7 HÁBITOS QUE FAVORECERÁN TU DESARROLLO PERSONAL Y AUMENTARÁN TU PRODUCTIVIDAD

¿Cuántas veces has pensado en todo lo que te gustaría hacer o mejorar pero lo dejas a un lado porque no sabes cómo empezar a llevarlo a cabo? En el artículo de hoy voy a compartir contigo algunos de los hábitos que a mí me han ayudado a mejorar y a sacar más partido a mi tiempo. Por supuesto, el que a mí me hayan servido no tiene por qué significar que a ti te sean útiles también, pero al menos… ¿Por qué no intentarlo?

Los siete hábitos que encontrarás a continuación corresponden a actividades y cambios que he aplicado en mi día a día y que me han ayudado increíblemente a aumentar mi bienestar personal y a armonizar y equilibrar de forma más equitativa mis pensamientos con mis acciones, así que… ¡Comencemos!

1.- INCORPORA CAMBIOS EN TU RUTINA DIARIA

Seguro que en más de una ocasión y de dos te has ido a dormir pensando en la cantidad de tareas que has dejado pendientes y que tenías previsto realizar ese día. ¿Te suena, verdad? Mi pregunta es: ¿te has planteado si quizá las habías enfocado de manera correcta? ¿Te habías organizado de la forma adecuada?

Muy a menudo tendemos a desarrollar nuestras responsabilidades, tareas y actividades diarias siempre de la misma forma porque tenemos el piloto automático en modo on y, valga la redundancia, automatizamos la manera cómo realizamos las mismas porque siempre las hemos hecho igual.

(Sonido alarmante)… Eeeerrrorrr… ¿Has intentado ordenar y organizar tu tiempo en función de tus prioridades y de la respuesta de tu cuerpo según va avanzando el día? A modo de ejemplo, voy a contarte un par de situaciones y de cambios que he introducido en mi rutina recientemente.

Normalmente, solía efectuar la compra ordinaria de la semana (comida y demás) al salir de trabajar (a las seis de la tarde). Llegó un momento en el que me di cuenta de cómo realizar esta tarea en este momento del día perjudicaba mi buen humor, me daba muchísima rabia tener que esperar quince o veinte minutos de cola para poder pasar por la caja y pagar el precio de la compra.

Un buen día (bendito día!!) se me ocurrió probar y hacer lo mismo al mediodía, durante mi descanso entre mis dos turnos de trabajo. Y… ¡¡Premio!! Asunto solucionado. Me encontré con que a esa hora había muchísima menos gente en el supermercado y el problema de las largas esperas para pagar ya no se prestaba. Desde ese momento y salvo excepciones, ya no voy a comprar por la tarde y, aunque parezca una tontería, este pequeño cambio me hace sentir mucho mejor.

Te pongo otro ejemplo… Por si aún no te lo he contado, me encanta leer y durante muchísimo tiempo he dedicado aproximadamente una hora de mi tiempo a la lectura antes de acostarme. Recientemente y a causa de mi cansancio al llegar la noche, me di cuenta de que ya no disfrutaba de esta actividad si la realizaba a última hora del día. No me concentraba en la lectura y acababa dejando el libro al cabo de diez minutos.

Como esto me fastidiaba mucho, decidí cambiar mi momento de dedicación a una de mis pasiones y probé a leer por las mañanas durante el fin de semana. Esta modificación resultó ser todo un acierto: el problema del cansancio había desaparecido y disfrutaba mucho más del tiempo que dedicaba a “devorar” un buen libro.

Conclusión: Dedicar tiempo a reflexionar sobre si estamos desempeñando de manera adecuada nuestras obligaciones o las actividades que nos hacen sentir bien es clave para optimizar los momentos que dedicamos a las mismas y mejorar, en consecuencia, nuestro bienestar general.

2.- MÁRCATE OBJETIVOS ALCANZABLES

Tal cual. No por apuntar más alto llegarás más lejos.

Precisamente durante los últimos y los primeros días del año es cuando las personas dedican más tiempo a reflexionar sobre si se han cumplido los objetivos que se habían fijado a principios del nuevo año y a fijarse otros nuevos.

