EN PRIMERA PERSONA

Voz-de-amor-voz¿Alguna vez has sentido que tenías tanto que decir que no sabías ni por dónde empezar? ¿Alguna vez te has sentido tan pequeña que has pensado “para qué voy a dar mi opinión si total…”?

Yo sí. Estos últimos días me he sentido así muchas veces. Tantas, que ya no recuerdo cuántas han sido.

La cuestión es que no se trata de contarlas y enumerarlas una a una. Ni le interesa a nadie ni me interesa a mí. La verdadera cuestión es el por qué a veces nos sentimos así. Falta de autoestima, dicen que se llama, o bloqueo, también he oído llamarlo por ahí.

Sí, algo que nos puede pasar a todos en algún momento. Algo que a algunas personas les cuesta horrores reconocer y, más aún, hablar de ello, aunque, en mi opinión, pocas cosas hay más abominables que la falta de aceptación y conocimiento de lo que siente uno mismo.

Seguro que no te ha pasado por alto que estos días he estado muy callada. ¿Sabes? Cuando sientes tanto ahí dentro y parece que el corazón y la mente te van a estallar, a veces, es preferible hacer un alto en el camino y dedicar cierto tiempo (el que necesites) a poner orden. A pensar en frío y dejar las calenturas para tomar el té y para los momentos de alto voltaje en el terreno sexual.

No era mi caso.

Tenía tantas cosas navegando por mi cabecita (ya podían haberse ido a las Bahamas!!), que era incapaz de procesar todas. Cuando empecé a despertarme varias noches seguidas a las tantas de la madrugada sin conseguir conciliar el sueño fui muy consciente de que tenía un problema (y eso que no era Sherlock Holmes).

Por experiencia propia puedo decirte hoy que frenar un poco e intentar averiguar el origen de este tipo de situaciones jamás suele aportar algo negativo, justo todo lo contrario. Es posible que no siempre descubras cosas de ti que sean motivo de orgullo, pero dime, si no comienzas aceptándote tú, ¿cómo puedes esperar que lo hagan los demás?

Es muy sencillo juzgar al resto y pensar que quienes nos rodean son los “culpables” de todo. El victimismo nos lo conocemos todos. ¿Pero en serio crees que evadir el kit de la cuestión y trasladar la responsabilidad a otras personas es la mejor decisión que puedes tomar?

Puedes hacerme caso o no (yo en tu lugar no me escucharía mucho…), pero de corazón: NO ES LA MEJOR SOLUCIÓN.

Oye, si algo no funciona en ti, no puedes ir al mecánico y decirle “oiga, creo que las luces traseras comienzan a fallar”, pero si puedes dedicarte algo de tiempo y pensar en qué es lo que puedes hacer mejor. A mí me ha servido, y mucho.

Quizá este no sea el artículo que esperabas leer hoy, no lo sé. Pero debes saber que yo no escribo para conseguir miles de visitas al día. Tampoco para conseguir dinero con mis artículos (independientemente de si alguien quisiera pagarme por ello).

Respeto a quienes lo hacen, pero ese no es mi objetivo. Mi finalidad es que hoy, después de haberme regalado cinco o seis minutos de tu tiempo (gracias, por cierto!!), te alejes del ordenador y hagas algo importante por ti.

No quiero que me regales tu tiempo, QUIERO QUE TE LO REGALES A TI.

Incluso puedes llamarme y darme la tabarra un rato (te paso mi teléfono: 630.83.47.59), te escucharé encantada.

Haz algo por ti, algo que realmente valga la pena.

Nuestra propia felicidad comienza en nosotros mismos, no lo olvides.

Imagen: La voz dormida

Anuncios

6 comentarios en “EN PRIMERA PERSONA

  1. Interesante, sobrina. Hay veces que necesitamos resetearnos para seguir procesando y hasta desenchufarnos de tanto en tanto,Besosssssssssss.

  2. Hola Ali
    Yo por desgracia me he sentido asi muchas veces y siempre he llegado a la misma conclusión y se suele resolver con una simple pregunta ¿Merecen esas personas que les explique mi punto de vista y el porque de ello? normalmente la respuesta es no Un besazo y un abrazo amiga mia

    • Hola Paco!

      Entiendo lo que me comentas. En mi caso me refería a aquellas veces que te abstienes de expresar lo que pienses o sientes por pura apatía o por infravalorar una parte de lo que tiene que ver con uno mismo.

      Creo que la clave está en ser uno mismo siempre, independientemente de lo que esperen de nosotros los demás e incluso de lo que nosotros esperamos de ellos.

      Quizá no se trate de buscar el “poli bueno” ni el “poli malo” en las historias que vivimos, sino en asumir nuestra parte de responsabilidad y aprender con ello. ¿Qué opinas?

      Un abrazo enorme de vuelta!! Te veo en Semana Santa!!

      Ali

  3. Hola Ali
    No se Ali por donde vas… yo creo que la apatía viene del cansancio y el análisis del porqué de ese cansancio suele ser revelador para saber cómo actuar en la próxima vez que ocurra… de todas forma es Semana Santa me explicara mejor esto a ver si lo cabo de entender jejejeje

    Un besazo amiga mía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s