LA IMPORTANCIA DE EXPRESAR LOS SENTIMIENTOS. POR QUÉ A VECES NOS SENTIMOS TAN LEJOS CUANDO ESTAMOS TAN CERCA (Y POR QUÉ A VECES NOS SENTIMOS TAN CERCA CUANDO ESTAMOS TAN LEJOS)

"Pequeños" gestos que marcan la diferencia

A raíz de perder de forma inesperada a algunas personas a las que quise (y sigo queriendo)mucho, la pérdida de los seres queridos se convirtió en uno de mis mayores miedos.

Un miedo que, aunque lo haya conseguido superar después de muchos años, me ha dejado como legado algo que forma parte de mi copyright emocional: la necesidad constante de transmitir a quienes quiero lo importantes que son para mí.

Esta necesidad comunicativa se reflejaba en su máximo resplendor durante la época en la que pasé por el instituto y en más de una ocasión (y de dos) me costó que mis amistades me tacharan de pastelosa y cursi.

Sin embargo, ahora que han pasado catoce años y la madurez me acompaña un poquito más, me he dado cuenta de que en realidad comunicar o demostrar a tus seres queridos lo mucho que los necesitas no es motivo alguno para sentirse acomplejada por atreverte a expresar lo que sientes. Ni de lejos, vamos.

Estoy segura de que, si lo pensáis por un instante (quizás no necesitéis ni pensarlo…), estaréis de acuerdo conmigo en lo importante que es sentirse querido, valorado y, en definitiva, importante entre las personas que consideramos más cercanas de nuestro entorno social.

Solemos vivir a un ritmo tan frenético, en ocasiones tan espeluznante, que corremos el riesgo de olvidar lo que realmente importa y tachar como innecesario transmitir a quienes queremos cuán importantes son en nuestra vida.

Personalmente, me negué, me niego y siempre me negaré a cometer ese error en la medida de lo que pueda (soy humana y muchas veces pego unos patinazos que aupa…).

Uno de los aspectos que considero más fundamentales durante mi paso por este mundo es el poder irme algún día con la tranquilidad de haber repartido entre mi entorno todo el amor que he sido capaz de dar. Sin límites, sin reparos, sin condiciones ni reproches.

Debo reconocer que a veces no lo consigo.

Según dicen quienes me conocen bien (y creo que en esto no puedo hacer otra cosa que no sea darles la razón), necesito recibir mucho cariño y atención (que no protagonismo). Ahora que estoy escribiendo estas palabras me cuestiono… ¿Y quién no?

A pesar de todo ello, por lo que he podido apreciar a mi alrededor, todavía nos cuesta (evidentemente, hay a quien más y a quien menos…) exteriorizar lo que sentimos.

Demostrar lo que sentimos no siempre precisa de palabras. A veces, una mirada cómplice, un abrazo a tiempo o una simple caricia calan más hondo que mil palabras. ¿Estás de acuerdo?

No conozco a una sola persona que no necesite recibir cariño.

También sé de quienes intentan vivir sin necesitarlo y fingiendo no esperar nada de los demás, pero, en el fondo, esas personas se siguen emocionando cuando las abrazas y les haces saber lo que te hacen sentir.

Entonces… Si sentir afecto es tan necesario…

¿Por qué a veces nos cuesta tanto comunicarnos y expresar nuestros sentimientos?

EL TEMOR AL RECHAZO

Te suena, ¿verdad?

¿En cuántos momentos has silenciado lo que sentías por temor al rechazo? Creo que esta situación la vivimos todos como mínimo en una ocasión a lo largo de nuestras vidas.

Es un temor lógico, comprensible. ¿A quién le gusta sentirse rechazado? Obviamente, a nadie. No obstante, desde mi punto de vista, no debemos permitir que esta sensación nos limite a la hora de tomar decisiones.

Aunque pueda sonar algo radical, creo firmemente que dejarse vencer por el miedo es un acto de cobardía.

En este sentido y hablando desde mi propia experiencia, conforme he ido creciendo he preferido siempre arriesgar y expresar lo que sentía a guardar silencio y vivir en la penumbra de la duda y del letal “¿y si…?”.

