CARTA A TODAS LAS MUJERES

Dejándome llevar... (Granada, 2015)
De regreso a Granada… (enero 2015)

Hoy voy a romper un poquito el silencio y voy a dirigirme a ti. Sí, a ti. A ti que acabas de aterrizar por aquí o llevas meses siguiendo mis pasos y compartiendo pensamientos, en público o no. A ti, que sentencias tu silencio entre cuatro paredes sintiéndote parte de un mundo en el que crees no encajar, y aún, sin embargo, crees que no tienes opción y has decidido seguir viendo lo mismo día tras día.

Sí, a ti. A ti, que, aunque aún no te hayas convencido de ello, vales muchísimo más de lo que crees. Porque, aunque ahora mismo estés segura de que no es así, el mundo de alguien se para cada vez que tú sonríes.

No es fácil vivir en un cuerpo de mujer. En su mente aún lo es menos. ¿Pero sabes? Nuestro cuerpo tiene una de las más bellas formas del universo, es capaz de expresar y susurrar una dulce melodía, tan suave y poderosa como las cuerdas de una guitarra. Con las mismas curvas, sin el mismo color.

Porque, aunque no lo creas, tú tienes algo que no tiene nadie más o nadie lo tiene como tú: cuentas contigo misma. Aunque a veces las lágrimas recorran tus mejillas como si de un baile sin fin se tratase, en realidad no estás tan sola como crees.

Y digo que no lo estás porque todas, alguna vez, nos hemos sentido igual que tú. Y eso es lo hace que entre nosotras haya una unión más fuerte que la que algunas personas llegan a experimentar en toda su vida.

Es posible que en un pasado no demasiado lejano intentaran convencerte de que no conseguirías nada por ti sola. Y espero que no lo creyeras. Es posible que en un pasado no demasiado lejano alguien intentase hacerte creer que te quería y fue capaz de obligarte a hacer algo que no te apetecía hacer. Y espero que fueras más fuerte que yo y te negases a hacerlo.

Por lo que me demostrais al escribirme, algunas de las mujeres que me leéis  estáis convencidas de que yo siempre he sido igual que ahora, que yo nunca he sentido miedo y que siempre he tenido la fuerza que sé que tengo ahora. No os equivoqueis, no te equivoques.

No soy una superwoman ni sé siempre lo que debo hacer. Tampoco siempre tengo la misma confianza en mí ni siempre pienso con la misma claridad. A veces yo también tengo que pedir ayuda cuando estoy desbordada y no sé qué camino tomar (gracias a mi familia y a mis amistades por aguantarme!!).

Pero hoy no quiero hablar de mí. Hoy quiero invitarte a que te escuches, a que te conozcas, a que te aceptes y a que seas quien creas ser. Tu vida es tan sólo tuya, y de nadie más. Tú sabes mejor que nadie qué necesitas y hacia dónde te gustaría ir. No desaproveches tu oportunidad para sentirte todo lo feliz que creas que puedes llegar a ser.

Y si sientes miedo o inseguridades no permitas que tiemblen tus piernas ante esa sensación. Ponte cómoda y aprende a aceptarlas como parte de ti, como parte de toda tu esencia, de lo que te distingue de las demás. Y estas palabras también son extensivas al colectivo masculino, aunque hoy haya querido dirigirme en especial a vosotras.

Toma conciencia de quien eres y de quien no.

Y cuando te levantes alguna mañana creyendo que no te quedan fuerzas ni sientas ilusión para continuar, recuerda que cada minuto que pases lamentándote no va a regresar y reflexiona si esa es la actitud con la que quieres afrontar tu vida. Estoy completamente segura de que encontrarás tus propias respuestas a esa pregunta.

Yo también me sentí alguna vez vacía y desilusionada. Pero con voluntad, infinito dolor y mucha perseverancia conseguí dejar atrás esa etapa y, como fruto de ello, nació este blog. Quizá lo que voy a decirte ahora podrá parecerte una barbaridad, pero he llegado a la conclusión de que es necesario sentirse vacía para saber lo qué es sentirse llena.

Ver de cerca el borde del precipicio nos permite augurar lo impactante que puede llegar a ser la caída y animar a echar a correr en dirección contraria. Y no dejar de correr nunca… Esto es lo que yo llamo el punto de inflexión.

Así que, dicho todo esto, mírate frente al espejo unos segundos y aprende a ver todo lo bueno que hay en ti. Seguro que es mucho más de lo que sabrías ver o serías capaz de reconocer a priori.

Por si mis palabras no te han bastado, voy a dejarte unos minutos con una mujer repleta de energía, una artista con una identidad indiscutible y capaz de arrancarte la mayor de tus sonrisas (extremeña tenía que ser…). Aquí está:

Espero que este artículo te haga pensar un poquito y saques algo positivo de él. Y… Si crees que puede servirle a alguien, comparte para que llegue un poquito más lejos mi mensaje… Cuanto más lejos… estaremos más cerca!