En mi opinión, uno de los errores más comunes que cometemos en general es que tendemos a fijarnos objetivos poco realistas, inmesurables y o mal definidos. Solemos prestar más atención en la meta final en lugar de pensar más en los pasos que debemos dar para llegar hasta ella. Y esto me parece un error garrafal porque, si visualizamos y gestionamos nuestros objetivos desde este enfoque, corremos el riesgo de perjudicar nuestra motivación en caso de no alcanzar nuestras expectativas.

Te voy a poner un ejemplo relacionado con una actividad que voy a retomar en breve: patinar. Cuando era pequeña adoraba hacerlo, me pasaba horas y horas patinando en la calle y lo que sentía haciéndolo era incomparable a cualquier otra. Al cumplir los catorce años dejé de hacerlo y, aunque he patinado sobre hielo en alguna ocasión, ya no he dedicado todo el tiempo que debería a esta afición que tanto me gusta.

Uno de mis objetivos para este año era volver a patinar y hace unos meses dediqué cierto tiempo a pensar en qué necesitaba para hacerlo realidad de manera eficaz:

  • Comprarme unos patines
  • Mantener constante mi motivación (buscando esta motivación dentro de mí o gracias a la ayuda de alguien -mil gracias, Maher!!-)
  • Darme un tiempo para volver a coger el hábito y patinar como antes (un mes, dos o los que hagan falta)
  • Pedir ayuda a alguien si por mí sola no consigo hacerlo
  • Objetivo final: disfrutar de un deporte que me encanta gracias a haber alcanzado todos los objetivos anteriores.

Conclusión: márcate pequeñas metas que sean accesibles, realistas y concretas. Huye de las ambigüedades y de las “objetivos a grosso modo”, ya que sólo consiguen que tu frustración asome.

3.- NO HAGAS SIEMPRE LO MISMO

Albert Einstein dijo “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Y cuánta razón veo a través de estas palabras.

Como estoy cansada de oír frases como “crea tu propia marca personal”, “sé tu mejor versión” o “sal de tu zona de confort”, voy a intentar ofrecerte mi punto de vista al respecto sin caer en el uso de estos mensajes que nos abordan continuamente.

Piensa… Si haces siempre exactamente lo mismo, te estás negando la oportunidad a ti mismo/a de descubrir qué tal te desenvuelves en otros ámbitos, ya sean sociales, profesionales o relacionados con tus intereses personales.

Mi hermano... En estado puro!!
Mi hermano… En estado puro!!

Por este motivo, te invito a perder el miedo a experimentar, a probar otros campos siempre que lo hagas porque es lo que a ti te apetece y no lo que los demás esperan que hagas. ¿Por qué estancarte haciendo siempre lo mismo? No tengas miedo a aprender, a equivocarte ni a descubrir quién eres en realidad.

Es más que posible que te lleves una grata sorpresa al romper con tus rutinas.

4.- CUIDA TU ALIMENTACIÓN

¿Has probado alguna vez a escuchar las señales que emite tu cuerpo? Seguro que éste no reacciona de la misma manera ante todos los alimentos y observes que, en función de lo que comes, así te sientes después.

Te voy a contar una experiencia personal. Soy una loca del cordero y la salsa all-i-oli. Me encantan. Sin embargo, cada vez que ingiero alguno de estos dos alimentos necesito tres días para recuperarme, ya que mi cuerpo necesita 72 horas como mínimo para digerirlos completamente. Cuando los como, me siento muy pesada y me duele el estómago, por lo que, al no encontrarme demasiado bien, se me quitan las ganas de hacer cosas y esto afecta negativamente a mi productividad.

Conclusión: Sin duda alguna, nuestro cuerpo responde a lo que ingerimos y, como habrás oído más de una vez, somos lo que comemos. Atiende a las señales que emite tu cuerpo ante tus hábitos alimenticios, aprenderás otra forma de conocerte mejor y a evitar consumir aquello que no te beneficia.