En mi vida no hay lugar para las preguntas sin respuesta, así que, aunque no guste, es preferible vivir con una respuesta a combatir el día a día entre mares de dudas.

EL MIEDO A SENTIRNOS VULNERABLES

He aquí la razón por la que en infinitos momentos me ha costado muchísimo o, incluso, he renunciado a expresar lo que sentía.

Los sentimientos y emociones forman parte de nuestra parcela más íntima, aquella que generalmente no estamos en disposición de compartir con cualquiera. Esta parcela se corresponde con nuestro lado más personal, justo el mismo que solemos proteger como si de un gran tesoro se tratase. Y es que… ¿Quién dice que no lo sea?

Compartir con alguien nuestros secretos más inconfesables no es algo que vayamos haciendo por ahí de forma gratuita. Son precisos una confianza y un vínculo lo suficientemente fuertes e intensos para decidir hacer partícipe a alguien de nuestros sentimientos y confesiones más comprometidas.

En mi opinión, la sensación de vulnerabilidad ejerce una influencia muy considerable en la expresión de nuestras emociones, por el elevado grado de exposición personal que conlleva.

Estoy segura de que a ti, que estás leyéndome, tampoco te gusta sentirte vulnerable, ¿verdad?

EL ASOMO DE NUESTRO VERDADERO YO: LA TIMIDEZ, LA VERGÜENZA Y OTROS RASGOS DE LA PERSONALIDAD

Algunos rasgos de la personalidad como la timidez también pueden condicionarnos sobremanera a la hora de expresar los sentimientos y de comunicarnos con los demás.

Si ya resulta difícil e incluso comprometido cuando eres una persona sociable y abierta, no puedo ni imaginarme cómo debe resultar cuando eres tímido o tímida.

Como no tengo mucha experiencia en lo que a timidez se refiere, prefiero recomendarte la lectura de este artículo de la psicóloga Yolanda Pérez. ¡Espero que pueda serte útil!

LA RETICENCIA A LA DEPENDENCIA EMOCIONAL Y AL RECONOCIMIENTO DE NUESTRAS PROPIAS NECESIDADES

Otro de los aspectos que pueden conducirnos a sentirnos vulnerables si no se gestiona adecuadamente es el depender de los demás para encontrar nuestro propio bienestar personal. Este factor, conocido como dependencia emocional, puede influirnos negativamente a la hora de expresar nuestros sentimientos de forma natural.

¿Por qué? Existen algunas personas que, ya sea por las experiencias personales que han vivido o bien por los propios rasgos de su personalidad, presentan una mayor reticencia a la hora de reconocer sus propias carencias afectivas.

Este aspecto suele estar bastante relacionado con el miedo al rechazo, por lo que este tipo de personas intentan convencerse constantemente de que no necesitan a nadie externo para satisfacer sus necesidades emocionales.

En mi opinión, intentar convencerse de que se es autosuficiente no es más que una forma preocupante de dar la espalda a lo que nuestras relaciones sociales pueden aportarnos en lo que al propio desarrollo personal se refiere.

En conclusión, creo que los miedos presentan una oportunidad inmejorable de avance y crecimiento, que pueden superarse mediante diferentes técnicas aplicadas con algo de tenacidad y perseverancia, aunque ya te hablaré de ello con más detalle en mi artículo de la semana próxima.

Por último, y teniendo en cuenta mis propias experiencias, me gustaría animarte en esta tarde de domingo a acercarte a quienes te importan y hablarles de cuánto aportan a tu vida. Sin miedos ni tapujos. Estoy segura de que esas personas también tendrán algo que decirte…

Sé que cada día que pasa no vuelve y también sé que el mañana a veces puede quedar demasiado lejos.

No desaproveches jamás el momento de ahora ni nunca dejes de expresar lo que sientes por tener la convicción de que “no hace falta, ya lo saben”.

Quizá lo sepan, pero… En realidad, nunca está de más que te lo recuerden.

