¿MIEDO A VIAJAR SOLO? ALGUNAS EXPERIENCIAS REALES QUE CAMBIARÁN TU FORMA DE PENSAR

Carlos descubriendo Marruecos

En mi artículo del pasado lunes compartí contigo algunos de los aprendizajes más relevantes que he adquirido viajando sola. Hoy he decidido volver acompañada. Y no de cualquiera, no.

Hoy te traigo a seis personas muy especiales que tienen bastante que decir en esto de viajar en solitario: sensaciones, inolvidables experiencias,  sorpresas, descubrimientos… Seis personas con un largo recorrido personal a sus espaldas y a las que admiro profundamente, así que… Sin más preámbulos, te dejo con ellas!! ¡¡Disfruta del trayecto!!

· EDU SERRANO, DE RUTA KAIZEN

P1070380

“Todavía recuerdo como si fuera ayer cuando cogí la mochila para irme de viaje en solitario durante una temporada al sudeste asiático.

Lo hice por intuición, ya había estado estudiando en Alemania un año y sentía que quería irme para aclarar mis ideas.

Al cabo de unos días fui viendo cómo, al contrario de lo que se piensa en occidente, la gente es buena por naturaleza. Estaba derribando mis viejas creencias que limitaban mi desarrollo como persona.

La lección más importante que aprendí fue que cuando estás solo pones tus miedos en perspectiva y te obligas a actuar.

El miedo al rechazo y la timidez que siempre me persiguieron fueron haciéndose más pequeños.

Poco a poco fui conociéndome a mí mismo.

Al estar solo no tenía más remedio que salir de mi zona de confort y hablar con desconocidos. Algunas de esas personas son hoy de mis mejores amigos.

Desde entonces aprendí también a no juzgar sin conocer y supe que prefería vivir una vida llena de experiencias y aprendizajes que llena de posesiones.

Asimilé finalmente la filosofía Kaizen (mejora constante), y es que la vida es un viaje de aprendizaje contínuo donde la felicidad es un estado de flujo: mejorar, crecer, vivir. ”

· BELÉN PIÑEIRO, DE MAESTRA DE CORAZÓN

Artículo Ali

“Realizar un viaje a solas es una de las mejores experiencias que he vivido. No empezaré a enumerar la lista de tópicos (ciertos) sobre que en una experiencia así te conoces a ti misma o que abrirás tu mente a otras formas de vivir.

En mi caso, mi estreno fue realizando una ruta por el País Vasco, Francia y Bélgica. Fue un viaje muy low-cost de casi un mes, en el que me alojé únicamente en viviendas de Couchsurfing y me desplacé principalmente en blablacar. En total me gasté unos 300 euros, por lo que si lo que te frena es el tema económico, te garantizo que no es excusa.

Quiero aprovechar esta oportunidad que me brinda Ali para enviar el mensaje de que si te apetece probar esta experiencia, rompas cualquier barrera mental y te lances a por ello. Te aseguro que habrá un antes y un después de tu primer viaje a solas y estoy segura de que no te arrepentirás (no conozco a nadie que lo haya hecho). En el peor de los casos sólo tendrás que comprarte un billete de vuelta a casa e incluso así te llevarás un aprendizaje de vida.

Es cierto que quizás por ser mujer tengas que tomar ciertas preocupaciones que un chico no tendría tanto en cuenta, pero también es verdad que la gente se volcará más en ayudarte por cuestiones de género (no entro en si es justo o no), al menos en la mayoría de países.

Nadie te verá nunca como una amenaza y lo tendrás más fácil para establecer relaciones sociales. Volverás con la mochila llena de recuerdos maravillosos y un montón de anécdotas que compartir. Claro que las amenazas existen, pero tanto fuera de tu país como fuera del portal de tu casa.

Recuerda que la vida empieza donde termina tu zona de confort. ¡Sal ahí fuera y vive!“.

· OLIVER MARFIL, DE OLIVER TRIP

Oliver Trip

Realizar mi primer viaje en solitario ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.

Entonces tenía 22 años recién cumplidos. Acababa de sacarme el B2 de inglés y en mi interior ya comenzaba a emerger esa necesidad de irme fuera a desconectar, de vivir nuevas experiencias.

Llegó el mes de julio y puse rumbo a Dublín, Irlanda, por aquello de mejorar mis dotes lingüísticas, algo tan necesario hoy en día.