Anuncios

12 comentarios en “CARTA A TODAS LAS MUJERES

    • Muchísimas gracias, tita!! Me alegro de que te haya gustado.

      Estoy convencida de que precisamente tú eres una de las personas que mejor puede entender lo que se enconde tras mis palabras.

      Un beso grande!!

      Ali

  1. Muy real, muy claro… pero a veces tan difícil llevarlo a cabo… ojala siempre nos valorásemos pero a veces es complicado…pero hay que hacerlo porque lo valemos!! Bravo Alicia

    • Hola Marisol!!

      Muchas gracias por tus palabras!! Sí, tienes razón en que en ocasiones resulta difícil, pero es que conozco mujeres que tiran la toalla antes de intentarlo!! Esa es la actitud que creo que debemos evitar y cerrar bajo llave en el baúl que esté más lejos de nosotras!!

      Y claro que lo vales!! Nunca te quepa duda de eso!!

      Un abrazo grande!!

      Ali

  2. Muy bonito el artículo y reflexión. Es estupendo leerte, siempre llena de esa gran energía positiva. Lo que pasa es que muchas veces es difícil valorar lo bueno que llevamos dentro… Es una constante lucha

    Besitos

    • Hola Luisa!!

      Gracias por tus palabras. No siempre es sencillo dejar a un lado los pensamientos negativos y tóxicos que a veces intentan colarse por mi mente y transformarme en Mrs Hyde!! jajaja.

      La perseverancia es una de las cualidades más importantes y que más valoro en las personas. Me ponen de los nervios quienes quieren conseguir el máximo al mínimo esfuerzo y en el mínimo tiempo… Sí, es una lucha constante, pero… Que merece la pena!!

      Por otro lado, nuestras inseguridades nos juegan a menudo muy malas pasadas, pero si hay algo que he aprendido es que los demás no pueden valorar en nosotras aquello que nosotras mismas no valoramos. ¿Comprendes?

      Inconscientemente proyectamos nuestros miedos y atraemos que nuestro entorno tenga la misma (o incluso peor) imagen que la que tenemos de nosotras mismas. Por esa razón, creo que debemos prestar mucha atención a lo que pensamos, decimos y hacemos.

      Muchos besitos también de vuelta y mil gracias por leerme!!

      Ali

  3. Hola Alicia,

    La verdad es que tienes toda la razón en esta entrada. Una debe de conocerse, de tomar conciencia de quien es.

    Siempre hay una evolución en las personas, algunas alegremente mejoran otras tristemente empeoran. Me atrevería a decir que nosotras dos estamos en el primer grupo. Es muy difícil no cometer errores en esta vida, yo diría que imposible. Los errores siempre van a estar, pero debemos aprender de ellos, como mínimo habrán sido errores útiles.

    Un placer haberte conocido en persona, disculpa si hablo mucho, pero cuando estoy nerviosilla soy una cotorra!

    Saludos,
    Miriam

    • El placer ha sido mío, Miriam!! Y no te preocupes, contabas cositas interesantísimas, así que no pidas disculpas!! 🙂

      Es importantísimo dedicar tiempo a conocerse una misma: tomar conciencia de nuestras manías, deseos, sensibilidades, objetivos, virtudes, defectos… Hay algo que me parece bastante curioso en ese sentido: solemos esperar que los demás nos acepten cuando, en muchas ocasiones, no nos aceptamos ni nosotras mismas.

      La clave está en la intención de avanzar. Si ésta es inexistente, ya podemos pasar cincuenta veces por la misma situación, que seguiremos topando contra la misma piedra. Si, en cambio, aprendemos a leer entre líneas lo que esconde la primera lección, esta actitud nos facilitará el realizar pequellas acciones que nos permitan ir avanzando progresivamente.

      Dicen que nunca es tarde si la dicha es buena, ¿no? Pues eso, sin prisa pero sin pausa, pero siempre hacia ADELANTE!!

      Un abrazo!

      Ali

  4. Ali a diario trabajo en una mejor mujer, a diario combato esas batallas internas que me han llevado a salvarme por dentro y a dejar atrás esas erróneas creencias que muchas personas pudieron haber dejado en mí, haciéndome creer que no valía, yo también he estado sola, pero convertí a la soledad en una alíada. Las mujeres vamos a salvar el mundo, pero debemos salvarnos a nosotras primero, convencernos lo grandiosas que somos, tal como lo expresas en tu post, y ayudar a otras mujeres que están despertando a la vida y mostrarles el camino de la consciencia, sabiendo que cada quien tiene su ritmo y que el proceso de cada quien es muy diverso, pero todos los caminos nos llevarán hacia la plenitud de la vida.
    ¡Un gran post de valoración y entusiasmo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s