta pasión por el arte se le hubiera ocurrido poner un dedo en la pintura. Pero vaya, está claro que cada cual puede pensar como quiera y este es el resultado:

Imagen actual del Ecce  Homo, de Elías García (Borja)
Imagen actual del Ecce Homo, de Elías García (Borja)

Después de visitar el santuario, el tiempo aún resultaba más amenazador y la lluvia parecía mantenerse en su persistencia, por lo que decidimos subir al coche y volver a Zaragoza. Ya por la tarde aprovechamos para hacer algunas visitas familiares, pero por la noche optamos por perdernos por las calles del Tubo, la zona de tapas por excelencia de la capital aragonesa.

Como no hacía demasiado frío, aproveché para fotografiar la Basílica del Pilar, el monumento más conocido de Zaragoza, para que podáis compartir conmigo la magnitud de su belleza:

Perspectiva de la Basílica del Pilar de noche
Perspectiva de la Basílica del Pilar de noche
Otra perspectiva nocturna de la basílica
Otra perspectiva nocturna de la basílica

Aquí tenéis también una fotografía de la Plaza del Pilar en período navideño. Para perderse, ¿no os parece?

Vista de la Plaza del Pilar en Navidad
Vista de la Plaza del Pilar en Navidad

Y, como no, aquí tenéis a una servidora paseando por la calle Alfonso I, con la cúpula mayor de la Basílica del Pilar al fondo:

Callejeando por Zaragoza (04.01.2014)
Callejeando por Zaragoza (04.01.2014)

Después de este mágico paseo y exhaustos después de un largo día, volvimos a casa para descansar. A la mañana siguiente nos esperaba un apetitoso chocolate con churros para recuperar las calorías quemadas el día anterior (jajaja), además de una visita al interior de la basílica, de una belleza digna de admirar.

Y con esta foto del exterior del templo me despido por hoy… Siento que este post se haya hecho esperar tanto, pero bueno, al fin y al cabo aquí está, ¿no? Si disponéis de un día y medio libre y no sabéis qué hacer… Espero haberos dado alguna idea… 🙂

¡Hasta pronto!

Vista diurna de la Basílica del Pilar
Vista diurna de la Basílica del Pilar

Anuncios

2 comentarios en “ESTRENANDO EL AÑO VIAJERO… POR ZARAGOZA

  1. M’encanta Saragossa!!! La gent genial i ‘mis favoritos’, les rutes amb quad i 4×4 pels Monegros i, cómo no, un clàssic a la meva família, el Monasterio de Piedra. Xurros amb xocolata, d’obligat compliment…Hi ha una cafeteria amb molta solera al carrer Alfonso I que és la number one!!! Moltes ganes de llegir sobre Irlanda…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s