LO QUE REALMENTE IMPORTA

“Sólo el que anda despacio ve las cosas más importantes”

(Nicolas Barreau)

Hoy, sin tener previsto publicar este artículo, me he levantado con unas ganas inmensas de escribir, unas ganas mucho más poderosas y fuertes que las que siento otros días. Esta noche apenas he pegado ojo, he pasado horas y horas desplazándome de un lado a otro de la cama, muy inquieta y con la mente a mil por hora. ¿Las razones? Os las voy a contar ahora mismo.

Ayer topé con este artículo de Matías de Superhábitos (a quien ya considero un amigo) y la verdad es que, después de leerlo un par de veces, consiguió tocarme el corazón y que me fuera a dormir con la pregunta “¿estoy preparada para el momento más difícil que puedo vivir?” rondándome en la cabeza una y otra vez. No negaré que a veces le doy demasiadas vueltas a las cosas, pero en este caso considero que se trata de una cuestión no menos importante.

Y es que esta fue la primera pero no la última sacudida del día de ayer. También Pablo de Bikecanine (a quien desde aquí envío un fuerte abrazo y manifiesto la gran admiración que siento hacia su persona) consiguió hacerme reflexionar sobre qué considero esencialmente indispensable en mi vida gracias a las siguientes palabras que compartió en su página en Facebook:

“No cambies tu tiempo por dinero, no cambies tu libertad por compromisos, no cambies tus sueños por cosas.

Si quieres cambiar tu vida, empieza por cambiarte a ti mismo” (Pablo Calvo)

Después de pensar en ello algunas horas y haberme planteado estas cuestiones muchísimas veces, lo cierto es que prefiero no pensar en lo que puede venir, prefiero no intentar preveer los obstáculos con los que me toparé en el futuro. Y esto no quiere decir que no me importe estar lo suficientemente fuerte emocionalmente para poder afrontarlos con templanza, dignidad y de la forma más humilde posible, sino que prefiero destinar mi tiempo y dedicar energías a cultivar mi persona ahora para poder ser quien y cómo quiero ser el día de mañana.

Después de haber superado y haber conseguido saltar algunas piedras de más que se toparon en mi camino y de las que hablé en un post anterior, me he dado cuenta de que el futuro es algo infinitamente efímero, algo tan breve como lo puede ser una estrella fugaz o un suspiro exhalado durante la mejor noche de tu vida. Por ello, he llegado a la conclusión de que es mucho más beneficioso para el ser humano intentar cambiar aquello que le disgusta o le daña hoy para empezar a construir el paso por este mundo que quiere legar mañana.

Ahora es el mejor momento para decir lo que sientes, para compartir un abrazo, para salir al bosque y respirar aire puro, para luchar por tus sueños. Ahora es el mejor momento para creer e invertir en ti. Ya no creo en las esperas ni en los reencuentros esperados que, a veces, y lo digo por propia experiencia, nunca llegan por razones ajenas a tu persona. En cambio, sí creo en la fe, en la tenacidad, en el esfuerzo, en la generosidad y en la perseverancia. Pero principalmente creo en las personas y en sus capacidades.

Cuando viajas, especialmente cuando lo haces sola, tienes tiempo para apreciar lo que normalmente no ves a causa del ritmo con el que solemos afrontar nuestros días y es entonces cuando te das cuenta de que es mucho más lo que nos une que lo que nos aleja. Hablamos de religiones, culturas y razas, pero os garantizo que, en general, nos emocionan los mismos gestos, nuestro corazón palpita más deprisa ante las mismas emociones y nos enmudecen las mismas obras con las que el ser humano hace de nuestro mundo un lugar mejor.

Como bien sugiere Pablo, hay elementos en nuestra vida mucho más importantes que los bienes materiales y precisamente coinciden con aquellos aspectos que no pueden adquirirse por más dinero que tengas en tu cuenta corriente. No tienen precio la libertad, el bienestar, la armonía, los sueños realizados. Y, a pesar de no tenerlo, el valor que aportan estos elementos a nuestra vida es absolutamente inmesurable.

