FRENTE AL ESPEJO: UNA MIRADA AL PASADO PARA ENTENDER EL PRESENTE

Después de pensarlo mucho y seguramente más de lo debido, en esta ocasión no voy a ofreceros un post de viajes, ni de lugares que he visitado ni de mis canciones preferidas para viajar.

Esta vez voy a derrumbar todas las barreras para hablaros de mi historia personal y de lo que ocurrió en el pasado para llegar a este presente. A punto de celebrar las 3.000 visitas al blog, quiero que sepáis quien está al otro lado y conozcáis de primera mano las razones que me animaron a escribir y a crear este espacio de mi vida.

Para comenzar, voy a confesaros que no me va a ser fácil, mejor dicho, nada fácil, pero voy a reunir todas mis fuerzas para contaros todo lo que superé años atrás y sobre el camino que tuve que recorrer para ser quien soy hoy.

Antes de nada me gustaría aclarar que las razones por las que voy a hablaros de mi propia historia personal es porque quiero que entendáis el origen de esta página y porque quizás, y sólo quizás, algunas de las personas que leeréis estas líneas os sentiréis identificadas en algún momento con alguno de mis sentimientos o alguna de mis vivencias. Incluso puede que a alguien le sirva de ayuda, pero sobre todo quiero manifestar que la intención es del todo humilde.

No considero que haya vivido más que nadie, pero a lo mejor tampoco menos, y, después del feedback que me habéis transmitido en la corta vida de esta web, creo que merece la pena compartir con vosotros una parte más íntima y profunda de mí.

Podría decir que fui una niña muy feliz, tuve la suerte de tener una infancia alegre y sentirme siempre muy querida por las personas más allegadas. Nunca me faltó un plato en la mesa y me siento realmente afortunada por haber podido contar siempre con más de lo que necesitaba en todos los sentidos.

Sin embargo, esta felicidad se vio truncada con algunos hechos clave de mi vida, siendo el primero de ellos la separación de mis padres en 1.998.

Aún así, debo decir que esta circunstancia no fue ni de lejos la que más me marcó, sino más bien representó el comienzo de una rueda desenfrenada de acontecimientos que llegaron seguidamente y que consiguieron que sintiera que la tierra que pisaba fuera menos firme, resbaladiza. Algo parecido a una veleta sin rumbo.

En un intervalo de un año y medio tuve que superar la separación de mis padres, un accidente de moto, la pérdida de dos amigos y otro accidente de esquí.

Después de todos estos sucesos tan importantes de mi vida, toda yo era un torbellino de emociones y me derrumbé.

Perdí gran parte de mi alegría y de mis ilusiones.

La incerteza de no saber si volvería a caminar con normalidad -las molestias que sentía en mi rodilla izquierda eran realmente insoportables- y el pensar en si llegaría a superar la pérdida de una de las mejores amigas que he tenido nunca consiguieron que perdiera una porción bastante considerable de la fortaleza que siempre he tenido.

Gracias al traumatólogo que llevó mi expediente médico y a su decisión de operarme después de varios tratamientos fallidos, conseguí volver a caminar con normalidad, después de más de dos años sufriendo molestias y de caer abatida en las sesiones de rehabilitación.

Por fin había mejorado mi salud física, pero aún quedaba mucho por hacer.

Necesitaba volver a recomponerme por dentro y recuperar a la parte de mi persona que se había dormido en diciembre de 1.999. Esa parte que se había llevado mi vitalidad, mi energía y mis ganas de comerme el mundo.

Y eso no ha sido una realidad hasta julio de 2.013. He necesitado catorce años para cumplir una promesa y viajar a Roma, pero puedo deciros que la espera mereció la pena.

Es literalmente imposible describiros la inmensa sensación de bienestar y felicidad que sentí al llegar al destino que tanto se me había resistido y que tantas ganas tenía de conocer.

Cuesta mucho asimilar que durante catorce años había algo dentro de mí -un sentimiento atroz de culpabilidad- que me impedía avanzar, que me bloqueaba y que no me permitía luchar por mis sueños.

Al llegar a la capital italiana, sentí como si volviera a respirar de nuevo y noté cómo se desvanecía la inmensa carga emocional que me había acompañado y limitado en los últimos catorce años.

Y fue en ese momento cuando se produjo el mayor antes y después en mi vida.

El mayor punto de inflexión que me hizo prometerme a mí misma que JAMÁS volvería a derrumbarme por nada y que siempre encontraría la salida a cualquier callejón al que me pudiera conducir la vida o mis malas decisiones.

El sufrir por algo o por alguien puede brindarnos la fantástica ocasión de redescubrirnos a nosotros mismos y darnos fuerzas para seguir recorriendo el camino que elijamos sin que nada ni nadie pueda pararnos.

Así nació Creciendo entre Mochilas, de mi necesidad de compartir con el mundo mis pensamientos, mis inspiraciones y mis ilusiones. Y porque merece la pena luchar hasta el final por nuestros propios sueños. SIEMPRE.

