EL SOL SALE CADA DÍA, CON Y SIN EL CORAZÓN ROTO

No olvides que nunca estás sol@

Después de conocer a través de diferentes vías el impacto que tuvo mi artículo Metamorfosis: Cómo convertir el dolor en algo positivo, en el que hablo sobre los desengaños amorosos y sobre la gestión del dolor, me he animado a escribir este post en el que voy a compartir contigo algunas ideas que a mí me han ayudado a superar mis rupturas sentimentales por si pueden serte útiles para ver que el sol sale cada día y que, lo que hoy pueda parecerte un abismo, quizá mañana te des cuenta de que puede ser la mejor oportunidad de tu vida para crecer y conocer otra versión de ti.

Tras un tiempo reflexionando sobre este tema, creo que estaréis de acuerdo conmigo en que terminar una relación es mucho más doloroso cuando te dejan, cuando es la otra persona la que un buen día te suelta un “ya no quiero seguir contigo”, un “ya no te quiero”, un “es mejor dejarlo como amigos”, o cuando simplemente desaparece y ya no vuelve a dar señales de vida sin más.

Confieso que he tenido más relaciones estables de las que me hubiera gustado tener.

Mi vida amorosa ha sido un auténtico huracán de idas y venidas, pero, a su vez, me ha permitido aprender muchísimo sobre el sexo opuesto, sobre qué consigue que una relación funcione y qué hace que ésta se vaya al traste inevitablemente.

Han sido cuatro las relaciones serias que he tenido, la primera vez fui dejada y las otras tres fui yo la que decidió poner fin y dar comienzo a otro tipo de interacción con esas personas, pero, independientemente de quien dejó a quien, superar que la relación se había terminado no fue fácil en ningún caso.

Cuando Manu -mi primer novio- me dejó, me derrumbé por completo.

Era de Madrid y llevamos una relación a distancia durante año y medio, tiempo en el que fuimos viéndonos en Madrid o Barcelona siempre que podíamos. Cuando me dejó, nos habíamos visto por última vez tan sólo dos semanas antes y lo habíamos pasado muy bien en ese encuentro, por lo que su decisión de poner fin a la relación me pilló totalmente desprevenida.

No tenía ni idea de que él se estaba planteando cortar conmigo, así que te puedes imaginar cómo me quedé. Hecha polvillo, nada de canela en rama. Perdí el apetito, las ganas de salir, de divertirme, no paraba de llorar… No encontraba consuelo alguno, vamos. Había sido mi primer amor y dicen que el primero marca, así que me resistía a aceptar que ya no quería estar conmigo hasta que llegué a pensar en todo lo que te voy a explicar ahora…

NO INTENTES ENCONTRAR RESPUESTA A TODO, POSIBLEMENTE NO LA ENCONTRARÁS

Después de pasar algo más de un mes en algo parecido a un pozo sin fondo, me desperté una mañana sabiendo que no podía seguir preguntándome por qué Manu había tomado esa decisión.

Él había roto todo contacto conmigo, así que era obvio que no quería darme ninguna explicación ni información que me ayudaran a entenderle mejor. Y entonces vi que lo que debía hacer era aceptarlo, quedarme con lo mejor de los momentos compartidos con él y seguir con mi vida.

En estos casos no son pocas las veces que necesitamos que nos den respuestas a algunas preguntas para entender mejor por qué se ha llegado a esa situación, pero créeme, no por disponer de esas respuestas te vas a sentir mejor ni tiene por qué ayudarte a pasar página con más facilidad.

ANTEPONER LAS NECESIDADES DE LA OTRA PERSONAS A LAS TUYAS PROPIAS: ERROR COMÚN, FRACASO ASEGURADO

He conocido a muchas personas, entre ellas aquí una servidora, que han renunciado a sus propias necesidades para contentar y hacer felices a sus parejas hasta el punto de anular su personalidad por completo. Con algunos años más y algunas experiencias más a mis espaldas, te aconsejaré que nunca dejes de ser tú por nadie, por mucho que quieras a quien tienes al lado.

¿Te parece que el verdadero amor consiste en adaptarse a lo que quiere tu pareja?

Alma cándida, no hay cosa más bonita en la vida que poder ser tal cómo eres, que la otra persona te quiera así, que también pueda ser cómo es y queráis compartir lo que tenéis y sentís juntos.

Nadie tiene que cambiar a nadie, en el momento que alguien exige a su pareja que lo haga, en mi opinión la relación deja de tener sentido porque, en el instante más inesperado, el verdadero yo de esa persona reaparece para recordar quién es realmente. Y si no te he convencido, te animo a leer este artículo de mi amigo Juan, lo explica de una manera inmejorable.

