¿FELIZ NAVIDAD? ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE EL SUPUESTO ESPÍRITU NAVIDEÑO (2ª PARTE)

Con mi madre y Lola celebrando el día de Reyes este año
Con mi madre y Lola el día de Reyes

Como os comenté en mi artículo del pasado lunes, hoy traigo bajo el brazo la segunda parte de las reflexiones navideñas que he preparado junto a varios amigos más con la finalidad de mostrar una visión lo más amplia posible acerca de esta época del año, así que… Continuamos!! 🙂

· ENTREVISTA A DIANA GARCÉS, AUTORA DEL BLOG DIANAGARCES.COM

DianaCoruna  1) Bienvenida de nuevo a Creciendo entre mochilas, Diana! Aunque ya habías intervenido anteriormente en este blog, antes de nada, me gustaría que te presentaras para que las personas que llevan poco tiempo siguiendo CEM puedan saber más acerca de ti.

Hola de nuevo Alicia y seguidores de Creciendo entre Mochilas. Mi nombre es Diana, soy una apasionada de la vida, alegre, optimista y con ganas de aprender constantemente. Me dedico a Traviajar, viviendo de mi pasión por la escritura y el Internet dónde mi curiosidad me lleve y dónde mi cuerpo quieras estar en el momento presente.

Puedes conocerme visitando mi blog personal donde comparto mi visión y opinión de la vida y de las diferentes situaciones que vivo. No hay mucho más que contar, creo que depende de ti si quieres conocerme 🙂 .

2) ¿Qué opinas sobre el supuesto “espíritu navideño”?

La verdad, no sabría decirte, no sé cómo definir esa expresión. Aunque eso no quita que vayamos a intentarlo. A ver: para mí podría ser como ese “algo” que te impulsa a vivir, experimentar y disfrutar de una celebración en particular. En este caso, la Navidad.

Sin embargo, sabemos que ese espíritu navideño se ha visto empañado por el comercio, el consumismo y la cantidad de niños malcriados que hay en el mundo dedicados a pedir y pedir haciendo que el espíritu navideño no sea otro que un gasto constante y una endeudada que dura varios meses después de la Navidad.

Así que, en conclusión, me gusta el espíritu navideño, cuando no se incluye regalos, cuando se trata de compartir, de vivir y de intercambiar experiencias, recuerdos y momentos, no objetos materiales.

3) ¿Crees que las personas deberíamos actuar o hacer cosas en esta época distintas a las que hacemos el resto del año? ¿Por qué?

Eso es cosa de cada quien, cómo viva o qué haga en esas fechas. Creo que si tienes familia (niños pequeños en casa) el tema se complica más, sobre todo si hay presión por otros miembros de la familia. Sin embargo, soy del pensar que cada quien debe vivir estos días como mejor le parezca. Si es de compartir en familia, bien, si es de estar solo en una isla desierta, genial. Si es de estar en una ciudad llena de gente con personas extrañas y emborrachándose hasta la inconsciencia, pues bien también.

Cada quien debe vivir sus días como quiera y esta época es como un día cualquiera. Al menos para mí. Lo veo igual como al hecho de decirle “te amo” a tu madre solamente “el día de la madre”. No creo en esas “muestras de amor”, creo en lo que haces durante todo el año, no en lo que demuestras un solo día.

4) Desde tu punto de vista, ¿qué papel juegan las tradiciones y la publicidad durante los días prenavideños? ¿Crees que estos factores nos condicionan en algún sentido?

Hoy en día todo condiciona, pero también es cierto que son cada vez más las personas que se alejan de los estereotipos. Sin embargo, viniendo de un país costumbrista, donde las tradiciones son tan importantes, es complicado decir que no afectan y que de alguna manera a uno se le pegan cosas que ha visto y que te han enseñado desde pequeño.

Está en lo que quieras para tu vida y en el sentido que, siendo grande, le des a ese tipo de tradiciones. Es como despertar de un coma. Particularmente no me rijo por las tradiciones, sino por aquello que quiero vivir y experimentar en el momento en que quiero vivirlo 🙂 .

· ENTREVISTA A PACO NAVARRO, GRAN AMIGO MÍO Y LA PERSONA MÁS CHISTOSA QUE CONOZCO

Paco_y_yo 1) Bienvenido a Creciendo entre mochilas, Paco! Antes de nada, me gustaría que te presentaras para que mis lector@s puedan saber más acerca de ti.