5.- RELACIÓNATE CON LA NATURALEZA

Si no vives ya en medio del campo o en algún pueblo de montaña, estoy segura de que ya habrás experimentado en alguna ocasión los beneficios de dedicar cierto tiempo a disfrutar de los maravillosos entornos naturales que tienes cerca.

Escapar del entorno habitual, lejos de la contaminación y del ruido es uno de mis hábitos preferidos para sentirme en armonía conmigo misma y observar cómo mi cuerpo y mi mente responden ante los estímulos que nos proporciona la propia naturaleza.

De caminata por La Garrotxa, Girona
De caminata por La Garrotxa, Girona

Disfrutar del silencio, caminar entre árboles, mojar los pies en el caudal de algún río, sentarme frente al mar en meses fuera de verano… son de esas actividades que considero indispensables para regenar el alma (sí, puede que suene muy místico, pero así es…) y revitalizar el espíritu.

¿O me vas a decir que pasar el sábado en un centro comercial es lo mismo que hacer una ruta por la montaña? Sabes que no lo es… No cobra precio de entrada y los beneficios que te aporta la naturaleza son tantos que me sería imposible reunirlos aquí (prometo otro artículo hablando de ellos), así que… ¿Por qué no disfrutarlos?

6.- INTENTA SUPERAR TUS MIEDOS PROGRESIVAMENTE

He aquí otro hábito fundamental y básico que favorece sin lugar a dudas tu desarrollo personal. Soy de las personas que piensan que los miedos están para combatirlos e intentar superarlos, pero… Antes de esto y aunque parezca obvio, el primer paso es identificarlos. Es posible que lo que acabo de escribir te parezca una absurdez, pero créeme, he conocido a muchísimas personas incapaces de afrontar y de aceptar sus propios miedos.

Reconozco que hacerlo y dar este primer paso no es tarea fácil y requiere cierto valor por parte de uno mismo, pero, a su vez, abrir la puerta al miedo supone dejar cientos de ventanas abiertas al autoconocimiento y a la superación personal. Nadie dijo que sería fácil, pero te aseguro que no es imposible.

No es necesario que comiences la casa por el tejado, no se trata de eso. Se trata de reunir la voluntad precisa para dar un pasito adelante y, poco a poco, ir combatiendo esos miedos que tantas veces nos frenan y nos impiden avanzar.

Sí, ya sé que estarás pensando “Ali, eso es muy fácil decirlo, otra cosa es hacerlo”. ¿Crees que yo no siento miedo y que no sé de lo que hablo? Siéntate que te voy a contar algo personal.

Siento verdadero terror hacia las alturas. Mi entorno más cercano ha podido comprobar en más de una ocasión (y de dos) cómo este miedo me ha impedido disfrutar de momentos únicos de mi vida. Pero… No quise permitir que esta sensación siguiera limitándome, así que el año pasado decidí que iba a dar pequeños pasos al frente para intentar superar este miedo interno.

El año pasado hice una excursión con mi amigo Gerard a Rupit, un municipio de montaña precioso situado en la provincia de Barcelona. Desde el pueblo decidimos hacer una ruta de senderismo y llegar hasta el Salt de Sallent, un salto de una altura considerable y de una caída de más de 70 metros de altura.

A 300 metros de este salto hay un mirador desde el que hay unas vistas espectaculares, no apto para quienes sufran de vértigo. No obstante, desde unos pasos atrás, la panorámica parecía maravillosa y no quise perdérmela por mucho miedo que sintiera. Así que, con un par, me planté en el mirador dejando todo el barranco a mis pies. Eso sí, no solté la barandilla ni un momento, pero… El esfuerzo mereció la pena.

Conclusión: No permitas que tus miedos te frenen y te convezcan de que no puedes. Créeme, y te lo digo por experiencia propia, SI TÚ QUIERES, PUEDES.

7.- PRACTICA ALGÚN TIPO DE ACTIVIDAD FÍSICA

No voy a extenderme demasiado hablando de este hábito porque seguro que habréis leído u oído hablar cientos de veces de los beneficios que la práctica de actividad física aporta al organismo.