Partí con una mano delante y otra detrás. Tan sólo contaba con una mochila de 50 L, mi ordenador portátil y una pareja polaca esperando para acogerme durante mis primeros días en la capital.

Anna y Rafa no eran amigos míos. Allí no conocía absolutamente a nadie. Contacté con ellos a través de Couchsurfing con la intención de hacer amigos en el lugar desde el primer día.

Una de las preocupaciones que más nos atormentan cuando nos planteamos la posibilidad de viajar en solitario es precisamente eso, estar solos.

Sinceramente, yo ni siquiera me lo había planteado. De hecho, no tenía ni más remota idea de qué iba a pasar el resto del mes que pasé viviendo en Dublín. ¿Pero sabes qué? Me daba igual.

Hoy día puedo decirte que en ningún momento me sentí solo. Al contrario, hacía nuevas amistades todos los días. Quizás el hecho de compartir habitación con otros 26 viajeros en un hostel me ayudó a ello, puede ser.

Es lo bueno de viajar solo. El no estar acompañado facilita la tarea de abrirte a nuevos círculos.

Durante tu viaje encontrarás a personas que, al igual que tú, también viajan solas y sienten esta necesidad de conocer a otras personas, de abrir su mente al mundo. Al fin y al cabo eso es lo que perseguimos, ¿o no?

Una experiencia viajando solo cambiará tu vida, de eso no me cabe duda. Ahora depende de ti tomar la decisión.”

· KENNY CREU, DE KENNY VIAJERA

Renata en la playa“Debo confesar que inicié ya tarde mi experiencia de viajar sola, lo hice a la edad de 28 años y mi primer destino fue Canadá. Ver de cerca las Cataratas del Niágara fue mi principal motivación para abandonar todo y lanzarme a la aventura de conocer un país con costumbres y con una lengua diferentes a la mía; siempre fue mi sueño desde pequeña estar ahí y, venciendo mis miedos, me fui a pasar un par de meses por allá.

Al principio estaba muy segura de realizar el viaje, pero conforme pasaban los días y la fecha de partida estaba más próxima, el miedo irremediablemente me empezó a invadir. De pronto ya no me sentía tan confiada de poder comunicarme en inglés y, a pesar de que soy una persona bastante sociable, dudé de mi capacidad de relacionarme con otras personas.

Finalmente el día llegó, toda mi familia me acompañó al aeropuerto, no podían creer que esta loca se fuera sola de viaje. En la sociedad mexicana no es tan común emprender aventuras de esta naturaleza por cuenta propia y menos siendo mujer, siempre viajamos en “manada” o en pareja, así que lo mío era algo extraordinario.

No voy a mentir diciendo que llegué a Toronto y me sentí como pez en el agua desde un principio. En primera, no sabía leer mapas, después de comprar el bono de transporte y aprender a viajar en las diferentes rutas de autobús y metro, no fue nada fácil (perderse es algo común), así como acostumbrarme a comer sola.

Sin embargo, todas fueron pruebas superadas y que me enriquecieron como ser humano al abrirme a nuevas experiencias, conocer personas increíbles que me aportaron mucho y el darme cuenta de que los límites se los pone uno mismo.

Creo firmemente que viajar solos por lo menos una vez en la vida es algo que debemos experimentar, ya que enriquece la vida y ayuda a fortalecernos como entes individuales, nos quita los miedos y nos ayuda a descubrir quiénes somos en realidad.

Ahora veo con ternura aquella primera experiencia de viaje y me doy cuenta de que fue la mejor decisión que pude haber tomado. Hoy por hoy, puedo decir que soy una viajera experimentada y feliz.

¿Tú a qué esperas para emprender ese primer viaje por tu cuenta?”.

· RENER FRANK, DE INGENIERO EMOCIONAL

Rener Frank

“Mi primer viaje en solitario fue un interrail cuando tenía 25 años. Recorrí el este de Europa durante 40 días desde Bulgaria hasta Polonia, pasando por 12 países.

Al principio tuve algunos miedos y cometí los típicos errores de novato al localizar albergues, elegir transporte o buscar un sitio donde comer. Pero fue una experiencia increíble que me influyó enormemente, y, desde entonces, no he dejado de viajar solo al menos un par de veces al año.

De esta primera experiencia destacaría tres descubrimientos o “lecciones de vida” que me marcaron especialmente:

PERSONAS. El mundo está lleno de gente buena, amable y simpática. Si te quedas sentadito en el sofá viendo la tele o metido en internet, acabas pensando que fuera de casa es todo peligrosísimo. Pero cuando caminas por las calles de países como Bosnia, Bulgaria o Rumanía y vuelves con experiencias tan positivas, tu perspectiva del mundo y del ser humano cambia completamente.

