CARTA A UNA SOCIEDAD

Plaza del Sol y una noche de verano
Plaza del Sol y una noche de verano

Querida sociedad,

Llevo bastantes días pensando en escribirte, pero la verdad es que no he encontrado el momento de hacerlo, ya que he estado observando lo que sucede a nuestro alrededor.

¿Sabes? Mientras daba un paseo con mi amiga Diana hace un par de semanas, una niña nos pidió que participásemos en un abrazo contra el racismo. Resulta que la pequeña no formaba parte de ninguna asociación, simplemente se reunía con personas defensoras de la misma causa que ella y pedían la colaboración de quienes se encontraban por el camino aquel día.

Participar en la iniciativa me dejó una sensación que por más que quisiera no sabría describirte… Me gustó formar parte de un acto así y me di cuenta de que me gusta abrazar porque sí. Me gustan los abrazos. Ayer vi a una pareja de mediana edad insultándose sin escrúpulos y discutiendo en plena calle. Creo que también necesitaban un abrazo.

Últimamente te noto triste, apagada… ¿Quizá es porque más de un millón de jóvenes en España no encuentran trabajo? ¿Quizá es porque a menudo vemos en las noticias a personas que necesitan ayuda estando en la calle y vemos cómo hay quienes pasan por su lado y ni se inmutan? Cada vez son más los vídeos de este tipo los que nos muestran sin pudor, como reflejo de una realidad… Pero dime, ¿quién ha escogido esa realidad? ¿Quizá has sido tú? Yo no.

Me he dado cuenta de que cada vez las personas conversamos menos a la espera de un tren. Días atrás observé a quienes se encontraban en el andén conmigo y todas esas personas a excepción de una conversaban con su móvil. Bueno, realmente no conversaban, escribían, al parecer dentro de poco no necesitaremos utilizar las cuerdas vocales porque hasta para alejar a alguien de tu vida basta con eliminarle de tu cuenta en Facebook o bloquearle en WhatsApp. Así nos decimos y finalizamos todo.

Creo que en breve cuando alguien nos invite a comer o a cenar tendremos que avisar “por cierto, seremos dos, mi teléfono viene conmigo”. Porque sí, parece algo inherente que debe formar parte necesariamente de la decoración de la mesa para recordarnos que existe, como si fuera nuestro objeto más preciado. El mes pasado estando en Londres vi cómo una pareja no compartió ni una sola palabra durante todo el rato que transcurrieron comiendo en un local. No se miraban a los ojos, preferían mirar su teléfono.

Ah! Y se me olvidaba… Hace pocas semanas volvieron a penalizar la portada de una de las revistas más conocidas de nuestro país… ¿Cómo se llamaba a eso? ¿Cómo se le llamaba? Censura… ¿Puede ser? Sí, en pleno siglo XXI… Pero no te preocupes, tenemos que dar las gracias, existe la libertad de expresión… ¿Existe de verdad?

Dime, ¿qué te está pasando? ¿Qué nos está pasando? Si necesitas acudir a una revisión médica, dímelo y te consigo cita con un o una especialista, quizá con un poco de suerte te dé hora para el año que viene. No importa, ¿no? Tenemos tiempo, ¿verdad?

Espero que te mejores y ver cómo poco a poco recuperas la sonrisa. Seguro que si tú sonríes, consigues que cambien algunas cosas, aunque como dijo Nelson Mandela “una de las cosas más difíciles no es cambiar la sociedad, sino cambiarse a uno mismo”.

 

Anuncios

11 comentarios en “CARTA A UNA SOCIEDAD

  1. Me encantó. Esperemos que esta nuestra sociedad se mejore, que cada parte integrante de ella haga un esfuerzo por mejorarse a sí mism@, que es el primer paso para cambiar la sociedad. Quiero creer en las personas. Me gusta saber que hay gente con humanidad, con ganas de conversar y abrazar. Gracias, Alicia, por esta magnífica entrada.

    • Me alegra que te haya gustado, Diego. Cierto es que si cada una de las personas que integramos la sociedad hiciéramos un esfuerzo para mejorar interiormente, el resultado colectivo con toda seguridad sería mucho más satisfactorio. Te veo en Cáceres! Un abrazo y gracias a ti por leerme!

  2. Nena, soy tu tia. Ya sabes que me encanta leerte y disfruto con tus relatos, pero hoy tengo que decir que te has superado, has dado un paso adelante. Creo que tu mirada está en el horizonte, nena me has emocionado leyendo lo que escribias. Gracias y no pares de hacerlo !!!!!

  3. Tantas caricaturas que hay por ahí con la reflexión que haces de los móviles y las personas… Es triste ver una realidad que cada vez es más parte de nosotros y de nuestro entorno… Pronto viviremos como en el mundo de Wall-E o de tantas películas que pensamos que son de ciencia ficción y lo que nos muestran es una realidad que no está tan lejos…

    Sobre censuras, te podría decir muchas más cosas, vengo de un país donde eso es muy común, ya es tan normal que nada me sorprende… Aunque mentiras, siempre el humano termina sorprendiéndome 🙂

    Un abrazo,

      • Amiga la verdad es que no, llevo mucho tiempo sin vivir allí y las cosas han cambiado mucho, aunque algunas para bien otras van para atrás (como siempre) 😀 No sé si me anime a escribir sobre eso, esos temas aunque interesantes son como los temas políticos (me aburren un montón), no sé porqué, será por la impotencia de no poder cambiar realmente las cosas.

        Creo más en el poder del cambio individual, ese cambio interior que de alguna manera ayuda a tu círculo cercano y más adelante se convierte en ayuda para tu comunidad, ciudad y país… Ese poco a poco me parece más interesante 😉

        Un abrazo mujer,

        • Hola guapa, estuve pensando en tu comentario y especialmente me llamó la atención tu frase “será la impotencia de no poder cambiar realmente las cosas”.

          Entiendo perfectamente a qué te refieres, pero, después de mucho tiempo observando lo que sucede en nuestra sociedad, no comparto esta idea.

          Si tod@s dejaramos de actuar ante aquello con lo que no estamos de acuerdo y/o nos parece injusto, nunca desencadenaríamos los cambios que a veces tanto necesitamos. Y el cambio, como dices, comienza en uno mismo, pero creo firmemente que cada cual tiene (si así lo desea) de buscar el modo de compartir sus conocimientos e inquietudes con personas afines para crear algo común de más valor para nuestra sociedad colectiva.

          Un abrazo!!

          Ali

  4. Ali, este post es genial. Me ha gustado especialmente el título (por eso he entrado a leerlo) y la naturalidad y amor con el que cuentas las cosas.

    Estoy contigo en todo lo que dices, y me gusta saber que no soy el único que piensa así… solo que quizá tu eras la persona más adecuada para plasmarlo de esta forma tan personal y única.

    ¡Enhorabuena y gracias! Con este tipo de posts no solo te cambias a ti como decía Mandela, sino que abres la puerta a que otra mucha gente pueda cambiar.

    Un abrazo!

    • Muchísimas gracias por tu comentario, Javi!! Es un post que escribí desde el corazón y desde la tristeza que sentía al ver y tomar conciencia de nuestra degradación social (en algunos aspectos).

      Si incito al cambio a quienes me leen, mis expectativas se verán superadas con creces! 🙂

      Otro abrazo de vuelta!

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s