Gracias por la bienvenida! Aunque cada vez que leo tu blog me siento como en casa… Bueno, pues yo soy Paco, un extremeño de 32 años, diseñador gráfico, una persona inquieta, siempre en colaboración con asociaciones y proyectos de distintos tipos. Un aprendiz de todo y maestro de pocas cosas.

2) ¿Qué opinas sobre el supuesto “espíritu navideño”?

Para mí el espíritu de la navidad es contradictorio. Por un lado, me hace sentir feliz y acelerado: tantas luces, tanto ambiente en la calle, el aire está más limpio y la gente más activa a pesar de ser invierno… Por otro lado, es una época de nostalgia y de echar de menos a personas que ya no están y que formaron una parte muy importante de mi vida.

Tengo la suerte de poder disfrutar muy a menudo de la gente a la que quiero, y me gusta observarla desde atrás con una sonrisa, atesorando determinados momentos de felicidad aunque en navidad reconozco que es distinto, ya que todos hacemos lo imposible por estar juntos. Supongo que la navidad nos saca la “morriña” y apreciamos más si cabe lo que tenemos.

3) ¿Crees que las personas deberíamos actuar o hacer cosas en esta época distintas a las que hacemos el resto del año? ¿Por qué?

Pues a la primera pregunta la respuesta es no lo sé… ¿El por qué? Pienso que la gente es como es, creo que la persona que actúa en navidad de forma diferente que el resto del año, puede comportarse así, si quisiera, todo el año, pero si por otro lado solo se comporta así durante las navidades es una especie de máscara que se quita y se pone para la ocasión.

Si actuara todo el año así no sería él mismo o ella misma. Creo que lo importante es ser uno mismo dependiendo de cómo nos comportemos en determinadas circunstancias.

4) Desde tu punto de vista, ¿qué papel juegan las tradiciones y la publicidad durante los días prenavideños? ¿Crees que estos factores nos condicionan en algún sentido?

Creo que la tradición tiene un papel más importante en la navidad, y que la prenavidad es cosa de la publicidad y de las marcas. Desde pequeños nos enseñan a apreciar estas fechas, a sacar lo mejor que tenemos dentro y a estar con la familia esos días, a ser “buenos”.

Las marcas tratan de aprovechar nuestras cultura navideña para incentivar la venta recurriendo a esos buenos sentimientos y no repara en gastos para conseguirlo. El ejemplo más grande de ello es el Corte Inglés en Madrid y su Cortilandia: crean todos esos muñecos, con música, con buenos deseos y la gente se pega para ver la representaciones con los niños y ya de paso todo el mundo va a parar a la puerta del Corte Inglés y durante dos meses tiene este centro comercial en la boca.

Y sí, nos condicionan porque mucha gente relaciona el precio del regalo con el sentimiento más grande, si el regalo es más caro, “me quiere mucho”, si el regalo es más barato, “me quiere poco”, y ese concepto es impuesto por la marcas. Pocas personas piensan que el cenar en familia en muchos caso ya es el mejor regalo de toda la navidad.

—-

Muchísimas gracias a Nur, Mati, Diana y Paco por sus aportaciones, sus reflexiones navideñas y por formar parte de Creciendoentremochilas!! 🙂 Ahora llega mi turno…

· MI MANERA DE VIVIR LA NAVIDAD

Aunque debo reconocer que siempre me ha gustado mucho la Navidad, mi forma de entender y vivir la misma se vio truncada a causa del accidente que tuvieron dos grandes amigos hace quince años por estas fechas. Desde ese momento estos días nunca han vuelto a ser lo mismo.

Dejando este punto a un lado, podría decir que vivo bastante lo que conlleva estos días y me dejo llevar bastante por lo que suele conocerse como “espíritu navideño”. Adoro pasear por la calle los días previos a las fechas clave, observar a las personas con las que me cruzo por el camino y pensar en los buenos momentos vividos a lo largo del año. Sin embargo, quienes me conocéis un poquito sabéis que esto no lo hago sólo en Navidad, sino que forma parte de mi “copyright” todos los días del año.

De la misma manera que hay algunos aspectos de los últimos días del año que me encantan (las luces, las pistas de patinaje en las ciudades, los reencuentros con los seres queridos cuando son posibles, compartir risas con las amistades y dejarse llevar por el momento…), hay otros que me aborrecen hasta la insaciedad.

Algunos de los factores que englobo dentro de esta otra cara de la moneda son el consumismo inargumentado (tan sólo porque todo el mundo lo hace y es lo que toca… Resulta que hay que gastar lo incontable para celebrar bien la Navidad…) y la solidaridad mal entendida, como ya comentaba en la primera parte de este artículo el pasado lunes.

