RECUERDOS DE UNA NOCHE DE VERANO

Entre_amigos
Noches en la que no hacen falta palabras

Si eres una persona observadora, seguramente te habrás percatado de que llevo casi un mes sin publicar nada… Y a lo mejor te has preguntado (o a lo mejor no…) en qué líos ando metida en los últimos días que no se me escucha decir ni “esta boca es mía”.

Pues si te soy franca, lo que he estado haciendo es pensar en mí y dedicar tiempo a aquello que realmente me roba una sonrisa sin necesidad de demasiados intentos y a algunas de las personas que más me han marcado durante mi adolescencia.

Estuve en Puebla de Sancho Pérez, en Badajoz, hace dos semanas. Por si aún no lo sabes, es el pueblo natal de mis abuelos paternos y la que considero mi segunda casa, y fue tan intenso todo lo que he vivido allí que he necesitado unos días para recomponerme.

Con el fin de aprovechar al máximo los dos mil doscientos kilómetros de viaje que separan Extremadura de mi lugar de residencia en Barcelona, me decidí a organizar una cena reencuentro con mis amistades de la infancia, aquellas que nacieron durante el verano de 1.998, durante mis primeras vacaciones allí.

Necesitaría varios artículos para poder compartir contigo todo lo que estas personas significan para mí. A pesar de nuestras idas y venidas (que las ha habido y probablemente las seguirá habiendo), es inmenso el cariño que guardo con quienes aparezco en la foto que encabeza este artículo.

Bien seguro sabes lo que es entenderte con alguien tan sólo con una mirada, leer la mente de quien tienes en frente tan sólo al observar la expresión de su cara, el tierno recuerdo del primer beso dado desde el corazón, la alegría de compartir algunas de tus primeras noches de fiesta, los primeros desencuentros amorosos en los que cualquier tontería parecía presagiar el fin del mundo…

Todos y un sinfín de entrañables recuerdos son los que me vinculan y me vincularán de por vida a estas personitas. Pasan los años, vas siendo testigo de cómo los caminos de unos y otros van tomando rumbos diferentes, pero no tiene precio alguno ni puede expresarse con palabras lo que se siente cuando dispones de toda una noche (como sucedió el día de la cena) para darte cuenta de que en realidad nadie ha cambiado tanto.

Porque en el fondo seguimos teniendo prácticamente los mismos miedos, las mismas inseguridades, las mismas tonterías, la misma forma de expresarnos y de llamar la atención, la misma necesidad de cariño que teníamos con quince años, cuando lo único que conseguía que todo cobrase sentido era el notar que alguien nos quería.

Es la magia que se siente al ver que tras cada cual sigue caminando la sombra de aquellos chiquillos traviesos de la piscina, que te dejaban la gorra a cambio de incordiarte algunas horas y que, cuando les veías alejarse, sonreías porque sabías que en el fondo esas personas te querían a su manera, aunque nunca te lo dijeran y nunca se atrevieran a compartir contigo sus pensamientos más íntimos.

Es la emoción que se siente cuando paras el reloj durante una noche y, por más copas que lleves encima, eres más consciente que nunca que a todas las personas que compartimos la velada nos unen los mismos recuerdos. Imborrables, auténticos, tiernos… Tan suyos y tan nuestros.

Y cuando llega el momento de partir no te importa encontrarte sola en un rincón del aeropuerto de Sevilla mirando por la ventana mientras las lágrimas de alegría acarician suavemente tus mejillas, recordándote que todo lo que dejas atrás es real y seguirá estando (aunque quizá no esperándote) cuando decidas volver.

Porque, por muchos kilómetros que hayan, sabes mejor que nunca que en ese destino siempre habrá un lugar para ti y un vacío que tan sólo tú puedes llenar, porque precisamente eso es lo que nos hace especiales, insustituibles e inseparables de nuestra forma de demostrar nuestro cariño.

Una vez en algún lugar leí: “no es más grande el que más espacio ocupa, sino el que más vacío deja cuando se va“. Cuanta y cuanta razón escondida tras cada una de estas palabras.

