CINCO IDEAS QUE DEBES AHUYENTAR DE TU VIDA LO ANTES POSIBLE

Jaque_mate

¿Te has planteado alguna vez cuántos son los pensamientos que a veces se cuelan en tu mente y te limitan sin que tomes verdadera conciencia de ello? ¿No? Pues te haré una confesión: yo sí. Muchas veces. Infinitas, tantas como las revisiones que hago del rumbo que está tomando mi vida.

Hoy voy a hablarte de cinco de ellas, que se corresponden con las que más intento alejar de mi cabeza y que, además, he oído en boca de terceras personas con mayor frecuencia. Seguro que alguna te resulta familiar… ¡¡Empecemos!!

1.- EL TIEMPO LO CURA TODO (O SU PRIMA HERMANA: EL TIEMPO PONE TODO EN SU LUGAR)

¿Desde cuándo el tiempo tiene la capacidad de tomar las riendas de tu vida o posee el don de decidir por ti? ¿Entonces? ¿Por qué sigues convenciéndote de que el tiempo lo cura todo?

No te confundas. Eres tú quien aplica los cambios pertinentes para superar aquellas situaciones que te han resultado desagradables o que te han afectado “negativamente” (y sí, lo indico entre comillas porque de todo lo aparentamente negativo también pueden sacarse cientos de lecciones positivas).

Se trata de tu actitud, no del tiempo. Es tu forma de afrontar las adversidades y de enfrentarte a las circunstancias menos confortables lo que realmente contribuye a que, con el paso del tiempo, puedas decir que una situación X forma parte del pasado.

Si lo piensas por un momento, te darás cuenta de que encerrarte en tu habitación o acomodarte en el sofá dejando pasar las horas (es decir, presentar una actitud pasiva) no te ha ayudado a resolver nada, como mucho te habrá servido para dar rienda suelta a tu autocompasión y a tu enfado con el resto del mundo. Con todo lo que hay al otro lado de la ventana!! Desde luego… Del todo imperdonable…

2.- LAS COSAS BUENAS SÓLO LES LLEGAN A QUIENES ME RODEAN, PERO A MÍ SEGURO QUE NO

¿En serio piensas así? Ey, ya puedes estar apretando el botón de RESET pero ya y cambiar la sintonía…

¿Quieres que lleguen cosas buenas a tu vida? ¿Sí? ¿Entonces me puedes decir dónde te han dicho que quedándote de brazos cruzados es una buena forma de propiciar oportunidades positivas? Más que nada, para ni acercarme por ahí…

Los cambios jamás llegan por casualidad ni son fruto de la nada, así que si pensabas así, te animo a que reflexiones sobre ello el tiempo que necesites y consideres necesario. Por lo que he podido comprobar, las grandes oportunidades y las noticias positivas siempre llegan a razón de algún tipo de inversión (y no me refiero a la económica, que a veces también ayuda).

Horas de trabajo, esfuerzo, duros entrenos, decisiones importantes, sacrificio…  Son algunas de las monedas de cambio que suelen desembocar en resultados positivos. ¿Quieres algo? Ve a por ello. Así de simple. ¿Qué te lo impide?

Si hablas con esas personas de tu entorno a las que les han llegado esas “cosas buenas” te contarán enseguida que el camino no fue fácil y que, con toda seguridad, realizaron alguna inversión y se esforzaron para conseguir aquello que deseaban.

Una llamada a la puerta adecuada, una decisión en un momento clave, un acto de honestidad con un@ mism@, la concentración de todos los esfuerzos en algo en concreto… son algunas de las acciones que acercan a las grandes oportunidades, las mismas que algún día también te pueden llegar a ti. ¿Cuál es la diferencia entre esas personas de tu entorno y tú? Sin lugar a dudas, la actitud.

3.- EL CLÁSICO “NO PUEDO”

Vas por la calle. Caminas por una calle repleta de árboles en su máximo esplendor. Seguidamente, tomas el primer cruce a la derecha y sigues caminando por otra llena de bancos vacíos. Y continuas… Una calle, tras otra y otra… Cada una de ellas con un encanto distinto al de la vía anterior.

Ahora respóndete a la siguiente pregunta: ¿en alguna encontraste alguna barrera que te impidiera seguir caminando? Entonces, si en la realidad, pudiste avanzar, ¿por qué no permites que tu mente haga lo mismo y dejas que sea tu mejor compañía en el sendero?

Ahí lo dejo.

4.- AHORA NO ES EL MOMENTO

La reina madre de las excusas. Te resulta familiar, ¿verdad? ¡Y a quién no! Nadie nos salvamos de haber caído en sus usurpadoras redes alguna vez… Usurpadoras de sueños, de ilusiones, de sonrisas… Usurpadoras al fin y al cabo…

Las circunstancias ideales y perfectas no existen, no han existido y no existirán. ¿Sabes por qué? Porque siempre que, conscientemente o no, tengas miedo a tomar una determinada decisión o creas que no es el mejor momento para llevarla a cabo, acabarás encontrando una excusa que te aleje de ese pensamiento porque estáras emitiendo a tu mente la señal perfecta para que te proporcione esa excusa.

