REGRESO: LA PERSONA QUE NO QUERÍA SER

voz dormida

Regreso.

Después de tres meses y medio sin publicar nada me veo otra vez sentada delante de mi ordenador mirando la pantalla con la misma sonrisa con la que un día decidí crear este blog.

Por primera vez en mucho tiempo, siento que hay muchas palabras en el tintero. Muchas, infinitas, tantas que aún no sé si encontraré la forma de ordenarlas y de transmitirlas sin colapsarte, a ti, que estás en alguna parte, al otro lado regalándome tu tiempo y prestando atención a mis palabras.

Pero intentaré hacerlo. Hay tiempo, mucho tiempo por delante.

Sin pausa pero sin prisa.

Esa soy yo. Esa chica que de vez en cuando necesita dejar de contar la realidad para tomar conciencia y decidir cómo enfocarla, cómo orientarla… Cómo vivirla.

En el artículo de hoy no quiero extenderme mucho, pero sí quiero que sepas varias cosas:

1.- Nunca he dejado de extrañarte. En ningún momento he dejado de sentir la conexión contigo, esa persona que disfruta y agradece leer mis palabras de vez en cuando porque te sientes identificado o identificada con ellas, o bien porque te animan a reflexionar.

2.- Este parón no ha sido en vano. Durante estos tres meses mi cabeza pensante e inquieta no ha parado de canalizar y desarrollar ideas ni un segundo. He estado cuestionándome muchos aspectos de mi vida, trabajando a fondo algunos de ellos, tomando decisiones importantes y experimentando emociones que creía olvidadas.

He salido a pasear, he leído muchos artículos y he conversado con personas increíbles que me han ayudado a inspirarme y a perfilar algunos de los posts que en breve encontrarás por aquí.

Quizá la frase que define mejor lo que han sido para mí estos últimos cien días es la siguiente: ME HE SENTIDO MÁS VIVA QUE NUNCA.

3.- He tomado conciencia de la clase de persona que quería ser. Quienes me conocéis sabéis de sobras que mi cabezonería nunca me ha permitido dejarme llevar por la corriente del río.

Precisamente por eso dejé de publicar hace tres meses.

Si no entiendes a qué me refiero, no te preocupes, te lo voy a explicar ahora mismo.

A lo largo de toda mi vida siempre he necesitado sentir emoción con todo lo que hago. Y cuando digo todo es todo. Antes de decidir darme un respiro en mi faceta como “blogger” (aún no tengo muy claro si lo soy, diría que estoy bastante lejos de serlo y seguramente puedo decirte que no quiero identificarme con esa etiqueta), sentía que con cada artículo que publicaba me iba vaciando por dentro.

Sí, VACIANDO.

Era como si,en lugar de disfrutar del proceso de escritura y del compartir con cientos de personas anónimas, este espacio fuera consumiéndome con cada parte de mí que iba desvelando en él.

Llegó un buen día que mis manos respondieron a lo que mi corazón me estaba comunicando a gritos. Las palabras ya no nacían con espontaneidad, ya no eran frescas, ni sinceras, y mucho menos se acercaban a lo que quería compartir contigo.

Entonces me di cuenta de que esa no era la clase de escritora que quiero ser. Ni la escritora ni la persona.

Necesitaba pisar a fondo el pedal del freno, retroceder algunos pasos hacia atrás para poder avanzar decenas de metros más adelante. Y eso es justo lo que he hecho: ALI-NEARME.

A todas las personas que alguna vez habéis confiado en mí os pido disculpas por desaparecer sin decir nada. Siento si en algún momento echaste de menos mis palabras o me sentiste más lejana.

Pero… déjame confesarte algo.

En realidad SIEMPRE HE SEGUIDO AQUÍ…

Sólo que… VIVIENDO MEJOR.

Respirando, aprendiendo, amando, encontrando, creando… Para ahora, que me siento más capaz que nunca, compartir contigo todo lo que ha sucedido en este tiempo que no me has encontrado aquí.

Una vez alguien muy sabio dijo “me gusta cuando callas porque estás como ausente”… Te garantizo que, si sigues leyendo mis próximos artículos, entenderás que no siempre la ausencia y el silencio están en boca de los poetas.

Imagen: Pausa

Anuncios

4 comentarios en “REGRESO: LA PERSONA QUE NO QUERÍA SER

  1. Guapa es genial tomarse los momentos que se necesitan y requieran para estar con uno mismo. Es difícil encontrarlos cuando vives en el acelere que es la vida, lo sé, muchas veces me pasó y es una de las cosas que poco extraño de tener una vida “normal” 😀

    Escucharte es importante y maravilloso, así que date los respiros que necesites cuando los necesites y disfrútalos como solo tú sabes hacerlo, porque nada mejor que eso para enfocarte y volver a la carga.

    Un abrazo y por aquí te seguiré leyendo 🙂

    • Muchísimas gracias por tus palabras, Diana.

      Yo también veo muy necesario pisar el freno de vez en cuando y dedicar un tiempo a la reflexión, sólo de esa forma nunca olvidamos de plantearnos lo importante con un poco de perspectiva.

      Te agradezco también que me sigas leyendo y espero que disfrutes de los próximos artículos que tengo preparados.

      Un abrazo muy grande también para ti!!

      Ali

  2. Wow Alicia, 3 meses es bastante tiempo para alejarse y reponerse, yo lo máximo que me he alejado de mi blog han sido 3 semanas, pero luego siempre regreso con mucho entusiasmo. No importa si te fuiste a las profundidades de un libro o si te alejaste de aquí para encontrarte contigo misma, el regreso nunca será el mismo compañera, porque la vida siempre nos ofrece otra perspectiva, irse es regresar de manera distinta, y por más que creas que este regreso fue hacia una persona que no querías ser, siempre retornas de forma distinta, la diversidad nos arropa a diario, aunque estemos viviendo una rutina. Para mí regresar es maravilloso porque siempre lo vemos todo con ojos distintos.
    ¡Un abrazo!

    • Hola Eliana!

      Sí, fue bastante tiempo, la verdad. Pero no me he arrepentido ni un sólo día de ello.

      Cuando sientes que en tu vida hay algo con lo que ya no conectas, creo que es necesario parar y retirarse un tiempo a deliberar para intentar descubrir qué es lo que está fallando en el sistema.

      Si me has leído un poco te habrás dado cuenta de que nada de lo que hago en mi vida lo hago por seguir la corriente del río. Necesito sentir auténtica pasión por lo que hago, que cada proyecto en el que me embarco me permita dar todo de mí porque sólo así es cómo quiero vivir mi vida.

      No me planteo disfrutar de este gran regalo que es la vida de otra forma.

      Como dices, no importa tanto ni el tiempo ni lo que hiciste durante el período que estuviste retirada disfrutando y explorando dentro de ti misma. Lo que cuenta es que decidas volver, con una mirada más madura y habiendo encontrado un sentido que para ti sea lo suficientemente poderoso para seguir caminando hacia adelante.

      Muchísimas gracias por tus palabras!
      Un fuerte abrazo desde los aires del Mediterráneo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s