TAN IMPORTANTE COMO SENTIR

Mi amiga Lorena, quien sabe muy bien lo que es sentir

Hace ya algunos días, una amiga me hizo una pregunta que aún está consiguiendo hacerme pensar. La pregunta en cuestión era de dónde sacaba la inspiración para escribir mis artículos y, a pesar de que la respuesta pueda parecer simple, creo sinceramente que en realidad no lo es tanto, especialmente para algunas personas.

Por ahora, no puedo desvelar cuál fue mi respuesta porque tendréis oportunidad de conocerla dentro de muy pocos días, pero, sin embargo, sí quiero y necesito compartir con vosotr@s algunas reflexiones que han estado merodeando por mi cabeza en los últimos días.

Después de pensar más de lo imaginable pero quizá menos de lo debido, me di cuenta de que la auténtica belleza reside en lo aparentemente insignicante. Y no sólo me refiero a la belleza de lo digno de ser admirado, sino también a la de los ojos desde los que se mira.

Personalmente, me resulta muy curioso cómo, en ocasiones, he podido comprobar cómo muchas personas no se cuestionan, por ejemplo, lo que es el arte ni lo que no lo es.

Cuando, por ejemplo, una obra tan popular como El nacimiento de Venus de Botticelli ha sido tan sumamente elogiada y catalogada como una de las pinturas más importantes y bellas del Renacimiento podría poner la mano en el fuego y no me quemaría al afirmar que pocas personas se atreverían a cuestionar públicamente su valor artístico.

Pero, en mi opinión, hay algo en este sentido que me parece absolutamente abrumador y es que a veces nos olvidamos de sentir. No se trata de que interioricemos ni aceptemos sin más qué es lo que se supone que nos debería gustar ni de qué se supone que debemos admirar, sino que lo importante es identificar y reconocer las emociones que lo que nos rodea nos hace sentir.

Si trasladamos esta idea al ámbito publicitario, quizá lo veamos con mayor claridad. Pero, antes de continuar, permitidme que os invite a dedicar dos minutos a contemplar y saborear el último anuncio que Calzedonia ha incorporado al mundo:

El spot en cuestión está teniendo un éxito incuestionable. Ahora os invito a haceros la siguiente pregunta: ¿por qué está gustando tanto este anuncio? ¿Porque corresponde a Calzedonia? ¿Porque su protagonista es Julia Roberts? Y ahora continúo…

Si la protagonista del spot hubiese sido vuestra prima, vuestra hermana o vuestra mejor amiga, ¿el anuncio os hubiera hecho sentir lo mismo? Si no os atrevéis a responder, no os preocupéis… Me voy a permitir contestar yo por vosotr@s…

La respuesta es sí, sí y sí. Indudablemente sí. Porque lo importante de estos dos minutos de publicidad en estado puro no es quien aparece en ellos, sino las emociones y sensaciones que nos intentan transmitir a través de sus imágenes y cada una de las notas de la música que los acompañan.

¿Y qué sucede con un anuncio así? Que es absolutamente universal. Como los sentimientos, las emociones, el sentido de la vida… Son universales. Vayáis a donde vayáis y, como ya he comentado en algún artículo anterior, podréis ver que siempre son los mismos gestos y los mismos detalles los que conmueven y hacen vibrar cada poro de la piel de cualquier persona.

Como bien apunta mi amigo Sergio Melich, la vida es fluir. Es dejarse llevar por lo que uno siente y seguir el camino de lo que el corazón nos dicte. La vida es autenticidad, esencia… Particularmente, no entiendo otra forma de entenderla ni de darle su sentido. Si lo que estoy diciendo os parece un cuento chino, os dejo con este vídeo de Sergio que, os puedo asegurar, no tiene desperdicio alguno:

Y con estas reflexiones me despido por hoy. Como veréis, éste es un artículo bastante menos extenso de a lo que os tengo acostumbrad@s, pero es así porque no creo que utilizando más palabras consiga transmitiros mejor lo que me apetecía expresar hoy.

Creo que menos es más. Y, en ocasiones, no decir nada es decirlo todo. Basta con SENTIR.

(*) Gracias a Nicoleta Genes (la gran fotógrafa que ha capturado esta imagen) y a mi amiga Lorena por permitirme utilizar esta maravillosa instantánea para comenzar este artículo con una escena tan llena de fuerza.

Anuncios

4 comentarios en “TAN IMPORTANTE COMO SENTIR

  1. Y decimos “basta con”, como si fuera tan sencillo excluir. Reducir. Limitarse a eso… O mejor dicho, romper la limitación para dejar de ser ese políticamente correcto ser que no se deja afectar y sale adelante pese a todo.

    Y de tirar palante con lo que tú sientes, sin intentar encorsetarte en lo común (lo socialmente bien visto/aceptado)… Ya vamos a lo más gordo.

    A la apuesta por la magia de ser uno mismo.

    Un besote.

    • Muchas gracias, Sergio! Precisamente ése es el mensaje que quería transmitir entre líneas…
      Como dices, no es tarea sencilla. Es más, hasta podría decir que es todo un desafío, que, desde mi experiencia, bien merece la pena de ser aceptado si la finalidad es el autodescubrimiento y la autoaceptación.

      Hay realidades y verdades que duelen, que arañan el corazón, pero… Está en nuestras manos cambiarlas.

      Otro beso para ti!

      Ali

  2. Hola Alicia, me ha gustado mucho el artículo. Sentir no es fácil y a mí particularmente me sigue costando.

    Las emociones humanas son un lenguaje universal, y se comunican incluso sin querer. Si todos utilizáramos el lenguaje de las emociones probablemente nos comprenderíamos mejor y amaríamos más, pero no es algo que la educación haya favorecido mucho.

    Sentir y expresar lo que sentimos. Claves para vivir en paz.

    Abrazo,

    Pau

    • Querido Pau,

      Tienes toda la razón, sentir no es fácil, pero lo es aún menos intentar descubrir lo que merodea en nuestro interior. Hay emociones aceptadas como positivas (la alegría, la ternura, el cariño…), pero existen otras más “oscuras” que, en mayor o menor medida, también forman parte de nosotr@s. Y ésas son las que abruman y las que, normalmente, las personas se resisten a aceptar como parte de su ser.

      Creo que lo realmente importante en este sentido es sincerarse con uno mismo y no tener miedo a abrirle las puertas al miedo (valga la redundancia), ya que tod@s tenemos nuestras inseguridades (nadie se salva).

      Ayuda muchísimo encaminar nuestras acciones y pensamientos hacia aquello que nos hace sentir bien, en paz con nosotr@s mismos, como bien dices. Como ya dije en un artículo anterior, la plenitud reside en el equilibrio armónico de lo que sentimos, pensamos y hacemos. Y ahí es donde hay que trabajar y dedicar esfuerzos. ¿Estás de acuerdo?

      Muchísimas gracias por pasarte por aquí, esta es tu casa, así que eres bienvenido cuando quieras.

      Un fuerte abrazo,

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s