¿PENSANDO EN TOMARTE UN AÑO SABÁTICO? TRES EXPERIENCIAS REALES QUE TE AYUDARÁN A DECIDIRTE

Año sabáticoHace diez días compartí contigo mi reflexión personal sobre el año sabático y, como no me gusta tener en cuenta una única cara de la moneda, hoy he decidido traerme compañía y presentarte a tres personas fantásticas que conocen esta experiencia a la perfección.

¿Estás pensando en tomarte un tiempo sabático? En ese caso permíteme decirte que corres peligro, no, MUCHO PELIGRO, leyendo este artículo.

Es más que posible que conozcas a alguno (o más de uno) de mis invitados de hoy, pero he decidido contar con ellos porque pueden aportarte mucho, clarificar tus ideas o, sencillamente, inspirarte. Sin más divagaciones, hoy te dejo de la mano con Cintia de Cintia’s Love in Action, Edu de Ruta Kaizen y Pat de Nómada Emocional. ¡Que los disfrutes!

· CINTIA CASTELLÓ, AUTORA DEL BLOG CINTIA’S LOVE IN ACTION

Cintia Castelló

Me cogí un año sabático (bueno, ¡dos!) básicamente porque llevaba mucho tiempo arrastrándome para ir a trabajar. Me sentía agotada física y mentalmente, sentía que vivía para el fin de semana, que no tenía tiempo para hacer las cosas que más me gustaban y me hacían feliz. Sentía que estaba atrapada en la rutina, que estaba “intoxicada” por el sistema, un sistema que impulsa al consumismo, que castra nuestro poder y potencial creativo para que sigamos todos el mismo camino que se nos ha impuesto… ¡y algo dentro de mí quería rebelarse!

Después de muchos años tirando como podía, entré en una fuerte depresión: una crisis existencial espiritual que dio lugar a mi etapa de muerte y renacimiento. Aquello fue el detonante. Así que no pude seguir escondiéndome de mi realidad y no me quedó otro remedio que escuchar la voz de mi alma para tomar decisiones ¡y lanzarme de cabeza a hacer realidad mis sueños!

Los pros: la fuerza interior innata que se genera cuando tomas decisiones alineadas con tus valores y los verdaderos deseos de tu alma. Llevaba mucho tiempo cansada y sin energía, y con el simple hecho de tomar la decisión de irme, resurgí de mis cenizas casi por arte de magia, de la noche a la mañana.

Como contra: tomar la decisión dentro de un sistema que va a contracorriente de tus valores y que tiene una mentalidad totalmente diferente. Mucha gente pretendía infundirme miedo, me decía que estaba loca, que cómo iba a dejar mi trabajo de funcionaria, que la vida no es cómo yo pienso (tachándome de idealista)… Algunas opiniones me afectaron más de la cuenta, y tuve que aprender a fortalecerme interiormente para que no me afectara la opinión de los demás. La clave estaba en aprender a mantenerse en equilibrio interior y seguir mi propia verdad.

Facilidades, ¡tuve muchas! En los más de 18 meses que llevo viajando me he encontrado muchos “ángeles” en el camino… Muchas personas que me han ayudado desinteresadamente, que me han abierto las puertas de su casa, que me han ayudado a subir la mochila al tren o a encontrar un hotel cuando era ya bien entrada la noche. También personas con un gran corazón, maestros que han iluminado una parte de mi camino con sus enseñanzas y ¡mi propia intuición! Ella me ha llevado siempre por el buen camino.

Dificultades, pues básicamente ha sido a nivel económico. Una vez se acabaron mis ahorros, después de más de un año viajando, se inició una etapa nueva donde debía pasar al “Plan B”. Por suerte, tengo otro de mis ángeles a mi lado, mi alma gemela, mi pareja, que es quien ahora me está ayudando económicamente. Y yo lo agradezco infinitamente, ¡sino ya hubiera tenido que volver a Barcelona!

Los aprendizajes que he realizado son infinitos también. Siento que en estos más de 18 meses sabáticos he aprendido más que en toda mi vida. Es como si hubiera concentrado las experiencias al máximo, pues todo se vive mucho más intensamente.

He logrado un autoconocimiento de mí misma mucho más profundo de lo que nunca hubiera imaginado. Me he empoderado. He transformado muchas creencias limitantes acerca de la vida, el trabajo o el dinero. He encontrado la respuesta a la pregunta “¿quién soy yo?”, he aumentado mi nivel de vibración y me he conectado con el Universo a niveles muy elevados.

