METAMORFOSIS: CÓMO CONVERTIR EL DOLOR EN ALGO POSITIVO

Llevo días pensando bastante en el papel que ha tenido sentir el dolor en el camino hasta llegar a la persona que soy hoy. No sé si estaréis de acuerdo conmigo que cada uno de nosotros somos el resultado de un conjunto de ideas, vivencias y sentimientos. El total de una manera de pensar y de hacer las cosas.

En mi caso, he llegado a la conclusión de que el dolor ha representado una clave fundamental en mi vida. No se trata de que mi vida gire entorno a este sentimiento (al menos, procuro evitar que así sea), sino que la sensación de dolor ha conseguido que aprenda un poco más sobre cómo lidiar con mis emociones, sobre qué quiero y qué no quiero en mi vida.

Sufrir por desamor, por una pérdida, por desengaño… Seguro que cada persona que estáis leyéndome ahora mismo habéis experimentado esa vivencia al menos una vez en vuestra vida, incluso puede que más de una. Sea la razón que sea la que ha despertado en vuestro interior la sensación de dolor os aseguro que siempre hay algo que aprender, siempre hay una lectura posible, la menos fácil, la que no se aprecia a simple vista…

El dolor de desengañarse

¿Quién no lo ha pasado mal cuando algo no ha salido como esperaba o cuando alguien no ha reaccionado de la forma esperada? Después de múltiples experiencias, he llegado a la conclusión de que bajo ningún concepto podemos esperar que siempre nos salga todo bien ni que las personas sean como queremos que sean. Recientemente le dije a una persona a la que quiero mucho que el verdadero amor consiste en aceptar a las personas tal y como son, no sé si estaréis de acuerdo, pero es la conclusión a la que he llegado.

Sufrir por la pérdida de un ser querido

Todas las personas sin excepción hemos atravesado por esta situación, es ley de vida. En este caso es inevitable que el dolor emerja y que se sienta desde lo más profundo, siendo aún más intenso cuando la pérdida era inesperada y no como consecuencia de la edad. Por experiencia propia, lo que puedo decir al respecto es que está en nuestras manos canalizar correctamente nuestras emociones para evitar caer en un pozo sin fondo.

El dolor va a seguir estando ahí, es inevitable, pero lo que es innecesario es padecer más de la cuenta. Este tipo de pérdidas son irremediables y he aprendido que es mucho más positivo quedarse con lo mejor de las personas que han pasado por nuestras vidas y ser capaces de ver la enseñanza que nos han dejado en ellas. Dar las gracias por haber tenido la oportunidad de disfrutar de esas personas, agradecer el haberlas podido conocer… Es mejor eso a prolongar nuestro lamento.

El desamor: mi eterna asignatura pendiente

Quienes conocéis un poco mi vida amorosa sabréis que ha sido un verdadero desastre. No me avergüenza reconocerlo, es una verdad como un templo, y la razón de ello a veces no han sido las personas con las que he tenido una relación sentimental, sino mi manera de enfocar la relación.

Con el tiempo aprendes a relativizar y a otorgar importancia a lo que realmente la tiene… Los cuentos de Disney han hecho mucho daño en este sentido: nos han intentado convencer de que seremos las princesas de los cuentos de hadas y de que algún día aparecerá nuestro príncipe azul… Pero… ¿Quién necesita un príncipe azul? ¿Quién no se ha cansado de besar sapos? Aquí una servidora.

Después de más vivencias al respecto de las que me hubiera gustado tener, he aprendido que los sentimientos nunca deben forzarse, surgen o no… Sí, sé que es inevitable sufrir cuando parecía que la otra persona te quería y de repente un buen día descubres que no era así y que no es la persona que creías que era, pero créeme, no es la persona que necesitabas en tu vida. Ver alejarse o alejar por decisión propia a quien querías como pareja te ofrece una ocasión única de aprender, de encontrar a alguien afín a tus necesidades y que te dé el amor que mereces… Todos merecemos ser queridos, así que… No padezcas! Levántate y sigue adelante! Disfruta de tu vida y no te sumerjas en el desamor, es insano.