Evidentemente, no es necesario decir que hay situaciones incuestionables que merecen una atención real y que no precisan de justificación alguna más que sí mismas. Por supuesto, dejo esas situaciones a un lado y no es a eso a lo que me refiero en este punto.

A la idea que hago alusión es en este apartado es aquella a la que acudimos cuando nos falta el valor para propiciar un cambio o para enfrentarnos a una situación que nos incomoda porque no se corresponde a la que nos hemos habituado y, además, nos presenta un desafío en algún sentido.

Si las circunstancias perfectas no existen, ¿por qué no las creas tú? 🙂

5.- OJALÁ LO HUBIERA TENIDO TAN CLARO ANTES

Coge el mando porque si por el motivo que sea esta frase viene a tu cabecita muy a menudo últimamente toca cambiar de canal ya!!

La claridad de las ideas es algo inherente a la madurez y al aprendizaje que se va asumiendo según vamos haciendo nuestro vida, así que, si en algún momento te arrepientes de no haber visto o decidido algo antes, te invito a darle la vuelta a la tortilla.

En lugar de sumergirte en esta idea tóxica, alégrate de vivir lo que has vivido, sonríe por haberlo experimentado y da las gracias por haber aprendido de ello. Los errores pueden ser nuestros mejores amigos e, incluso, con el tiempo, es muy posible que dejes de ver esas experiencias o situación concreta como un error.

Siempre he sido del pensamiento que las lecciones se aprenden en el momento que se deben aprender y, con frecuencia, van acompañadas del momento en que la predisposición por parte del sujeto aumenta por un motivo en particular (llamémoslo frustración, engaño, etc.).

Por ese motivo, te animo a que no te lamentes por no haber sido capaz de detectar algo antes, sino a que te alegres por haber tenido el valor de aprender de ello y presentar la predisposición de enfocar tu vida de forma más coherente con tus valores. ¡Enhorabuena!

Estas son cinco de las ideas de mi lista negra… Si te gusta este artículo, quizá haya una segunda parte, así que… Espero tu opinión!! Gracias!!

Y si te animas a compartir alguna de las ideas que tú intentas alejar de tu vida, mejor que mejor!! Esto sin ti no tendría demasiado sentido… 🙂

Fuente de la imagen: http://elsol.com.bo/

Anuncios

5 comentarios en “CINCO IDEAS QUE DEBES AHUYENTAR DE TU VIDA LO ANTES POSIBLE

  1. Un post muy inspirador, como siempre. Hay que dejar el pasado atrás, dejar de lamentarnos por lo que no hicimos, por lo que hicimos o por cómo lo hicimos. Y mirar hacia adelante, sin ceder a la presión de no estar donde nos gustaría, a estas alturas de nuestra vida. Trabajar por lo que queremos, pasito a pasito, a nuestro ritmo. Y aprender siempre, de cada error y de cada acierto. Este es un ‘leitmotiv’ que deberíamos aplicarnos siempre, aunque a veces se nos olvida… ¡Gracias por el recordatorio! Va bien que de tanto en tanto alguien te meta en la cabeza de qué va este juego que es la vida…

    • Muchas gracias por tu comentario, Roger!! Tu comentario no es menos que un inmejorable resumen del mensaje que quería transmitir!!

      Me ha hecho pensar tu frase “mirar hacia adelante, sin ceder a la presión de no estar donde nos gustaría”. Quizá a veces sí es bueno abrir las puertas a esa presión, atreverse a tomar decisiones y SÍ estar donde nos gustaría, ¿no te parece?

      Un fuerte abrazo!

      Ali

  2. Me ha gustado mucho el post, me he identificado con algunos pensamientos y solo hecho a faltar uno: ¿Y si fallo? ¿Y si sale mal? ¿Y si lo estropeo todo?
    Supongo que no soy la única que lo ha tenido porque va de la manita del miedo y el yo no puedo (que ya has comentado aquí).

    • Hola Marta!!

      Las temibles dudas o la inquietud de saber si algo saldrá bien o mal es inherente al miedo, como dices. Creo sinceramente que este pensamiento es más latente en un período determinando de tu vida, coincidiendo muy a menudo con la salida de la universidad o los veinte y pocos…

      En mi caso, podría decirte que gracias a un viaje que disfruté intensamente a los treinta esas dudas y el temor a equivocarme se disolvió por completo.

      ¿Sabes? A pesar de todas las críticas que he recibido por decir lo que voy a contar a continuación, sigo defendiendo firmemente que SIEMPRE SIEMPRE SIEMPRE es mejor arriesgar y no quedarse con las ganas de intentar o probar algo si deseas hacerlo con todas tus fuerzas.

      No todas nuestras decisiones y/o proyectos van a traernos siempre los frutos que habíamos imaginado (aquí es donde interviene el genial don de controlar y racionalizar las expectativas), pero SEGURO que en el intento aprenderemos algo que nos ayudará en el futuro. Por eso siempre digo que no deberíamos permitir que el miedo nos paralice y nos bloquee hasta el punto de no ser capaces de expresar o hacer algo.

      Puede sonar a utopía, pero créeme, no lo es. Después de muchas y distintas experiencias, siempre me han pesado más los “¿y si?” que los “no salió cómo esperaba”.

      Muchas gracias por pasarte por aquí.

      Un abrazo enorme!!

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s