PENSAMIENTOS DESDE VALENCIA

Después de más de dos semanas sin dar señales de vida por aquí, echaba de menos escribir y compartir un poquito más de lo que pasa por mi mente mientras estoy de viaje. Tengo por regla no actualizar el blog mientras estoy viajando, pero… Esta vez voy a hacer una excepción.

Ahora mismo os escribo desde la Ciudad de las Artes y las Ciencias, con el bañador puesto y la mochila preparada para irme un rato a la playa y ver por primera vez cómo es la costa valenciana. Echo de menos a mis amistades de Blanes y Barcelona, a mi familia, mi casa, pero me siento muy feliz.

Esta segunda etapa de mi recorrido por España está siendo una auténtica caja de sorpresas.

Comencé dirigiéndome a Catral (Alicante) para ayudar a mis tíos con los preparativos de su boda y para poder asistir a esta celebración tan especial para ellos. Compartimos unos días inolvidables, de mucha armonía y alegría compartida.

Durante mi estancia en Alicante conocí a Hans y Hanni, unos amigos holandeses de mi tía que son puro amor, y a Susana, una mujer increíble llena de fuerza con la que compartimos más de una conversación de esas que no se olvidan.

Llegué a Murcia con el cuerpo repleto de picaduras, pero, como voy diciendo, creo que si he terminado así, será porque tenía que ser y porque forma parte del proceso.

Murcia ha sido uno de los mayores descubrimientos de este viaje. Es una ciudad encantadora, con mucha personalidad y que, además, me ha ofrecido momentos únicos que recuerdo con mucha emoción, como la visita que hice con mis amigos Yufe y Juan Antonio a Monteagudo o la primera noche que pasé en la ciudad, cuando pude disfrutar de un concierto de jazz bajo la luna llena a los pies del río Segura.

El pasado jueves llegué a Valencia y aquí me he encontrado con personas muy auténticas, personas que derrochan vitalidad a raudales y que han conseguido robarme el corazón y hacer que me sienta como en casa.

Desde aquí quiero dar las gracias a Javier y a su familia por todo lo que me están dando, a Merche por compartir pensamientos tan íntimos conmigo y a Ana por dedicarnos unas horas de su escaso tiempo en la ciudad cuando podría estar con su familia.

Esta segunda etapa ha despertado emociones desconocidas en mí. Estoy recibiendo mucho más de lo imaginado y planteándome cuestiones que residían adormecidas en algún lugar dentro de mí.

Valencia me está regalando muchísima energía y fuerzas para seguir luchando por mi proyecto, para seguir adelante a pesar de todo y animando a continuar descubriendo todo lo que la vida ofrece y que a en ocasiones no sabemos apreciar.

Muy pronto estaré en casa, y sé que echaré de menos esos ratitos en el Café Soret, pero me iré con el corazón sonriente y con la certeza de que aquí ya he hecho lo que venía a hacer.

En breve os contaré mucho más acerca de lo que estoy aprendiendo y visitando, y podréis ver muchas fotos, pero hasta que llegue ese momento, os mando un abrazo muy sincero y con el deseo de que disfrutéis al máximo cada minuto de este día de domingo.

Anuncios

2 comentarios en “PENSAMIENTOS DESDE VALENCIA

  1. Me estoy poniéndo al día con tus escritos y me encanta leer tanta emoción en tus palabras por lo que vas aprendiendo. Muchas felicidades por este proceso y que vengan cientos de experiencias nuevas y maravillosas 🙂

    • Muchas gracias, Diana!

      Desde luego mi último viaje fue realmente increíble a nivel emocional… Que en los próximos días os iré contando con más detalle.

      Deseo lo mismo o más para ti!! Y que yo pueda compartirlo contigo!! Un abrazo!!

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s