LIBERTAD. Viajar solo y poder tomar tus propias decisiones en cada momento te da una sensación de libertad que difícilmente puedes experimentar en cualquier otra circunstancia. Se trata de hacer lo que te apetece en el momento que quieres y sin depender de la opinión o caprichos de otros.

NECESIDADES. Todo lo que necesitas para vivir un mes te cabe en una mochila de 40 litros. Este descubrimiento me hizo reconsiderar mis propias necesidades y la sociedad consumista en la que vivimos. Y en cada viaje en solitario que hago, me llevo menos cosas.

Viajar solo es una experiencia que deberías probar al menos una vez en la vida. Nunca vas a aprender tanto sobre el mundo y sobre ti mismo en tan poco tiempo.”

· INMACULADA GONZÁLEZ, DE LO MEJOR DE MIS VIAJES

DSC_0602“Hola a todos.

Mi amiga Ali me pidió que os contase mi razón de ser, mis por qués de elegir viajar sola y… allá voy!!

En primer lugar ni me lo pensé. Inicialmente lo hice por necesidad, unas ganas de huir tremendas. Yo, a diferencia de muchos, no iba buscando nada, ni siquiera a mí misma… Jejeje… Ahí comenzó todo. Huía de una situación personal y me enfrasqué en lo que aquel momento se me ocurrió.

Mi primer romance fue Jordania. A los pocos días de regresar… París. Y ya aquello fue imparable… Edimburgo,luego vino Nochevieja en Viena y año nuevo en Bratislava, dos semanas recorriendo el Valle del Loira, una semana en la Toscana… y yo solita!!

A mis cuarenta y muchos años, hacer lo que se supone hacen todos a sus veintipocos… Y qué?? Si es que una de las razones más poderosas que yo esgrimo es que rejuvenece más que cualquier otra cosa. No hay tratamiento más potente para la infelicidad, no hay método más terapéutico para esa denostada autoestima que coger una minimaleta y un mapa… y hala!!… a andar y ver.

Miedo?? Por supuesto, claro que sí, el que gente que te rodea y que jamás se atrevería a hacer lo que tú estás pensando te meten en el cuerpo: que si te vas a aburrir, que si te pones enferma, si te secuestran, violan, roban o asesinan… Dios!!! Salir de la zona de confort abre la mente, oxigena el espíritu, rompe las barreras autoimpuestas, te pruebas a ti mismo, te retas.

El éxtasis que experimento cada vez que pienso en un viaje, el saborear el trazado, los recorridos, hoteles, avión, museos… Elegir la época, la ilusión de conocer, de probar, de ver y fotografiar, sin esperas, a tu ritmo, sin tener que andar complaciendo a los demás, confiando en tus posibilidades, saber que vas a disfrutar de momentos cargados e intensos, hacer la inmersión lingüística con todas sus consecuencias… Eso y mucho más, para mí, hoy por hoy, es lo que más me llena, me atrapa y me seduce.

No hay viaje más maravilloso que el que emprende uno solo, y si es consigo mismo, mejor que mejor. Inténtalo y ya nos cuentas”.

Ahora ha llegado tu turno… ¡¡Seguro que tienes muchas experiencias que contarnos!! 🙂

Y si estás pensando en emprender tu primer viaje en solitario… Cuéntanos, ¿cuáles son los factores que te limitan a la hora de comenzar a vivir esta aventura? ¿Algo que te preocupe especialmente? ¿Nos lo cuentas en los comentarios?

Por último, gracias a las seis personas que han compartido una parte de sus experiencias en este espacio tan importante para mí. ¡¡Sois pura inspiración, chicos!! ¡¡Gracias infinitas!!

Foto en cabecera: Una imagen siempre vale más que mil palabras. Desde aquí quiero dar las gracias a mi amigo Carlos por prestarme esta maravillosa instantánea y recuerdo del viaje por Marruecos que vivió hace pocos meses, acompañado de su moto y de un sinfín de inquietudes e interesantes pensamientos. ¡¡Gracias Carlos!!