Antes de terminar, voy a permitirme compartir con vosotros algunas de las conclusiones a las que he llegado en todos estos años, por si a alguien puede servirle en algún momento de su vida:

1/ NO ES POSITIVO ENCERRARSE EN UNO MISMO

Aunque nos encontremos en una etapa muy difícil y no nos apetezca expresar lo que sentimos, compartir con nuestros seres queridos nuestros sentimientos y emociones puede ayudarnos a superar barreras.

Nadie somos autosuficientes, por mucho que nos empeñemos, y no podemos pretender que los demás adivinen cómo nos sentimos. Hablar y compartir nuestras preocupaciones con nuestras personas de confianza pueden abrirnos ventanas que creíamos cerradas.

2/ DE TODO LO NEGATIVO PODEMOS APRENDER ALGO POSITIVO

Cuando tuve que superar la muerte de mis amigos Sara y Pipo creí que nunca volvería a ser la misma y que no volvería a ver la vida de la misma manera. Estaba equivocada.

Aprender a vivir sin ellos me ayudó a a aferrarme más a lo bonito de la vida y a disfrutar con más intensidad de todas las oportunidades y personas que el destino pone en mi camino porque lo que podemos sentir de cerca es el hoy, y el mañana es eso… Un mañana incierto en el que no podemos preveer lo que nos va a ocurrir.

3/ ESTÁ EN NUESTRAS MANOS HACER QUE CADA MINUTO CUENTE

Cierto es que no podemos controlar con gran precisión qué va a suceder mañana, pero sí podemos decidir en qué queremos invertir nuestro tiempo, de quién queremos rodearnos y cómo queremos disfrutar cada segundo.

Podemos decidir qué actitud queremos tomar y valorar si queremos ser como peces muertos en el río o dirigir nuestro camino hacia aquello que nos hace felices.

4/ NO MERECE LA PENA BUSCAR EL POR QUÉ DE TODO

Por mucho que queramos evitarlo, es bastante probable que nos toque vivir experiencias desagradables e impredecibles, cuyo control esté fuera de nuestro alcance.

Por esa razón creo que no vale la pena malgastar energía planteándonos cuestiones a las que seguramente no vamos a encontrar respuesta. En todo caso, quizá nos aporte algo positivo meditar sobre qué podemos hacer para escapar de lo que nos transmite emociones negativas y así enfocar nuestro pensamiento y nuestras acciones hacia un camino más positivo y saludable.

Para acompañar estas ideas, comparto una imagen que encontré el otro día y que resume a la perfección una de las ideas que componen mi filosofía de vida, ¡espero que os guste!

Hagamos de nuestra vida una ocasión especial

Por último, quiero dedicar esta publicación a toda mi familia, a mis amigos y a quienes estáis ahí truene, llueva o salga el sol. Sin vosotros esto sería mucho más difícil.

También quisiera hacer una mención muy especial a Ángel Alegre por ser cómo es y por ofrecer una visión tan inspiradora de la vida a través de sus palabras, reflexiones y vivencias. Gracias por demostrar que se puede.

Y, por supuesto, gracias también a la comunidad de Vivir al Máximo por compartir, por sumar y por evidenciar que siempre hay una alternativa que nos acerca más a eso que llamamos felicidad. Gracias de todo corazón.

Anuncios

22 comentarios en “FRENTE AL ESPEJO: UNA MIRADA AL PASADO PARA ENTENDER EL PRESENTE

  1. ohh Ali, que bonito!!

    Me siento muy identificada con tu historia y tu modo de ver la vida<3

    Siento de vers lo de tus amigos y me alegra ver que estas como nueva y encima cumpliendo sueños!!Olé por ti!!

    Nos vemos por aqui, y nos echamos un té!!XDD

    Chu!!

  2. Tu post me ha tocado la patatita!! Mis padres también se separaron por esa fecha y lo que tú dices, fue mucho peor lo que vino después que la separación en sí. Son años bastante traumáticos, pero el ser humano es capaz de recomponerse, y hay que ayudarlo a hacerlo siendo lo más fuerte posible. Te escribo un OLÉ por esa superación, todo ello te hace más fuerte y es la fuerza de las personas lo que mueve montañas. Me siento agradecida de tu mención a la comunidad VAM y cada día me siento más orgullosa de formar parte de ella, ya que en ella hay personas como tú de las que siempre se puede aprender algo. Gracias por compartir tu experiencia, sé lo que cuesta abrir tu vida al mundo, pero ha valido la pena porque hemos podido conocerte. Un abrazo!

  3. Ali, en tu vida han pasado muchas cosas y cada una de ellas te ha hecho más fuerte y humana. A veces aprendemos a base de golpes muy duros, pero me gusta pensar que a veces tenemos que pasar por según qué situaciones para llegar hasta aquí, ahora, para ser lo que somos, para aprender y valorar.
    Tus conclusiones me han gustado
    Un beso, a ver si nos vemos pronto!!!

