SÉ EL CAMBIO QUE QUIERES VER EN EL MUNDO

Inolvidable atardecer en Los Barruecos, Cáceres
Inolvidable atardecer en Los Barruecos, Cáceres

Ya lo decía Gandhi. Sé el cambio que quieres ver en el mundo. Sé el cambio, sé el mundo, pero sé cualcosa que quieras ser.

Es muy fácil depositar en los demás la responsabilidad de cambiar lo que nos disgusta y modificar aquello que consideramos como sujeto susceptible de ser cambiado. Eso es lo sencillo y hasta diría que un inmejorable ejemplo de lo más cobarde.

Es muy cómodo navegar en la creencia de que son los demás quienes se equivocan y quienes deben cambiar. Mirémonos el ombligo de vez en cuando. Sí, está justo ahí, en el epicentro de nuestra cintura, esperando que lo observemos algún día y nos atrevamos a descubrir un poquito más de nosotros mismos. No muerde, aunque quizá debería hacerlo.

Podemos continuar saliendo a la calle día tras día fijando nuestra mirada vacía en nuestro alrededor esperando encontrar algo distinto por el camino. ¿Por qué íbamos a topar con algo diferente si seguimos siempre el mismo rumbo? Al menos por una vez no tengamos miedo a coger cada piedra y a medirla según su propio peso. Las piedras cambian de lugar, tan sólo necesitamos cogerlas con nuestras manos y apartarlas de nuestro sendero.

Podemos seguir días y días, años y años, creyendo que los sueños, sueños son. ¿En serio? ¿Los sueños sueños son? Yo me despierto todas las mañanas y siempre me doy cuenta de que, sueño o realidad, ese día viviré en gran parte lo que esté predispuesta a vivir. Y, aunque no me creas, tú también.

Podemos continuar siendo espectadores de nuestra propia vida mientras vemos cómo los demás se atreven a vivir la suya. Sí, hay quienes se atreven. ¿Y sabes por qué? Porque han aprendido que tienen dos opciones: desarrollar el papel protagonista o conformarse con el papel secundario. ¿Con cuál quieres quedarte tú?

Podemos saltar de la cama un día cualquiera y darlo todo para que ese día cualquiera sea EL DÍA. Podemos. También podemos levantarnos y dejarnos llevar por la misma rutina de siempre vaciándonos en la creencia de que algún día las cosas cambiarán. Espero que no vivas esperando ese día porque cada minuto que esperes será un minuto malgastado.

¿Quieres amar? Ama. ¿Quieres arriesgar? Arriesga. ¿Quieres sentir? Siente. ¿Quieres aprender? EQUIVÓCATE. Y no temas a hacerlo una y mil veces porque analizar y reflexionar acerca de tus errores es la mejor forma de aprender.

Pero ante todo no tengas miedo a ser tú. No temas a mirarte al espejo durante un plazo ilimitado de tiempo y a acariciar cada una de tus imperfecciones. Si te sirve de algo te diré que todos las tenemos, pero la diferencia entre ese todos y tú es que en tus manos reside la posibilidad de conseguir que esas imperfecciones se conviertan en lo mejor de ti. La perfección aburre.

Si no te gusta lo que te rodea, no esperes que sean los demás quienes cambien lo que sientes cerca de ti ni lo que sientes DENTRO de ti. Sólo tú puedes decidir cómo quieres manejar todo ello y actuar en consecuencia.

Pero, hagas lo que hagas, no olvides que compartimos un escenario común. Puedes formar parte del reparto o interpretar el papel protagonista, pero en este caso no importa. Todos pisamos el mismo escenario y de nosotros depende dibujar el guión que, aunque nos cueste aceptarlo, continuará cuando baje el telón.

No elegimos estar aquí, pero estamos. Y apuesto que también tú te emocionaste escuchando una canción, te maravillaste al contemplar un paisaje, te abrumaste cuando estuviste a punto de perder a alguien o viste marchar a esa persona que te hacía sentir tan especial.

También tú te enamoraste del primer arco iris que contemplaste en el cielo, te perdiste en la inmensidad del mar sintiéndote tan infinito cómo lo es él, y también te acostaste con una sonrisa en los labios después de una noche para el recuerdo.

Aunque siempre quedará algo de nosotros en cada lugar por el que hayamos transitado, esta vorágine que llamamos mundo continuará girando cuando no estemos. ¿Qué escenario queremos dejar a quienes vendrán? No permitamos que ser trapecista sea la única opción ni dejemos tan sólo una cuerda floja vacilando por las esquinas.

No nos conformemos con ser el o la malabarista de este circo que llamamos mundo. Puede que al final todo resbale entre nuestras manos y el roce sea tan efímero que ni consigamos sentirlo.

Hasta que ese momento llegue podemos seguir asomándonos a la ventana o podemos decidirnos a traspasar la puerta, no sin llevarnos unos cuantos porrazos por el camino. ¿Pero sabes? Quien no arriesga no conoce y quien se marcha sin haber sentido, muere sin haber vivido.

Anuncios

4 comentarios en “SÉ EL CAMBIO QUE QUIERES VER EN EL MUNDO

    • Eso es, tita… Y pisando muy fuerte y sin perder de vista el camino que queremos tomar… A veces la niebla nos puede cegar, pero… La niebla también se desvanece y nos permite ver de nuevo.

      Un besazo muy grande.

      Ali

  1. Hola Alicia! Me encanta, es como coger a alguien o cogerte a ti mismo de los hombros y sacudir fuertemente, ¡Despierta!
    No nos gusta tener la responsabilidad, nos lo han enseñado desde pequeñitos y lo seguimos enseñando a quien viene después. Nos han dicho que tenemos que ser obedientes, que alguien o algo de fuera de nosotros tiene que darnos permiso para tener otra vida… Y ya va siendo hora de recuperar el control.

    Me encanta lo de mirarte al espejo durante un buen rato porque creo que la primera conexión que necesitas para recuperar el control de tu vida es contigo. Necesitas valorar esa relación por encima de todo porque sin ella no hay autenticidad en la vida de cada uno.

    Gracias por este articulo 😊

    • Muchísimas gracias por tu comentario, Ame!!

      Como dices, ya va siendo hora de que recuperemos el control de algo muy importante que, aunque sea un regalo, nos pertenece. Ese regalo se llama VIDA y, seguramente, es lo más preciado que tenemos.

      Podemos malgastarla dejándonos llevar por la corriente del río y seguir haciendo lo que se espera de cada uno de nosotros, o podemos mirarnos al espejo, dedicarnos un acto de honestidad, escucharnos, conocernos y poder tomar las decisiones necesarias para cambiar aquello que no nos hace sentir bien.

      Esta vida es demasiado corta para desperdiciarla con las personas incorrectas en actos incorrectos, ¿no crees?

      Gracias a ti por leerlo y por dedicar unos minutos a expresar tu opinión.

      Un abrazo,

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s