Un paseo a pie durante 30 minutos cada día, salir a correr por algún parque cercano que te guste, dedicar 20 minutos diarios a bailar en casa, ir al gimnasio, practicar acroyoga, nadar… Son algunas de las infinitas opciones que tienes para cuidarte y de conseguir una mens sana in corpore sano.

Entre los beneficios de practicar ejercicio físico está el sentirte más activo o activa a posteriori. Si por las razones que sean no puedes practicar algún tipo de ejercicio cada día, intenta organizarte y hacerlo al menos tres veces a la semana. Seguro que el esfuerzo te compensará.

—-

Espero que este artículo haya despertado tu interés o, al menos, te haya animado a promover pequeños cambios en tu rutina diaria para sentirte mejor y actuar de manera coherente con tus prioridades vitales. Me encantaría conocer los hábitos que utilizas tú para sentirte mejor o aumentar tu productividad, ¿te animas a compartirlos?

Anuncios

7 comentarios en “7 HÁBITOS QUE FAVORECERÁN TU DESARROLLO PERSONAL Y AUMENTARÁN TU PRODUCTIVIDAD

    • Muchas gracias, Rocío!!

      Me alegro mucho de que te venga bien!! El propósito de este blog es ofrecer algún valor añadido a quienes lo leen, así que… ¿Qué más puedo decir?

      Muchos besos para ti!

      Ali

  1. Estoy totalmente de acuerdo con los hábitos que has escrito (alguno me he propuesto seguir este año), pero con el que más disfruto es el del contacto con la naturaleza, siempre consigo volver a casa con otra cara cuando me permito el capricho de hacerlo. La gente lo ve como algo místico, es verdad, pero eso es porque no lo han probado, jajajaja.

    Muchas gracias por el post, ya que has puesto hábitos en los cuales no había pensado 🙂 .

    Saludos!

    • Hola Esther!!

      Bienvenida por aquí!! Muchas gracias por tu comentario!!

      La naturaleza tiene el don de sacar lo mejor de nosotros mismos, aunque sólo cuando estamos en verdadera predisposición de recibir todo lo que nos puede ofrecer. Me alegra saber que tú la tienes!! Disfrútala!! 🙂

      Un abrazo!!

      Ali

  2. Excelente aporte Ali,

    Me encanta la idea de que hayas puesto en mayúsculas “SI TÚ QUIERES, PUEDES”, para mí, es una de las frases más poderosas; sin embargo, a la manera de como yo lo veo, es un querer que más allá del deseo de tenerlo, es realmente el HAMBRE de conseguir cambiar, alcanzar ese sueño, u obtener esa gran recompensa.

    La pasión es imprescindible para continuar en el camino sin detenernos, y aun cuando nos cueste trabajo, la virtud de la disciplina mantendrá la llama del deseo encendida para llegar hasta el final.

    Muchas gracias por compartir tus experiencias y darme motivación para seguir adelante ¡hasta me siento acompañado!

    Saludos.

    • Hola Mauricio!!

      Muchísimas gracias por compartir tus reflexiones!! Es cierto que la pasión y la disciplina son claves para mantenerse a flote cuando bailemos en la cuerda floja en el camino hacia nuestros sueños…

      ¿Qué me dices de la perseverancia? ¿La incluirías como un ejemplo de disciplina?

      Y gracias a ti por dejarte caer por aquí y dedicar una parte de tu tiempo a compartir conmigo y las personas que hay detrás de este espacio!!

      Un abrazo desde Barcelona!!

      Ali

      • Si! Tienes muchísima razón, la perseverancia es uno de los ingredientes principales en el platillo llamado éxito; sin embargo, increíblemente es una de las cosas que menos se dan a notar, ya que al final lo único que se ve son los resultados, la ilusión de lo inmediato.

        Es cuando la gente que ve gente exitosa se pregunta “¿Cómo lo habrá hecho?” La respuesta siento que es: Él tuvo la virtud de la perseverancia.

        Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s