EMPRENDER Y NO MORIR EN EL INTENTO

Emprendimiento

Creer que el contexto actual no es el idóneo para desarrollar un proyecto o una idea de negocio es una convicción bastante generalizada, a la vez que errónea. Habitualmente pensamos que en días de transición o en los que los cambios sociales y económicos asoman con mucha frecuencia a nuestra ventana es más prudente frenarse y esperar que vengan tiempos de más “estabilidad” para recuperar y madurar aquella idea que se nos ocurrió algún día y decidir comenzar a desarrollarla.

En mi opinión, recurrir a esta idea por miedo a la incerteza o al fracaso es un grave error. ¿Por qué? Porque si hay algo que en nuestro subconsciente nos invita a pensar que no debemos trabajar en algo, con toda probabilidad encontraremos mil excusas para no hacerlo.

Seguidamente, voy a intentar ofrecerte algunas pautas que a mí me han sido útiles a la hora de tomar la decisión de emprender un proyecto o no, y que espero que puedan servirte de orientación si en este momento las dudas se han apoderado de tus capacidades y te encuentras en fase de standby.

DISTINGUIR UNA BUENA IDEA ENTRE TODO AQUELLO QUE NO LO ES

Desde la humildad y mi propia experiencia (que también incluye la observación y el aprendizaje que he hecho como testigo de iniciativas ajenas), puedo decirte que he llegado a la conclusión de que la expresión “una buena idea” es un término bastante relativo porque, en general, los proyectos o visiones de negocio suelen tener como objetivo satisfacer las necesidades de alguien o de un colectivo en particular y, en este sentido, podemos encontrar gustos para todos los colores.

Sin embargo, sí existen una serie de pautas que a mí me han ayudado (y mucho) en el momento de decidir si iniciar un nuevo proyecto o no. Básicamente, estas pautas que me han servido se corresponden con estos tres planteamientos:

  1. ¿Mi idea puede aportarme algo positivo a nivel personal?
  2. ¿Mi proyecto o idea de negocio puede aportar algo positivo a mi entorno o al público al que va orientado?
  3. ¿Mi idea presenta algún valor añadido a la sociedad en general? ¿Es novedosa en algún aspecto?

Si la respuesta a estas preguntas es favorable en general, para mí te encuentras ante una buena idea sin lugar a dudas. ¿Por qué? Es básico que aquello que deseamos hacer nos motive y nos aliente a no perder la toalla, aún cuando en su fase inicial (ya se sabe que los comienzos no suelen ser fáciles) no obtenemos los resultados esperados.

Si nuestra idea de negocio o proyecto están orientados a terceros es fundamental que pueda aportar algo positivo y novedoso en algún sentido, ya que de lo contrario no resultará atractivo ni susceptible de captar atención, lo que con bastante probabilidad puede desembocar en “fracaso” (sí, añado esta palabra entre comillas porque de todo lo opuesto a lo que generalmente asociamos con el éxito -tema del que voy a hablaros muy próximamente- también podemos extraer una gran oportunidad de negocio).

ALGUNAS CLAVES Y PUNTOS IMPORTANTES A TENER EN CUENTA

Irremediablemente, toda novedad está asociada a unas sensaciones más que conocidas por todas las personas que han decidido aventurarse en el mundo emprendedor alguna vez: el miedo y la incerteza.

A continuación, voy a permitirme la licencia de darte algunos consejos con la finalidad de ayudarte a vencer esas “barreras invisibles” que a veces nos frenan y nos impiden construir y crear algo que quizá pueda aportarnos sensaciones y resultados mucho más positivos de lo que jamás llegamos a imaginar:

1.- No busques la aprobación de todo tu entorno cuando compartas y/o comuniques tu idea. Iniciar un proyecto esperando que este sea del agrado de todo tu entorno es un error y que tan sólo puede conducir a la frustración. Cómo he comentado antes, no todas las personas tenemos las mismas necesidades ni las mismas creencias, por lo que quizá lo que a ti te parece una idea estupenda a tu hermano o a tu mejor amiga le puede parecer un absoluto fiasco. Por esta razón, te invito a confiar en tu intuición y a pensar en tus propias necesidades y desarrollar tu idea si ésta es lo suficiente motivadora para ti. De lo contrario, el perpetuo “¿y si lo hubiera intentado?” se dará un paseo por tu mente de vez en cuando y te generará una duda frustrada al no poder darle respuesta.

