NUNCA TE AVERGÜENCES DE LO QUE SIENTES (NI DE QUIEN ERES)

Yo. Sin máscaras, sin escudos, sin dobleces.
Yo. Sin máscaras, sin escudos, sin dobleces.

Hoy no pretendo lanzarte una flecha directa al alma con el título de mi post de hoy. Hoy tan sólo me he propuesto romper barreras, poner las cartas sobre la mesa y sincerarme más que nunca. Porque me lo merezco y porque os lo merecéis.

No son pocas las veces hoy en día que algún amigo o amiga recurre a mí para pedirme ayuda para mejorar su propia confianza. Como si yo tuviera las claves bajo llave, como si tuviera todas las respuestas, como si fuera capaz de encontrar solución a todo… Nada más lejos de la realidad.

Hace algunos años, tantos como los tiene la foto con la que he dado comienzo a este artículo, yo era una chica sumergida bajo los miedos y bajo una telaraña que me impedía mirarme al espejo y reconocerme. Y así pasé mucho tiempo… Demasiado.

Quería ser la amiga perfecta, la hija perfecta, la sobrina perfecta, la hermana perfecta, y tanto me obsesioné inconscientemente con ello que me olvidé de mí. De la persona que era en realidad, con mis virtudes y mis defectos, pero yo en estado puro al fin y al cabo. Hasta que hace un año y medio rompí aquella telaraña y grité “basta”. Y aunque exploté en silencio ante el mundo, mi grito interno era más desgarrador de lo que hoy sería capaz de compartir aquí.

Y lloré. Lloré mucho. Pero no me sentía triste, sino todo lo contrario. Me sentía inmensamente feliz y, al no ser capaz de expresar de otra manera lo que sentía, sentada en la Plaza de San Pedro de Roma, las lágrimas asomaban a borbotones. Ellas hablaban por mí. Y esa era mi forma de expresión… Y digo “era” porque tan sólo un mes más tarde llegó este blog, y con él el fin de lágrimas como aquellas.

En ese preciso instante me recuperé a mí misma. Y ya os digo, con todas las consecuencias. Pero lo fundamental era que por fin sentía desde lo más profundo de mi ser que era quien quería ser. Y quien soy. Porque todos somos de alguna manera de forma natural. Nos gustemos más o menos, absolutamente todos hemos nacido bajo unos rasgos de personalidad que definen nuestro comportamiento en el mundo, abarcando incluso nuestra manera de percibir lo que nos rodea y nuestro modo de sentir.

Por todo ello y porque no quiero que a ti te pase como me sucedió a mí, me gustaría que leyeras este post tantas veces como lo necesites y que después te vayas sin ninguna otra compañía (no estarás sol@, te tienes a ti!!) a un lugar que te haga sentir bien. Después, te invito a reflexionar sobre si lo que haces se corresponde a aquello que te acerca a tu plenitud personal o a la plenitud de quienes te rodean. Si la respuesta es la opción B, amigo mío, amiga mía, tenemos un problema.

A veces las circunstancias que nos envuelven limitan nuestro margen de elección, pero créeme, siempre hay como mínimo dos alternativas, dos caminos, dos senderos entre los que puedes elegir. Porque eres tú quien debería elegir, no permitas que nadie lo haga por ti. Y con ello no quiero hacerte sentir culpable porque tengas en cuenta la opinión de las personas de tu entorno que te importan, sino que reflexiones sobre el punto hasta el que limitan tus decisiones y tus actos.

Y ahora vamos a hablar de los sentimientos… ¿De qué grupo eres: de los que aceptan sin miedo sus emociones o de los que se esconden bajo un escudo por miedo a que les hagan daño? No me importa tu respuesta, prefiero que la guardes para ti (no tengo ningún derecho a exigirte que me respondas).

Pero déjame recordarte algo: la vida es arriesgar. Es riesgo contínuo. Es tomar decisiones aceptando cierto grado de error y cierto peligro vinculado a cada una de ellas. Pero eso es vivir. VIVIR. Arriesgarse, soñar, apostar por aquello en lo que uno cree, y, sobre todo, CONFIAR.

Y hoy no te voy a pedir que confíes en mí, sólo te voy a pedir que confíes en ti. Ciegamente. Ilimitadamente. Apasionadamente. Sí, apasionadamente. Siente pasión por ti, por cada rincón y cada brote de la persona que eres. Sedúcete, acéptate y quiérete. Porque… Si no lo haces tú, ¿a qué estás esperando? ¿A que alguien lo haga por ti?

Enamórate de tu vida. Coloca tus cartas sobre la mesa y no sigas las reglas del juego. El rumbo que tomará tu vida no depende del azar… DEPENDE DE TI.

Sueña y, cuando lo hagas, sueña bonito. Porque te lo mereces y porque lo vales. Acaricia cada palabra y cada gesto tuyo. El romance más intenso y duradero del mundo es el que vives contigo mism@. Y si emprender te va a hacer feliz, emprende, pero no olvides que…

HAY QUIENES OLVIDAN QUE EL EMPRENDIMIENTO COMIENZA EMPRENDIENDO SU PROPIA VIDA

¿Tú vas a olvidarlo también? Responde NO y vente conmigo. Aquí seguiré, llueve, truene o salga el sol.

—–

Y de regalo… Una canción muy especial para mí, ¡que la disfrutes! 🙂

Anuncios

16 comentarios en “NUNCA TE AVERGÜENCES DE LO QUE SIENTES (NI DE QUIEN ERES)

  1. Compañera de casa y de viaje,

    Con este post has dado en la clave. Empieza por amarte a ti mismo. Solo así serás capaz de amar todo lo que te envuelve y forma parte de ti.