Me hierve la sangre cuando llegan a borbotones las campañas solidarias en estas fechas y, salvo que pueden ayudar a algunas personas a pasar mejor estos días, no les encuentro sentido alguno, ya que estas personas tendrán necesidades sin cubrir no sólo en Navidad, sino también el resto del año y, lamentablemente, no creo que vayamos a solucionar absolutamente nada llevando a cabo hechos aislados tan sólo unos días del año.

No creo en el mensaje que se nos intenta vender año tras año: “ahora toca ser solidari@s, es Navidad”. Pues lo siento, me parece muy bien, pero es que este tipo de solidaridad me parece fortuito y careciente de esencia.

Por otro lado, está el eterno “vuelve a casa, vuelve… por Navidad”. Por favor, que entierren ya este anuncio y esta famosísima frase. No creo en las reuniones familiares que se celebran tan sólo en este momento de nuestro invierno, por muy buen rato que permitan pasar. Yo haría lo que pudiera y más por ver más a mi familia el resto del año, poder estar presente en las representaciones que protagonizan mis primas pequeñas, y en cualquier otro momento íntimo que decidamos celebrar en familia.

No creo en el tópico de “volver a casa por Navidad”. El verdadero hogar te recibe con el mismo o mayor calor también los otros 364 días del año, no nos olvidemos de esto por favor. Por no decir que tampoco es necesario llegar con la maleta hasta los topes de regalos sólo porque es Navidad.

Los mejores regalos son los que nacen del corazón, no han sido fabricados para el Corte Inglés y se traducen en forma de muestras de cariño: abrazos, sonrisas, miradas cómplices… ¡Estos son los auténticos regalos de la vida! Que alguien te demuestre que te quiere no tiene precio que lo pague y es algo que se consigue cuidando las relaciones de manera constante, no mimándolas tan sólo durante unos cuantos días.

Desde aquí os invito a vivir estos días de la manera que más os apetezca, como ha comentado Diana, de aquella manera que consiga que en vuestro rostro asome una sonrisa sincera. Bien seguro que ésa será la mejor manera…

Hagáis lo que hagáis, estéis donde estéis… Os mando desde aquí mis mejores deseos, ahora y siempre, para que vuestros deseos más anhelados sean una realidad en los próximos días. Y, como regalo, os envío virtualmente mi abrazo más sincero…

FELICES FIESTAS A TOD@S!
FELICES FIESTAS A TOD@S!

 

 

 

Anuncios

4 comentarios en “¿FELIZ NAVIDAD? ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE EL SUPUESTO ESPÍRITU NAVIDEÑO (2ª PARTE)

  1. Hola Ali

    Después de leer tu dos artículos queda claro que la navidad se siente y se entiende de forma diferente por cada persona jejejeje gracias por permitirme participar el tu blog, espero que pases una Feliz Navidad, se te echara de menos por nuestro pueblo…

    Un abrazo y un besazo

  2. ¡Muy buena iniciativa la de hacer entrevistas relacionadas con la Navidad, Ali!

    Por otro lado, imagino que la Navidad ha cobrado otra esencia para ti tras esos desgraciados accidentes. En mi caso también he perdido recientemente una antigua amiga y en la universidad tuve que pasar por la misma experiencia. Pero eso me ha servido para darme cuenta, todavía más, de que la vida pasa como un soplo, y hay que intentar ser lo más positivo y contagiar a cuanta más gente mejor. Y sí, quizás haya que ser un poco estoico.

    Respecto a la Navidad en sí, coincido con todo lo que dices: se ha convertido en un escaparate puro y duro de consumo. Pero eso no quita que me siga haciendo ilusión, supongo que los recuerdos que guardé en mi infancia son más poderosos que mi raciocinio actual 😉

    Un abrazo y… ¡feliz Navidad!

    • Muchas gracias por tu comentario, Pau! Qué alegría “verte” por aquí!!

      Sí, como dices, después de algunos acontecimientos la navidad se empañó de otro color, pero me pasa como a ti, a pesar de ello, la vivo con la misma ilusión que cuando era una niña pequeña.

      Me gusta tu frase (“la vida pasa como un soplo”)… Por eso hay que llenar de aire los pulmones y vivir con intensidad todos los buenos momentos que se nos presentan por el camino… Mañana… Es siempre mañana… Quedémonos con el hoy!!

      Un fuerte abrazo para ti también!!

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s