He descubierto mi propósito de vida y me he lanzado a muerte a manifestarlo ayudando a la humanidad. He logrado entender que si me hubiera quedado atrapada en el sistema hoy no estaría aquí. ¡Hay que tomar distancia de todo lo que nos impide evolucionar para lograr ser nuestra mejor versión e inspirar a otros con nuestro ejemplo!

Recomiendo efusivamente un año (o tiempo) sabático a todas las personas, tengan la edad que tengan o la situación laboral o personal en la que se encuentren. Un año sabático es un tiempo que te das a ti mismo para cambiar de vida, para reflexionar, para crecer personal y espiritualmente e iniciar una etapa de no-retorno a tu vida anterior… ¡mucho más consciente, presente, plena y autorrealizada!

Las acciones pequeñas tomadas desde una mentalidad pequeña dan lugar a cambios pequeños. Pero las acciones GRANDES, radicales, profundas y sentidas que implican ACCIONES MASIVAS DE CAMBIO Y TRANSFORMACIÓN, transforman tu vida sí o sí.

Yo no abogo por poner capas de maquillaje a la realidad, ¡abogo por revoluciones interiores de las GRANDES!

· EDU SERRANO, AUTOR DEL BLOG RUTA KAIZEN

Edu Serrano

Primero de todo, quiero destacar que en países como Holanda, Australia, Reino Unido o Finlandia, es totalmente normal tomarse un tiempo sabático (3-6 meses o un año). Las personas de estos países lo hacen justo antes de cumplir los 18 años para decidir qué quieren hacer con sus vidas, o también a mitad de carrera universitaria.

De hecho, las empresas de estos países valoran positivamente que los candidatos se hayan ido a conocer mundo.

Dicho esto, vamos con mi caso personal.

Me tomé un tiempo sabático por casualidad (o causalidad). Tenía 24 años y llevaba más de un año trabajando en una multinacional con un buen sueldo, buenos compañeros, etc.

Me estaba acomodando con ese estilo de vida. Mi experiencia estudiando de intercambio en Alemania fue genial, así que pensé en ponerme una fecha límite para dejar el trabajo e irme a estudiar un máster a tierras germánicas era buena idea.

Solicité la beca para irme a tres universidades. No me cogieron en ninguna.

Si te soy sincero, no me sentó mal si no todo lo contrario. Entendí que quizá esa era una oportunidad de oro para hacer uno de mis sueños realidad: conocer el sudeste asiático y las ruinas de Angkor.

Tenía ahorros suficientes para pasar por allí unos meses y no tenía ataduras importantes, así que… ¿Cuándo lo iba a hacer si no?

Mi mundo se transformó por completo, sobretodo fue un viaje de autodescubrimiento y al final me quedé un año por aquella región.

Bajo mi punto de vista, tomarse un tiempo sabático para hacer lo mismo que estabas haciendo no tiene mucho sentido. Así que, viajes lejos o no, desde mi experiencia personal tomarse un tiempo sabático tiene estos beneficios para tu crecimiento personal:

  1. Te conoces a ti mismo al salir de tu burbuja social y zona de confort
  2. Si viajas lejos (cerca también sirve) haces nuevos amigos y quizá aprendes idiomas
  3. Expandes tu mente abriéndote a otras formas de ver el mundo
  4. Puede ser una experiencia tremendamente enriquecedora si te sientes estancado a nivel existencial
  5. Te sentirás más vivo y libre para hacer lo que quieras con tu tiempo

Dicho esto, también es cierto que tomarse un tiempo sabático puede tener inconvenientes (sobretodo desde el prisma conservador occidental):

  1. “Pierdes” años a nivel profesional y cotizarás menos para cobrar tu pensión de jubilación
  2. Las empresas verán un hueco en tu CV
  3. Sentirás la presión de tu entorno familiar, social y cultural para volver al viejo paradigma

El mundo está viviendo una serie de cambios a nivel social, tecnológico y empresarial absolutamente espectaculares. Somos nosotros, a nivel individual, los que debemos tomar las riendas de nuestra propia educación para no quedarnos atrás.

Es por eso que, si sientes estancamiento existencial, creo que tomarte un tiempo sabático para viajar (o hacer lo que quieras) es una de las mejores decisiones que puedes tomar para orientar tu vida.