    • Hola Natha!

      Muchas gracias por tu comentario. Lo más importante es aprender gracias a todas nuestras vivencias, ya sean más o menos agradables. Porque ello es lo que nos hace evolucionar como personas e incluso replantearnos nuestra perspectiva ante muchas cuestiones fundamentales para sentirnos bien.

      Un besito,

      Ali

  4. Mi niña me ha encantado,empece a leer y no pare asta acabar,es bueno sacar a la luz lo que oprime el alma,aunque cueste hacerlo,todo esta en empezar, te dejas llevar y todo fluye,en una palabra chapeau y que sigas enseñandome el mundo desde tus perspectivas,besitosssssss corazon.

    • Muchas gracias, tita. Me alegra mucho que te haya gustado porque estas palabras han nacido directamente del corazón. Gracias por seguirme y por ayudarme a ser quien soy, con mis virtudes y defectos!! 🙂

  5. Tú muy bien lo dices, no hay que guardarse las cosas, a veces lo que necesitamos es hablar, compartir y los blogs son un gran aliado para ello.

    Soy del pensar de que las cosas pasan por una razón (sean estas buenas o malas), pero siempre es para que aprendamos algo. Las personas que forma parte de nuestra vida (así como nosotros mismos) están de paso, están para enseñarnos algo. Esas personas que se fueron pronto de tu vida, cumplieron su ciclo, vinieron e hicieron lo que tenían que hacer. Que lo entendieras o no, es otro tema. Que te demoraras un día, un mes o 14 años para entender es otro. Pero estuvieron, te aportaron, te ayudaron y siguieron su camino. Esa es la ley de la vida. Cuesta aceptarlo, claro que sí, pero siempre hay que agradecer el poder compartir, el haberles conocido y luego dejarlo ir, porque lo dicho, así es la vida.

    Muchos éxitos con tu blog y que esas 3.000 se conviertan pronto en 3 millones 😀

    Un abrazo,

    • Por supuesto, Diana. Soy de las que creen que todo sucede por alguna razón y que absolutamente todo y cada una de las personas con las que nos cruzamos nos dejan algún tipo de enseñanza, por lo que no cambiaría absolutamente nada. Obviamente, si pudiera prefería que siguieran aquí y seguir pudiendo compartir momentos con mis amigos, pero… Esto es algo incontrolable.

      Gracias por tus palabras y buenos deseos. Un fuerte abrazo.

  6. No vemos las cosas como son….sino como somos….me recuerdas a un gnomo sabio que dijo esta frase….Eres valiente…humilde..y lo más importante..compartes tus experiencias..tu riqueza…Ánimo…no cambies..quiero seguir soñando con gnomos sabios…Un besito.

    • Gracias José Luis, tú siempre animándome!!! Mi intención no es más que la de compartir lo que veo, descubro, siento… Con la mayor humildad y siempre recordando que hay muchas personas que podrían contar mucho más que yo… Y después de seis meses con el blog, no hay día que no me alegre de haber tirado adelante este proyecto!! Un beso también para ti!

  7. Gracias por tus palabras. Algo de tus experiencias también las viví, y es muy duro superar esas piedras que te pone la vida, pero el camino no es fácil. Una vez que pasamos esos malos tragos, somos otras personas con más perspectiva ante la vida.
    Un gran abrazo, que aunque sea digital siempre viene bien.

    • Gracias a ti por tu comentario. El camino no es fácil, nada fácil, pero en nuestras manos está hacer una lectura u otra, un aprendizaje u otro, de todo lo que nos vamos encontrando por él. En el caso de la pérdida de un ser querido, creo que con el tiempo, una vez “superada” la etapa del dolor, si mantenemos los ojos abiertos podemos darnos cuenta de lo mucho que vale cada minuto.

      Un fuerte abrazo.

  8. Hola Alicia! Has sido muy valiente al contar tu historia aquí. Creo que lo importante es que se haya producido el cambio, no importa el momento. Como verás somos muchos los que nos estamos replanteando la vida ya sea por unas causas u otras. Que pena que nos enseñaran cosas como estas en la escuela.

    Suerte con el blog!

  9. He leído y releído tu historia personal ,no me queda sino agradecerte por compartir estas enseñanzas que te ha dejado la vida ,bueno, soy padre de dos hijas aun menores(ya peino canas y muchas) y me gustaría que busquen la esencia de las cosas, que den la talla frente a la circunstancias, y que luchen por conseguir sus sueños como lo haces tu. saludos Alicia

    • Muchas gracias por tus palabras. Me emociona leer que alguien encuentre en mis experiencias algo de fuerza para luchar por aquello en lo que cree. Nunca deberíamos de hacerlo. Gracias de nuevo. Un saludo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s