EL REGALO MÁS GRANDE DEL MUNDO

Aunque quizá no todas las personas lo reconozcan, cada uno de nosotros tenemos alguna expectativa o esperamos obtener algo mediante cada acción que emprendemos, cada gesto de cariño que compartimos o cada viaje que iniciamos. Y, en ocasiones, de la manera menos esperada, cuando has dedicado todos tus esfuerzos a algo importante que has defendido durante meses (o años) a capa y espada, la vida se encarga de ponerte delante tu recompensa.

Y justamente esto es lo que le ha pasado a Ángel. Clasificado en los Premios Bitácoras en la categoría de mejor blog personal, aprovechó el pretexto para organizar una fiesta con la intención de compartir un momento irrepetible con sus lector@s y sacar el máximo provecho a su viaje a Madrid, pero me apuesto un brazo y parte del otro que lo que él no imaginaba en ningún caso era lo que iba a encontrarse el fin de semana pasado en la capital.

Las horas previas a la fiesta...
Las horas previas a la fiesta…

Cuando organizas un evento con el ánimo de compartir ilusiones, alegrías y unir sinergías, durante los días previos pasas por todo tipo de sensaciones: respeto por lo que vendrá, miedo por si algo no sale bien, la incerteza de si lo planificado estará a la altura de los asistentes, etc etc etc… Y si a eso le sumas la posibilidad de presentar un discurso en una gala con cientos de asistentes, ya es lo más.

Y es que, entre tanto ajetreo y tanto estrépito, a cualquiera se le olvidaría un detalle. Que a las más de 125 personas que van a venir a tu fiesta y a recorrer cientos kilómetros les importa un auténtico carajo lo que vayan a cenar esa noche porque su única expectativa es estar contigo, disfrutar de ti, de una noche para el recuerdo y compartir la magia del momento.

Compartida la vida es infinitamente mejor
Compartida la vida es infinitamente mejor

Lo emocionante de los encuentros esperados, la alegría del volver a verse, la ilusión por conseguir que el ambiente sea inmejorable, las sonrisas compartidas… son lo que, al final, hacen que todo esfuerzo, sea del tipo que sea, merezca la pena.

Y a nadie le va a importar que no tengas un Bitácoras en la estantería de tu habitación o de tu despacho porque lo que la vida te tiene reservado es mucho más valioso que cualquier otro premio del mundo.

No importa cuántos errores cometas, cuántas veces caigas, quién gane en la gala, cuántos kilómetros llevas a la espaldas… Al final es la conexión, el magnetismo y el cariño lo que mueven cada rincón de este planeta. Y todo ello no iban a abandonarte en una noche tan especial.

125 personas queriendo estar a tu lado, 125 historias, 125 vidas, 125 sonrisas, 125 ilusiones, 125 seres especiales, 125 vividores al máximo… Siempre aguardarán ahí por ti. Porque así lo han demostrado y porque ese es el premio que la vida te tenía preparado.

Simplemente…

El regalo más grande del mundo.

Anuncios

12 comentarios en “EL REGALO MÁS GRANDE DEL MUNDO

  1. ¡Bravo! Menuda dedicatoria. Creo que resume perfectamente el sentimiento de cada uno de nosotros, y sobre todo, el de Ángel.

    Este tipo de momentos son otro de los tantos motivos que me han inspirado a crear un blog. Ojalá algún día pueda crear ese sentimiento de comunidad que Vivir al Máximo a logrado.

    No hay nada más que añadir. ¡Gracias Alicia por este magnfíco post!

    Un abrazo

  2. Hola Ali,

    Me ha gustado mucho el post, solo tú le podías escribir algo así.

    Ahora, hay una cosa en la que no estoy del todo de acuerdo: “Al final es la conexión, el magnetismo y el cariño lo que mueven cada rincón de este planeta”.

    Creo que en muchas ocasiones, y por desgracia, lo que mueve el mundo es el dinero. Pero lo que realmente le da vida a éste y a nuestra vida, es el amor. Espero poder decirte algún día que en ese “nuestro” están las personas a las que amo.

    Besitos desde la habitación de al lado.

    • Mil gracias, Javi. Tienes razón, para algunas personas así es, pero tengo la fortuna de poder decir que ese no fue el caso la noche del pasado sábado.

      Un besazo también para ti.

      Ali

      Pdta.- Sólo hay una cosa en la que no estoy de acuerdo contigo, no sólo yo podía escribir algo así. Estoy segura de que hay por ahí más de una persona mil veces más capaz que yo de reflejar el sentimiento que había en la fiesta. 🙂

  3. Me sumo a tus palabras de elogio hacia esa noche de ensueño para todos los presentes. Pero déjame decirte que, a esas 125 personas, me juego el pescuezo (¿ves? Yo me juego más y seguro que no pierdo), había también mucha gente desde la distancia añorando poder compartir ese momento. Yo entre ellos. Espero haya más oportunidades. Un abrazo

    • Hola Rocío!!

      Me alegra mucho que haya podido captar tus sentimientos pre-fiesta mediante mis palabras…

      Me encantó conocerte, aunque no tuvimos ocasión de hablar demasiado… Espero poner remedio a eso muy pronto en Valencia!!

      Un besazo!!

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s