Foto: Quiero dar las gracias a mi amiga Elena por darme permiso para utilizar su foto en este artículo de mi blog. En su día, me enamoré de esta foto, en la que mi amiga Ele aparece paseando con una buena amiga suya. Imágenes como esta son las que demuestran que, a veces, las palabras… Sobran…

Anuncios

13 comentarios en “LA IMPORTANCIA DE EXPRESAR LOS SENTIMIENTOS. POR QUÉ A VECES NOS SENTIMOS TAN LEJOS CUANDO ESTAMOS TAN CERCA (Y POR QUÉ A VECES NOS SENTIMOS TAN CERCA CUANDO ESTAMOS TAN LEJOS)

  1. No creo que sea nada malo decir las cosas como las piensa uno, es signo de autenticidad.

    Eso si, siento discrepar un poco de la perspectiva de que sea tan importante decirles a las personas que queremos que son importantes para nosotros con palabras tan a menudo. De hecho, en mi experiencia, por regla general quien dice mucho lo que te quiere o aprecia, en general no lo suele acompañar con hechos, que para mí si que tienen radicalmente mucho más peso que unas palabras. Hechos son amores y no buenas razones…

    Para mi que una persona priorice para verme, para tomarse algo conmigo o un viaje, que me dedique su tiempo vale muchísimo más que me diga que me echa de menos o me quiera y luego no haga nunca por pasar tiempo de calidad conmigo.

    Ojo, que no digo que no sea necesario expresar con palabras lo que uno siente, sino que desde la perspectiva de los que la sociedad llaman “timidos”, pensamos que valen mucho más los hechos que las palabras. Tampoco creo que haya que confundir no ser expresivo en ese aspecto, quiera decir que uno no pueda ser cariñoso y sea un cardo. Una cosa no quita la otra.

    • Hola Miguel!!

      Qué ilusión “verte” por aquí!!

      Estoy totalmente de acuerdo con tu punto de vista, por eso en ocasiones en mi artículo hacía referencia al “expresar” o “demostrar” de forma general lo que nos importan los demás, en el sentido amplio de los dos términos. Quizá no he sabido expresar bien lo que quería decir, pero gracias a ti he podido puntualizar!! 🙂

      Estoy contigo en que los hechos tienen muchísimo más valor que unas palabras bonitas de vez en cuando. Por algo se dice que las palabras se las lleva el viento, ¿no?

      Gracias de nuevo por pasarte por aquí y por tu comentario!!

      Ali

  2. Ali!!

    Aquest dels sentiments és el tema de la meva vida. Jo sóc bleda, cursi i pastelosa (tot i q se’m fa estrany parlar castellà amb tu canvio d’idioma per respecte a la resta dels teus lectors de fora de Catalunya…).

    Pues eso, soy tremendamente pastelosa expresando mis sentimientos, siempre estoy abrazando y diciendo ‘te quiero’ pero sólo a los más íntimos, a los de casa… Hay más gente en mi vida, que me parecen encantadores, que por el ‘roce’ del día a día y por su trato he llegado a tenerles un gran cariño y soy incapaz de decírselo. Por vergüenza y por timidez.

    Creo que la vez que tomé la iniciativa con mi marido invertí en ese paso toda la osadía y valentía que me habían concedido al nacer. La gasté toda pero la inversión me valió la pena…

    Me encanta un post así porque te pega, porque eres una persona muy sensible y porque ahora que sé que también tienes tu punto rebelde reconocido 😉 Me pareces más auténtica.

    Yo no lo soy tanto pero me siento muy cómoda en mi papel de ‘frívola’ porque me protege de ‘agresiones’ externas. Comodona? Cobarde?… Tal vez, pero de todo tiene que haber…jejeje.

    Enhorabona per aquest article tan maco i tan ben plantejat i MOOOOOOOOOLTSSSS PETONETS!!!!!!!!!

    • Moltíssimes gràcies per les teves paraules, Eva!! Com dius, ha d’haver tot en aquest món, per sort, hi ha espai per tothom!!

      Està molt bé conservar forces i valentia per utilitzar-les en aquells moments de la teva vida en què creus que fer-ho val la pena… En l’aspecte sentimental, també he apostat fort quan ho he cregut convenient i, encara que no sempre m’hagi anat com esperava, l’intent ha valgut la pena…

      Respecte a la meva rebeldia reconeguda (jajaja), tot just l’acabes de començar a descobrir… Això acaba de començar!! Jajaja.

      Molts petons també per tu!!!