Para acabar, me gustaría rescatar unas palabras que escribí meses atrás en mi post “Frente al espejo: una mirada al pasado para entender el presente”: “he necesitado catorce años para cumplir una promesa y viajar a Roma, pero puedo deciros que la espera mereció la pena“. He debido cambiar bastante en estos últimos meses porque no sé cómo fui capaz de escribir algo así… Perdonad que me tome el atrevimiento de daros este consejo, pero jamás pospongáis la oportunidad de sentiros mejor y de cerrar una etapa triste de vuestras vidas.

Nunca dejéis para mañana lo que puedes hacer hoy porque hoy es el mejor momento para intentar ser felices, hoy es esa ocasión especial que a veces esperamos, mañana puede quedar demasiado lejos, así que no te quedes a medio camino… Despréndete de lo que no te aporta nada bueno y vuela tan alto como lo consiguen las mariposas… Tus alas te las pones tú!

mariposa bonita

Anuncios

8 comentarios en “METAMORFOSIS: CÓMO CONVERTIR EL DOLOR EN ALGO POSITIVO

  1. Hola Miguel!
    Gracias por tu opinión! Estoy de acuerdo contigo, es bueno dejar que el tiempo cicatrice las heridas, pero lo que no es saludable es regocijarse con ellas y estancarse ahí, en lugar de abrir una puerta a nuevas oportunidades para avanzar.
    Un abrazo!
    Ali

  2. Muy de acuerdo con eso de: “el verdadero amor consiste en aceptar a las personas tal y como son” saber eso te ayudará a enfrentar tus próximas relaciones y seguro te ayudarán un montón. Así que ánimo 🙂

    Sobre lo demás, creo que el mejor momento para hacer algo es cuando se hace. Ni antes, ni después. Es algo raro, pero hay que aprender a vivir en el aquí y en el ahora y dejarnos de lamentar por el pasado o por un futuro que no conoces aún y que puede ser tan variable…

    Un gran abrazo y mucha fuerza 🙂

  3. De verdad, cuanto daño han hecho los cuentos disney…cuanta media naranja suelta por la vida intentando que sus ácidos no destiñan al principe de turno (que a mi alguno ya se me asemeja más a un pitufo que a otra cosa…jajajajaj, por lo menos te hacen reír, que es lo importante)

    Un besazo!! ❤

  4. Hola Alicia! Me he sentido muy identificada con mucho de este artículo, me gusta lo que dices y la forma en que lo haces. Me llevo de aquí la sabiduría que te da aprender de tus propias vivencias por dolorosas que sean y elegir sentirlas para ser conscientes de qué está ocurriendo realmente. Me alegro de que fueras a Roma finalmente, seguiré leyéndote para saber más de tu historia. Un abrazo!

    • Hola de nuevo, Amelia!

      Veo que te has animado a leer el artículo… Como dices, por doloroso que resulte, no sirve de nada colocarse una venda en los ojos y en el corazón ni ocultar o disfrazar lo que sentimos.

      Después de muchos años de experiencias muy diversas, aprendí que esas emociones que habitualmente catalogamos como “negativas” en realidad no lo son tanto, ya que tras ellas se esconde una oportunidad inmejorable de conocernos mejor, aceptarnos (y aceptarlas) y cambiar nuestra percepción de ellas.

      Nuestros errores y nuestros sentimientos más indeseados (traición, dolor, tristeza, etc etc…) también forman parte de lo que somos y hay que aceptarlos tal como son, aunque, obviamente, si podemos gestionarlos de manera positiva, pues… Mucho mejor, ¿no te parece?

      Comentas que quieres saber más de mi historia… Escribí un artículo sobre ella y aquí te lo dejo por si te apetece leerlo: https://creciendoentremochilas.com/2014/02/10/frente-al-espejo-una-mirada-al-pasado-para-entender-el-presente/ .

      Un abrazo enorme y muchísimas gracias por dedicar unos minutos a compartir un poco de t por aquí!!

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s