Hoy en día puedo decir que soy muy feliz en ese aspecto, tengo mucho más de lo que jamás imaginé que tendría. Me siento afortunada por la familia y amistades que tengo, por disponer de mi autonomía y de la independencia suficientes para no perjudicar a nadie con mis decisiones. Me alegran la vida las noches en que puedo compartir un cuento con mis primas pequeñas, los reencuentros con las personas que quiero y a las que no puedo ver tanto como me gustaría, poder contemplar el brillo en los ojos de mis amigas en algunos de los días más importantes de sus vidas, robar una sonrisa a quienes aprecio con una carta o un e-mail inesperado…

Como dice un proverbio sufí, “lo único que de verdad tienes es aquello que no podrías perder en un naufragio”. Bien, esto es todo lo que tengo, lo que quiero seguir conservando y lo que desborda mi corazón. Mucho más de lo que soñé, mucho más de lo que necesito e incluso más de lo merezco y doy GRACIAS a la vida por poderlo compartir.

Porque… No es más feliz quien más tiene, sino quien sabe apreciar la belleza de lo aparentemente insignificante. Y con estas dos fotos me despido por hoy, dos imágenes que reflejan lo que es importante e indispensable para mí. Si te apetece, me gustaría mucho saber qué te ha parecido este artículo y qué es lo esencial en la vida para ti porque, compartida, la vida es mejor.

Jugando con mi prima Teresa, en febrero de 2011
Jugando con mi prima Teresa, en febrero de 2011
Compartiendo momentos importantes con mi familia, en este caso el 40º cumpleaños de mi tía Esther (noviembre 2013)
Compartiendo momentos importantes con mi familia, en este caso el 40º cumpleaños de mi tía Esther (noviembre 2013)

 

Anuncios

11 comentarios en “LO QUE REALMENTE IMPORTA

  1. Que bueno,poder compartir las cosas que le llenan a uno el alma,nunca se esta preparado, pero llegan y aunque pensabamos que no podriamos soportarlo,seguimos adelante,nos hacemos mas fuertes o nos escuchamos menos,para no pensar en los que nos duele,besos sobri.

    • Estoy totalmente de acuerdo contigo, tita. Aunque creo que el no escucharse no ayuda. Como sabes, siempre he apostado por el autoconocimiento y el desarrollo personal, y no escuchar o no aceptar lo que uno siente no me parece positivo para la evolución emocional de la persona.

      Gracias por leerme y apoyarme siempre. Muchos besos!!

  2. Alicia! 🙂

    Qué gusto haberte despertado un par de inquietudes y, más aún, leer todo lo que pensaste. Muy sabias palabras, todas. Y divertidisimas las fotos 🙂 Me encanta tu coraje para pararte y decir lo que pensás y para vos es importante.

    Ojalá muchas más personas pensaran de este modo, y se atrevieran a vivirlo también. Es muy fácil perder de vista las cosas que realmente importan y marearse en no-se-ques cotidianos.

    Lo importante es la familia, hacer cosas que te importen (y dejen un legado) y saber disfrutar de pequeños momentos efimeros. Aunque suene cliché, es de lo que está hecha realmente la vida, ¿no?

    Un abrazo grande desde Salta!

    • Gracias por tus palabras, Mati!!

      Tienes toda la razón en que la familia es muy importante (al menos yo estoy de acuerdo en eso). Dices que ojalá más personas se atrevieran a vivir lo que piensan, en ese sentido creo que han hecho mucho daño las imposiciones sociales, procedentes de la sociedad en general o del entorno más cercano. Conozco personas que ni tan sólo están preparadas para asumir el impacto que genera en ellas los mensajes que se nos transmiten disfrazados de valores y de buenas conductas mal entendidas.