2.- No permitas que el miedo al fracaso te paralice. Como afirmaba antes, toda novedad va acompañada del incierto derivado de lo desconocido y del desconocimiento acerca de lo que vendrá. Desde mi punto de vista, sentir miedo es absolutamente normal, siempre y cuando no nos paralice y no nos impida dar rienda suelta a aquello que nos motiva y a aquellos proyectos que nos ilusionan. Si aún no te he convencido, te animo a pensar en qué es lo peor que puede pasarte en caso de no obtener el resultado o los beneficios esperados. ¿Que aprendas? ¿Que rectifiques? ¿Que tengas que dar dos pasos hacia atrás para más adelante dar cuatro hacia delante? Pase lo que pase, siempre habrás aprendido algo y adquirido una nueva experiencia, que sin lugar a dudas te otorgará una nueva perspectiva ante la vida.

3.- No siempre es la primera idea la que vale. Cuando decides dar cuerpo y forma a una idea te puedes encontrar con que necesites transformar y adaptar tu idea inicial a tus circunstancias y a los recursos de los que dispones para aplicarla. Se trata de una realidad que, en mi opinión, no resta valor a la apuesta que cada cual hace por sus propias convicciones. Si eso te ocurre, no te desanimes, nuestra sociedad está repleta de personas exitosas que han pasado por lo mismo que tú (Bill Gates, Howard Hugues o Grace Choi).

4.- No le des la espalda a la individualización ni a los cambios. Si te animas a desarrollar tu propia oportunidad de negocio o tu propio proyecto, debes ser consciente del contexto en que nos encontramos. La tecnología y la sociedad avanzan a pasos agigantados y todo evoluciona a una velocidad vertiginosa. Por esta razón, para poder mantenerte y no dejar que los cambios te ubiquen en el olvido, te recomiendo perder el miedo al cambio y a adaptarte a las necesidades sociales que nos rodean. Además, no quiero olvidar que, a pesar del éxito de los grandes almacenes y de los centros comerciales, el trato individual y la adaptación a las necesidades de tu público objetivo son aspectos fundamentales que te permitirán no desfasarte y mantener el interés en tu visión de negocio.

Espero que estas ideas te sean útiles y te ayuden un poquito a desmantelar las posibles telarañas que se hayan anidado en tu mente.

Por último, me gustaría que, si recientemente has trabajado en algún proyecto, te animes a compartir cuáles son las mayores dificultades  con las que te encontraste durante el proceso de su implantación y qué fue lo que te ayudó a superarlas. Quizá de esta forma ayudes a otra persona a vencer también sus propios miedos.  ¡¡Gracias!!

Nota: Este artículo corresponde a una actualización de un post publicado por primera vez el 18 de septiembre en 2014 a propósito de una colaboración que realicé en el blog Superhabitos.com.

Fuente imagen en cabecera: http://promocionmusical.es/

Anuncios

2 comentarios en “EMPRENDER Y NO MORIR EN EL INTENTO

  1. Hola Alicia,
    Me ha encantado tu artículo, como siempre. De alguna manera siempre hablas sobre cosas que tocan alguna parte de mí. Yo también emprendí y me identifico con las 4 ideas de las que hablas.
    Ánimo a todos los emprendedores. El camino puede ser difícil pero la recompensa es grande.
    Besitos

    • Buenos días Luisa,

      Muchísimas gracias por tu comentario!! ¿Además de las cuatro ideas que menciono en el artículo añadirías algún punto más? ¡Me encantaría conocer tu opinión!

      Nos hemos acostumbrado a saborear los beneficios de una decisión o acción X con una rapidez abismal, sin tener en cuenta que, en ocasiones, lo mejor o las ganancias más sólidas e importancias llevan su tiempo.

      ¡¡Mucho ánimo y adelante!!

      Un abrazo,

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s