    Gracias por compartirlo y enhorabuena por el trabajo hecho, porque por muy bonita que salgas en la foto tu mirada de aquel entonces no brilla con la misma intensidad que lo hace ahora.

    • Muchas muchas muchas gracias, Javi. Es bonito saber que ves eso en mi mirada, pero más bonito sería que algún día yo pudiera decirte lo mismo… 🙂 Y sé que ese día llegará.

      Un abrazo enorme.

      Ali

  2. Tu entrada merece un comentario de mi parte. Pero no tengo nada para decir. Al menos, públicamente. Lo único que acierto a decir es un simple gracias. ¿Es suficiente?

    • Hola amigo mío,

      No me importa que no tengas nada que decir, tú y yo ya nos entendemos sin que sean necesarias las palabras. Si al leer este post has sentido algo, por pequeñito que sea, me doy por más que satisfecha.

      Un abrazo gigantesco para ti.

      Ali

      Pdta.- Para mí es más que suficiente que sigas visitándome de vez en cuando… Ese es el mejor regalo que podrías hacerme.

      • ¿Pero cómo vas a saber que te visito si no te digo ni hola? Lo considero casi un robo con nocturnidad y alevosía. Además, un comentario es el precio mínimo que debo pagar por leer una entrada a la que dedicas tu tiempo. Sí. Tiempo. Nuestro bien más valioso. ¿Qué menos que un comentario, que también conlleva mi tiempo? Nunca será tanto como el tiempo que dedicaste, pero si quieres también puedo escribirte una entrada entera como respuesta a la tuya. ¿Quieres? Si es así, lo hago por privado. Discúlpenme por el agravio. ¿Cómo no me vas a hacer sentir? Me has recordado que todos tenemos algo que superar. Y en mi caso, aún no forma de mi pasado, por desgracia. Ni constituye un lejano futuro cuando deba realmente encararlo. Es inherente a mi proceso presente…

        Un cálido abrazo, amiga.

  3. Llueva, truene o salga el sol, eres un auténtico terremoto sacudiendo nuestras más profundas esencias. Enhorabuena por tu evolución y gracias por compartir tu camino y dejarnos muchas pepitas para que podamos encontrar el nuestro.

  4. Que bueno Ali! Me ha encantado!!

    Tienes toda la razón que cuando estás cómoda con la persona que eres, la vida parece que brilla con algo más de intensidad

    Yo estos últimos meses e incorporado las 3 A’s a mi vida 🙂
    Aceptación, Agradecimiento y Apertura.

    Agradecer todas las cosas buenas de la vida y todas las oportunidades que la vida nos brinda.
    Aceptar quien eres (para lo bueno y lo malo). Tus puntos fuertes y tus limitaciones. Dejar las apariencias a un lado y expresarte tal y como eres.
    Y abrirse a las personas y correr el riesgo de mostrarse vulnerable. (Aunque me cueste es algo que intento hacer cada día).

    A mi personalmente, me parece que la clave es saber generar nuestra propia felicidad desde nosotros mismos sin la necesidad de ningún estímulo externo.

    Un saludo Ali 😉

    • Hola Jose!!!

      Uuuaaauuu, bravo por ti!!!

      Me ha encantado tu comentario y te agradezco muchísimo que te hayas tomado unos minutos para dejar aquí un pedacito tan importante de ti.

      No había oído hablar de las tres A’s, pero me ha parecido impresionante que hayas decidido enfocar tu vida desde esa perspectiva. Con una actitud así, imposible que lo que te venga sea negativo!! 🙂

      Un abrazo enorme!!!

      Ali

  5. Habrá que confiar en nosotros mismos y en nuestro yo “futuro” que es al que nos debemos. Por que si hoy no somos lo que queremos ser tendremos que contentar a la persona que queremos llegar a ser, y cuanto más exigente sea esta mucho mejor.
    Preciosa la canción de Sanz. Curiosamente crecí escuchando una canción suya que podría venir al caso “He malgastado mis fuerzas viviendo deprisa. Ya no doy más, no me esperes, yo me quedo aquí.” (Entendiendo el vivir deprisa como hacer cosas que no nos llenan, las que hace todo el mundo y que no van a ningún lado. En lugar de detenernos a reflexionar y llevar el rumbo que nosotros decidamos.)
    Yo te dedico otra canción de alguien un poquillo más carca que Alejandro, pero que dice mucho en esta letra:

    ¡Un abrazo!

    • Muchísimas gracias por tu comentario y por la canción, Fernando!! 🙂

      El álbum de “Viviendo deprisa” de Alejandro Sanz me ha acompañado en infinidad de momentos importantes de mi vida, así que me alegra mucho que se haya dado esta coincidencia! (coincidencia o no…).

      Un fuerte abrazo!

      Ali

  6. Bonito post.
    A veces me pasa eso (en realidad siempre me ha pasado), juzgarme en función de cómo creo que me juzgan los demás. Demencial. Poco a poco me estoy vigilando, y ya no me pasa tanto.
    Un beso

    • Hola guapísima!!

      Me alegro mucho de que hayas decidido “vigilarte” un poco y prestar atención a estas cosas, que tantas veces obviamos y que hacen un daño irreparable al alma.

      Nadie te conoce mejor que tú misma, no lo olvides!

      Mil besitos para ti!

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s