      Me conformo pensando que compartiendo lo que pensamos podemos ayudar a que otras personas le abran la puerta al cambio y abracen todo lo bueno que podemos aprender los unos de los otros.

      Un fuerte abrazo!!

      Ali

  3. No sé si viene mucho a cuento, pero hoy me he despertado de golpe porque me moría en el sueño que estaba teniendo, y precisamente por haberme despertado en ese momento, recuerdo con qué soñaba. Y como me apetece compartirlo contigo (y tus lectores), por si puede servir de mensaje, es lo que voy a hacer y así quedará registrado para la historia 🙂

    Fue más o menos así:

    Estaba realizando una excursión con otras personas (creo que conocidas pero no recuerdo quienes eran) y llegábamos a un valle bastante misterioso de aspecto desértico, con una estructura circular en ruinas rodeada de paredes de roca. En el centro de la estructura, y tumbada horizontal en el suelo, una calavera gigantesca hecha de piedra; en las cuatro esquinas unos agujeros oscuros que llevaban al interior como de una cripta situada debajo.

    De repente me encuentro solo, con una sensación de miedo a lo que allí puede ocultarse, y también de repente mis pies se despegan del suelo y comienzo a volar. Ahora veo la calavera y las oscuras bocas desde arriba, y aprecio mejor como el valle está completamente rodeado de paredes verticales de roca muy escarpadas, con una sola entrada por la que entra un río.

    Mientras floto en el aire, observando ensimismado, un tsunami de agua irrumpe por el río con gran fuerza, arrastrándome y empotrándome contra una de las paredes de roca. El agua me cubre por completo y lucho por moverme, pero no puedo. Aplastado y sin poder respirar soy consciente de que son mis últimos momentos, y entonces escucho una voz que dice: lo siento mucho, tienes que irte, ya no puedo salvarte.

    Y justo al morir, me despierto.

    ¿Los sueños, sueños son?

    ¡Un abrazo!

    • Hola Juan!!

      Muchas gracias por compartir algo tan personal conmigo y con quienes nos acompañan a través de este espacio!

      La verdad es que el sueño es tremendo, pero hay algo que me ha resultado curioso. Al final… hiciste caso de esa voz… Te fuiste… Porque abandonaste ese lugar al despertar… Una vez alguien me dijo que, cuando coincidimos con alguien en sueños, significa que tu alma y la de las personas que aparecen en él han estado juntas mientras dormías.

      ¿Te parece surrealista? A mí no.

      Otro abrazo bien fuerte para ti!

      Ali

    • Hola Juan!

      Creo que a veces mi comprensión lectora me juega malas pasadas y pienso que con tu sueño me la jugó. Me parece que ahora he conseguido ver y entender lo que pretendías transmitir a través de tu comentario.

      Despertaste justo al morir (aunque fuera en sueños), lo que puede ser una metáfora (y de las buenas) de la vida. Una metáfora a quienes pasan su vida soñando, viviendo a veces un mundo ilusionante, pero siempre irreal, posponiendo siempre sus despertares al mañana.

      Y quizá, sólo quizá, en el momento que despiertan y reaccionan para cambiar verdaderamente, la vida ya no da una tregua, ya no da más oportunidades porque es demasiado tarde.

      ¿Te he entendido ahora? Dime que sí, por favor. ¡Un fuerte abrazo!

  4. ¡Hola Ali!

    Tu metáfora es muy buena y una interpretación muy factible así que no te preocupes por tu comprensión lectora (que es excelente).
    Compartí mi sueño porque de él se pueden extraer multitud de interpretaciones relacionadas con lo que tratas en el post, y con la vida en general, y cada uno tendrá la suya, lo cual es muy bueno.
    Una de las principales recomendaciones a la hora de interpretar sueños es que el más apropiado para hacerlas es la propia persona que sueña, por lo que estoy haciendo una investigación sobre ello, y el próximo lunes publicaré un artículo en el que analizaré este sueño en particular.

    No te lo pierdas 🙂

    Abrazote!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s