Conócete a ti mismo y sé tú el cambio que quieres ver en el mundo.

· PAT NOMAD, AUTORA DEL BLOG NÓMADA EMOCIONAL

Pat Nomad

¿Nunca te ha pasado ir a algún sitio y pensar: “no me importaría quedarme aquí a vivir”?

Pues exactamente eso fue lo que me pasó a mí.

Hace unos cuantos años me fui a Malta a hacer un curso de inglés de 15 días para poder viajar por Europa sin el problema del dichoso idioma. Ya entonces me enamoró esa isla. Recuerdo haber pensado cómo sería vivir allí.

Luego volví otras dos veces sola durante otros 15 días para seguir perfeccionando mi inglés. Escogí esa actividad porque me permitía en parte conocer gente y mejorar el dichoso idioma que tanto me costaba. Llegados a una edad te encuentras que muchas veces no tienes compañer@ de viaje. Algunos optan por quedarse en casa. Pero yo opté por combinar vacaciones sola y actividad grupal. Y fue un acierto.

A la tercera fue la vencida, como suelen decir. Entonces, sí me quedé. Había encontrado pareja en Malta, algo que surgió sin querer. Era lo menos que pensaba que iba a pasarme. Lo que empezó siendo un ligue de vacaciones, acabó siendo una relación estable con convivencia y todo. ¡Yo que era totalmente contraria a eso! Jajaja. Si es que no se puede decir “de esta agua no beberé”…

Recuerdo un día que mi pareja me dijo: “mira, hay una oferta de trabajo en el periódico que igual te interesa, ¿por qué no pruebas?”. Así lo hice, ni corta ni perezosa, fui a la entrevista y, cuál fue mi sorpresa, que me cogieron. A la semana siguiente ya estaba trabajando.

Seguí mi corazón y pedí un permiso sin sueldo en España para probar lo que hacía años había pensado: cómo sería vivir en aquella isla.

Decidí quedarme en esa preciosa isla que tanto me ha dado y tan buenas experiencias y recuerdos me ha regalado.

Algo que había empezado como unas vacaciones de verano acabó convirtiéndose en una vida de trabajo y pareja. Nunca sabes lo que te puede deparar el destino.

Después del año tuve que incorporarme de nuevo a mi trabajo.

En parte había cumplido mis objetivos: perfeccionar el inglés gracias al trabajo y experimentar lo que era vivir en un país extranjero.

Cuando volví se me hizo un mundo. Había vivido tan intensamente en Malta, conocido gente tan diversa… que el volver a la rutina de trabajo y casa se me hizo muy difícil.

Por un lado, echaba de menos los buenos momentos vividos en Malta. Era maravilloso cuando mi amiga organizaba fiestas en su casa y nos reuníamos gente de distintos países, culturas, idiomas…

Por otro lado, no todo es tan idílico. Siempre hay su lado bueno y malo.

Estaba cansada de mi trabajo en Malta. Ya no me aportaba mucho, las condiciones eran mucho peores que en España. Mi principal motivo por mantener el trabajo era mejorar el inglés y, al final, ya casi aprendía más maltés.

La convivencia también se hizo difícil, teníamos que compartir el piso para reducir gastos, y eso durante un tiempo da lo mismo, pero cuando llevas un año al final se te hace pesado.

A pesar de todo lo malo que haya vivido en aquella isla, compensa por todos los buenos momentos disfrutados, por toda la gente que conocí y sigue en mi corazón.

Pude quitarme esa espinita de “¿cómo sería si viviese aquí?”. Lo viví y supe lo que era, con sus pros y sus contras.

Después de casi dos años, mi cabeza de nuevo me pide otro cambio. Quizás ahora en plan Workaway por Asia. Pero quien sabe. Uno hace planes y luego el corazón le lleva por otros caminos.

Mi sueño: ¡seguir viajando! Ojalá algún día lo alcance.

¿Y tú qué nos cuentas? ¿Te has tomado alguna vez un tiempo sabático? ¿Te estás planteando esa posibilidad? No dudes en compartir tu historia en los comentarios. Y si aún tienes dudas, ¡también! ¡A lo mejor podemos ayudarte!

Imagen en cabecera: Año sabático

Anuncios

Un comentario en “¿PENSANDO EN TOMARTE UN AÑO SABÁTICO? TRES EXPERIENCIAS REALES QUE TE AYUDARÁN A DECIDIRTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s