Anuncios

6 comentarios en “¿MIEDO A VIAJAR SOLO? ALGUNAS EXPERIENCIAS REALES QUE CAMBIARÁN TU FORMA DE PENSAR

  1. Hola Alicia!

    La verdad es que aunque suene a tópico, el viajar solo debería ser una asignatura obligada para todos, al menos una vez en la vida.
    Yo me lancé a la aventura este verano, después de darle muchas vueltas, y es lo mejor que he podido hacer hasta ahora. Pierdes el miedo, la vergüenza, los prejuicios… Aprendes que eres capaz de llegar a donde te propongas, y eso te da una gran confianza en ti mismo en el resto de aspectos de la vida.

    En España todavía sigue sonando como algo rarísimo, no veas la cara de mis padres y mis amigos cuando lo dije ajajjaaj! Pero en la mayoría del resto de países es algo de lo más normal, y no te imaginas a la gran cantidad de gente viajando sola que te vas a encontrar hasta que no lo estás viviendo.

    En fin, que bonito post! Me hace recordar muchas cosas y darme más ganas para la próxima.

    Un abrazo.

    • Hola Fani!!

      Bravo por ti!!

      Qué grandísimo aprendizaje: “cuando ves que puedes viajar sola, te das cuenta de que eres capaz de conseguir cualquier cosa que te propongas”. No puedo estar más de acuerdo contigo, Fani!! Yo tuve la misma sensación cuando viaje a Italia sola por primera vez.

      Cuéntanos… ¿Y cuál fue ese primer desino en solitario? ¡¡Quiero saber más!!

      Muchas gracias por tus palabras!! Ojalá muchas personas más se matriculen a esta asignatura obligatoria!! 😉

      Un fuerte abrazo desde Barcelona!!

      Ali

  2. Me ha gustado mucho las experiencias compartidas Ali, cada una de ellas tan diferente y a la vez tan similar. Cada viaje es un aprendizaje y es maravilloso que se tome conciencia de ello y que se disfrute de el proceso, creo que eso es genial y maravilloso.

    Pocas veces he viajado sola y por un par de días únicamente. Como sabes mi costumbre es viajar en pareja porque hemos creado una buena dupla y nos encanta. Te diré y le diré a Oliver que esto no me impide abrirme a nuevos círculos (como él menciona), porque el límite lo pones tú no tu acompañante y ahí está la diferencia entre necesitar “escapar” de tu pareja cuando viajas o disfrutar de ella aún cuando viajas y trabajas al mismo tiempo 24/7.

    Genial te ha quedado guapa. Gracias 🙂

    • Hola Diana!!

      Me alegro mucho de que te haya gustado!! Personalmente, también estoy muy contenta con este post, ya que gracias a las 6+1 personas que han participado en él han ofrecido experiencias con matices muy distintos, pero, a la vez, con varios hilos comunes. ¡¡Son unos cracks!!

      Es fabuloso llegar al punto que tú has llegado con tu pareja, estoy totalmente de acuerdo en que es una misma quien se limita y no la persona que nos acompaña. Es muy importante y gratificante llegar a compartir esa sintonía con alguien, ambos aprendéis y disfrutáis de ello! Enhorabuena a los dos!!

      Un abrazo enorme, guapa!! Gracias a ti por estar!!

      Ali

  3. Qué buena recopilación de experiencias Ali 🙂 Cada uno de nosotros tiene un motivo distinto para viajar solo, pero casi todos están relacionados con vencer resistencias internas y el deseo de sentirse mucho más vivo. Para mí es una de las experiencias más memorables que existen, sobretodo durante los primeros viajes.

    Gracias por el artículo porque seguro que sirve de aliciente a mucha gente que todavía no se ha atrevido a dar el paso.

    ¡Un abrazo fuerte!

    • Muchas gracias, Pau!!

      Así es. Esa necesidad de recuperar la vitalidad perdida y de vencer miedos internos son los motores que promueven muchos viajes en solitario. No siempre es fácil retarse a uno mismo y tomar la decisión de emprender esa experiencia, pero, como han puesto de manifiesto mis invitados de este post, siempre merece la pena hacerlo.

      Personalmente, creo que la experiencia siempre resulta memorable, no únicamente en los primeros viajes. Incluso cuando el lugar de destino ya se ha visitado con antelación, puedo asegurarte por experiencia propia que cada viaje es único y distinto al anterior.

      Cada aventura aporta aires nuevos, personas distintas por el camino, circunstancias diferentes… que SIEMPRE acaban trayendo bajo el brazo nuevos aprendizajes.

      Un abrazo muy fuerte para ti también!! Y gracias por pasarte por aquí!!

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s