LAS RELACIONES DE PAREJA Y LAS VITRINAS DE LAS HELADERÍAS: PARALELISMOS SORPRENDENTES

Por poner un ejemplo, me gustaría que pensaras que estás en una heladería y decides comprarte un helado de limón.

Resulta que lo encuentras demasiado ácido y preguntas a la persona que te atiende si tiene otro helado de limón con un sabor más afín a tus gustos. Te dirá que no porque en este tipo de establecimientos suelen tener un único helado de limón y te sugerirá que pruebes otro gusto que quizá te convenza más. Entonces tú tomarás la decisión de descubrir o no ese nuevo sabor.

Con las parejas ocurre exactamente lo mismo: la persona es cómo es, tú no tienes por qué cambiarla porque ahora esté contigo. Si no te convence, está en tus manos continuar con ella o intentar encontrar a alguien que realmente se acerque más a lo que tú necesites.

Las relaciones de pareja son como los helados...

QUEDARTE CON LO POSITIVO Y MEJORAR LO MEJORABLE: UNA ELECCIÓN QUE ESTÁ EN TUS MANOS

Aunque la relación no haya terminado cómo esperabas, si lo piensas fríamente, verás que no todo lo que te ha dejado tu ex pareja es negativo.

En este sentido, guardo un gran cariño a las personas con las que he estado. Todos y cada uno de ellos me han enseñado algo y con todos he compartido grandes momentos y sentimientos muy especiales que no quiero olvidar porque forman parte de mi vida y porque han sido importantes para mí.

Además, a veces las cosas no terminan sólo por “culpa” de los demás. Es positivo ser humilde y reflexionar sobre los errores que has cometido tú en la relación y acerca de lo que puedes aprender para ser mejor en los aspectos que identifiques en un futuro.

En mi caso, os contaré que decidir terminar mi relación con Jordi, mi última pareja, fue algo que me costó mucho asumir. La relación se terminó porque juntos éramos una auténtica bomba de relojería, los dos teníamos temperamentos muy fuertes y llegamos a tener discusiones tremendas a veces por absolutas chorradas.

De mi relación con él aprendí que tenía que moderar mi carácter y que no podía seguir permitiendo que algunas cosas me afectaran tanto. Hacerme ese planteamiento fue algo muy bueno para mí, por ello, te invito a pensar en qué fue lo que hizo que tu relación no terminase como esperabas e intentes mejorar aquello que fue tu responsabilidad. Bien seguro te ayudará de ahora en adelante.

MANTENER EL CONTACTO CON TUS EX, VALORABLE SEGÚN EL CASO

Sobre este tema no me atrevo a ofrecerte mi opinión personal porque esta decisión, según mi punto de vista, depende de cómo haya ido la relación y las razones por las que esta terminó. No tengo aún una conclusión clara al respecto, pero… Para no dejarte sin nada, te remito a este artículo en que mi amiga Caro reflexiona sobre el tema. Quizá conocer otras opiniones pueda ayudarte, así que… Ahí lo dejo!

Y SI AHORA MISMO ESTÁS INTENTANDO SUPERAR UNA RUPTURA…

Por favor, no te hundas en la miseria…

Tómate el tiempo que necesites para reflexionar sobre el tema y aceptarlo, pero no hurgues en las heridas una y otra vez porque eso no te va a ayudar.

Así que… Levántate de la cama, saca del armario aquello con la que te sientas más cómodo o cómoda, arréglate PARA TI y sal ahí fuera a disfrutar de todo lo bonito que nos rodea. Como me decía un antiguo compañero de trabajo, el sol sale cada día y no merece la pena desperdiciar el tiempo lamentándonos por lo que hubiera podido ser.

Si te hace bien, comparte cómo te sientes con tus personas de confianza y saca para fuera todo lo que te está encogiendo el estómago. Si tienes ganas de llorar, llora. Es muy positivo exteriorizar lo que sientes.

Si te apetece compartir conmigo o contarme algo, estaré encantada de leerte. Prometo contestar. Si quieres escribirme, puedes hacerlo a través de este apartado.

Y, por último, dar las gracias a mis ex por todo lo que me enseñaron, por los buenos momentos compartidos (que los hubieron y no fueron pocos) y por brindarme la oportunidad de convertirme en la persona que soy hoy. Si llegáis aquí en algún momento, os deseo la mejor de las suertes.

Esta semana ya toca cambiar de registro… Dejaré de hablar del amor y compartiré con vosotros lo que ha pasado y lo que he aprendido durante la segunda etapa de mi proyecto, 52 realidades. Feliz semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s