      Ali

      —-

      Muchísimas gracias por tus palabras, Eva!! Como dices, tiene que haber de todo en este mundo, por suerte, hay espacio para tod@s!!

      Está muy bien conservar fuerzas y valentía para utilizarlas en aquellos momentos de tu vida en que crees que vale la pena hacerlo… En el aspecto sentimental, también he apostado fuerte cuando lo he creído conveniente y, aunque no siempre me haya ido como esperaba, el intento ha merecido la pena…

      Respecto a mi rebeldía reconocida (jajaja), justo acabas de comenzar a descubrirla… Esto acaba de empezar!! Jajaja.

      Muchos besos también para ti!!!

      Ali

  3. pues yo necesito decir siempre lo que siento por mis seres queridos… es algo muy sano aunque sea pasteloso…y sufro mucho pensando en el día que no estén por eso quiero que sepan lo que siento por ellos…

    me encanta tu artículo

    • Marisol, muchas gracias por tu aporte y por compartir un pensamiento tan personal por aquí.

      ¿Sabes? Sobre lo que comentas prefiero siempre vivir el hoy, hacer lo que me apetece y siento hoy, y no pensar demasiado en lo que puede suceder mañana. En cuanto a la pérdida de los seres queridos, soy consciente de que algún día llegará el momento de decir “hasta luego”, prefiero disfrutarles, quererles y mimarles hoy, y mañana… Mañana es…

      Un fuerte abrazo!!

      Ali

  4. Ali… Gracias por escribir tan bonito. Un artículo real, veraz, de los de verdad, de aquello de…tienes más razón que un santo. Es sano, terapéutico y evita muchos traumas educar en esa inteligencia emocional que tanto cuesta enseñar a padres y educadores.
    El tema espinoso está cuando abrazas y besas y dices tantos te quieros y no recibes la misma respuesta…y te agotas, y te rindes, y te deja un poso de pesadumbre y desánimo tremendo. Estoy refiriéndome a los hijos. No hay amor más grande y más inconmensurable y desinteresado que el de una madre a unos hijos, aunque a veces tenga una respuesta cruel.
    Feliz de haberte conocido preciosa!! Besos desde tu querida tierra

    • Muchísimas gracias por tus palabras, Inma.

      Por todos es sabido que las relaciones parentales no siempre han sido tarea fácil. Por experiencia propia te diré que aprendemos a valorar más a la familia cuando maduramos o, en su defecto, después de haber superado determinadas circunstancias.

      Aún así, te diré que no hay nada más bonito en esta vida que ofrecer a los demás todo el amor que seas capaz de dar, aunque no siempre sea del todo correspondido ni agradecido. Estoy convencida de que, tarde o temprano, se recogen las semillas de lo que hemos sembrado.

      Igualmente te digo, todo un placer haberte conocido en persona!

      Un fuerte abrazo desde Barcelona.

      Ali

  5. Waaaaaoooo es increíble,como me identificó con este documento,tan bn formulado y expresado…Es el primero q leo y quiero mas;ahora entiendo x q soy tan expresiva;y aun mas desde el día q perdí al ser q mas amaba…estoy d acuerdo waaaooo Te Felicito,Dios te siga bendiciendo e iluminando,como también lo ha hecho conmigo.

    • Hola!

      Muchas gracias por tus palabras! Me alegra muchísimo leer que mi artículo te ha servido para comprenderte mejor y tomar conciencia sobre algunos aspectos importantes.

      Un abrazo grande desde Barcelona!

      Ali

  6. Ciertamente…y con el paso x diferentes situaciones que se mencionan en esta nota… Estoy cada vez más convencida de que todo lo reflejado en ella , es absolutamente compartido 100% y así…tal cual creo que hasta hoy nunca había leído algo que me identificara totalmente en mi sentir y entender….milll gracias gracias gracias por compartir x estar y ser una ayuda para quienes transitamos este plano!! Bendiciones y abrazos de inmensa Luz para ti y todo los seres…💜💜💜🙏

    • Hola Shir!

      Mil gracias a ti por compartir conmigo sensaciones y palabras tan bellas.

      Es todo un honor recibir un comentario como el tuyo y te lo agradezco de todo corazón.

      Te envío un abrazo muy cálido desde Barcelona!

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s