Hoy me siento capaz de decir que, aunque haya sido yo la que me he ido, el vacío que siento dentro de mí no puede ser mayor. He dejado atrás a personas con el corazón muy grande y que, a pesar de los errores que hayan podido cometer en la vida, no se rinden ante la caída entre bastidores y, por encima de todo, siguen siendo capaces de regalarte su mejor sonrisa.

Y, como vosotros sabéis, y como dijo Bécquer:

“Por una mirada, un mundo,

por una sonrisa, un cielo;

por un beso… Yo no sé

qué te diera por un beso”.

Para mí vuestra sonrisa vale todo ese cielo y, aunque desde aquí no pueda ver las estrellas, me acostaré cada noche feliz porque vosotros sí podéis verlas. Y para contemplarlas… No es necesario alzar la vista al cielo.

Anuncios

8 comentarios en “RECUERDOS DE UNA NOCHE DE VERANO

  1. Unas letras muy bien puestas Ali. Ha sido una explosión de sentimientos, reencuentros y recuerdos, agradables más para unos que para otros, según como le haya marcado lo vivido en ese pasado. Por mi parte, fue un cúmulo de emociones, era mi pueblo y amistades que por circunstancias de la vida tuve que dejar atrás de un día para otro, y aunque han pasado quince años de ello, y por muy cerca que esté de mi pueblo, me cuesta cada vez que voy. Pero nunca dejaré de ir por mucho que rule mi cabeza.
    Cada recuerdo nos lleva a un día, y cada día es el que forma nuestra vida.
    Un beso y hasta pronto, porque esa cena forma parte de mis recuerdos, y por lo citado anteriormente también de mi vida.

    • Muchísimas gracias por tu comentario, Mari.

      Lo más bonito de esos recuerdos es que seguirán estando ahí cuando necesites recurrir a ellos y podrás seguir sintiendo el calor del abrazo de esas personas cuando sea lo que quieras en ese momento.

      No hay circunstancias en la vida que consigan superar el poder del cariño auténtico, así que… Nunca lo olvides, cielo.

      Como bien dices, hasta pronto…

      Un beso muy grande!!

      Ali

  2. Pero que bien te expresas kerida y amiga Ali. Se me ponen los pelos como escarpias estas letras que expresas con tanta sinceridad. Un abrazo enorme y mil besos. DAVID ( Pero que bien habla mi Ali) jjajjajja

    • Y a mí lo que me pone los pelos como escarpias es que tú seas consciente de que cada una de las palabras que os dedico nacen de dentro y sepas de sobras que son sinceras.

      Cada cual tenemos nuestra forma de expresarnos, ¿sabías que sólo el 10% de lo que comunicamos lo hacemos de forma verbal? Imagínate…

      Un abrazo gigantesco de vuelta y nos vemos muy pronto!!

      Ali

      Pdta.- Infinitas gracias por dejar tu comentario y pasarte por aquí!! 🙂

  3. Me encanta como escribes… Es como un soplo suave en el oido, me relaja y me conmueve por dentro. Alicia, muchas gracias por compartir tus sentimientos de manera tan abierta

    • Muchísimas gracias por tus palabras, Luisa!!

      Debo reconocer que a veces no es fácil hacerlo e, incluso, en muchas ocasiones tengo muchas dudas acerca de si lo que escribo tiene algún sentido para alguien (a parte de para mí, por supuesto).

      Comentarios como el tuyo me animan a seguir adelante con este espacio, así que te lo agradezco infinitamente.

      Buen fin de semana!!

      Ali

  4. Hola Alicia, pero que bien escribes, y que artículo más real, te entiendo a la perfección, también tengo pueblo materno y paterno… Te mando un beso, seguiré mirando todo esto tan maravilloso que escribes…
    Marisol López

    • Hola Marisol!!

      Gracias por hacerme una visita!! Que tendrán los pueblos, ¿verdad? Tendemos a irnos de viaje a destinos paradísiacos cuando, en realidad, lo que nos inyecta las pilas queda más cerca de lo que a veces recordamos.

      Un besazo de vuelta!!

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s