15 COSAS QUE PUEDES HACER CUANDO VIAJAS SOLA (O SOLO)

Viajando solo

Son incontables las ocasiones que he respondido a preguntas del tipo “¿no te aburres viajando sola?” “¿no te da miedo viajar sola por ahí?” “¿qué haces cuando viajas sola?”. Me han hecho preguntas de este estilo cientos de veces y debo reconocer que me gusta que me las hagan para poder compartir con los demás la cantidad de aventuras y de historias de todos los colores que me han pasado cuando he decidido viajar sola y conmigo.

Pero… Debo confesarte que me gustaría aún más que las mismas personas que me hacen estas preguntas se animaran y decidieran vivir la experiencia en primera persona y, así, poder ahorrarse las interrogaciones. Por ese motivo, hoy voy a compartir contigo 15 cosas y situaciones que pueden pasarte si decides viajar sola o solo con la intención de que puedas hacerte una idea e imaginarte (como mínimo) lo grandes que han sido los momentos en los que he decidido vivir esta aventura. ¡Allá vamos!

1/ CARGARTE EN 5 MINUTOS TODOS LOS PLANES QUE HABÍAS PREVISTO PARA ESE VIAJE

Tal cual. Después de pasarte días enteros buscando información acerca de los lugares que visitar, horarios de acceso si están restringidos, dónde comer… y de planificar posibles rutas teniendo en cuenta la cercanía entre los puntos que te gustaría ver, llegas y te das cuenta de que lo que más te apetece en ese momento es no seguir ninguna rutina y dejarte llevar.

Cuando he tenido esa necesidad, siempre le he dado rienda suelta y te aseguro que el resultado del viaje es INFINITAMENTE más satisfactorio que si decides seguir a rajatabla lo establecido. Para eso ya está la rutina habitual, ¿no te parece?

2/ CONOCER A ALGUIEN ESTUPENDO EN EL ALBERGUE  Y COMPARTIR UNA CONVERSACIÓN INCREÍBLE

Lo bueno de viajar sola es que tú decides si te apetece relacionarte más o menos. Salvo contadas excepciones, cuando viajo, generalmente lo hago dejando muy abierta la posibilidad de conocer a personas de otros lugares, compartir experiencias e iniciar una posible amistad.

Me he alojado en albergues muuuchas veces, pero recuerdo con especial cariño a Viktoria y a Juan Manuel, lituana y colombiano, respectivamente. Por casualidades de la vida les conocí en el mismo albergue, en momentos y viajes distintos.

Es absolutamente maravilloso cuando llegas a tu habitación después de un día largo, de calor, de no parar de hacer cosas y, sin esperarlo, te encuentras con que tus compañeros/as de habitación son unas personas encantadoras y muy interesantes.

Con Juan Manuel compartí su última noche en Europa después de haber viajado durante más de quince países y, algunos meses después, tuve la gran oportunidad de alojarle en mi casa durante unas audiciones que tenía que realizar en Barcelona. ¡El reencuentro fue memorable para los dos y realmente bonito!

Viktoria y yo coincidimos en un albergue de Madrid cuando ella atravesaba por un momento un poco delicado y, lo que empezó siendo una conversación nocturna espontánea, acabó convirtiéndose en un desayuno en genial compañía, en horas y horas hablando, abriéndonos la una a la otra y en una amistad que perdura todavía hoy.

3/ DISFRUTAR DE UNA DE TUS OBRAS DE ARTE PREFERIDAS DURANTE CASI DOS HORAS

Florencia, julio de 2013. Galería Uffizi, una de las pinacotecas más importantes de todo el mundo.

La Venus de Botticelli y yo. Amor a primera vista. Emoción, silencio, se para el tiempo, calor, mucha gente… Pero yo no veía a nadie. El mundo, una pintura y yo.

¿Resultado? Dos horas sentada ante tal hermosura sin poder pronunciar palabra. ¿Lo mejor? Que nadie me metía prisa, nadie me esperaba y a mí no me importaba nada. Éramos ese cuadro, el tiempo y yo. Magia en estado puro.

4/ EMOCIONARTE MUY MUCHO CON UN MUSICAL

Cada cierto tiempo procuro escaparme a Londres para visitar a mi amigo Arturo, quien, a causa de la situación laboral que se inició en España hace unos años, decidió emigrar en busca de una oportunidad mejor.

Viajé a Londres por última vez el pasado mes de enero y, en principio, mi amigo y yo íbamos a poder compartir tiempo y hacer cosas juntos, pero, por circunstancias imprevistas, finalmente no pudo ser, por lo que me tocó buscarme la vida y disfrutar del ajetreo londinense sola hasta que Arturo saliera de trabajar.

Sin tenerlo previsto, un día encontré una estupendísima oferta para ver un musical romántico que ofrecía un teatro en pleno Piccadilly Circus. Yo, que soy una enamorada de la música y del teatro, no podía desaprovechar una oportunidad así, por lo que, sin pensármelo dos veces, compré una entrada y para allá que me fui.

Dos horas y media después del inicio del show, no podía estar más agradecida a la vida por regalarme un momento así. Jamás había visto nada igual en un teatro. Ya se sabe que los musicales de Londres tienen mucha fama, pero te recomiendo que, si tienes la oportunidad de disfrutar de un musical en Inglaterra, ¡ni te lo pienses!

Te dejo este vídeo para que puedas hacerte una idea de lo que vi:

5/ CONTEMPLAR UN ATARDECER INOLVIDABLE

De nuevo Florencia. Piazzale Michelangelo, una tarde de julio de 2013. La caída del sol, las mejores vistas de Florencia, mis cinco sentidos y yo. ¿Se puede pedir más? Si tienes previsto visitar la capital toscana, no dudes en acercarte a este lugar a partir de las siete de la tarde! Tus retinas y tu corazón te lo agradecerán.

6/ CUMPLIR UNA PROMESA Y COMENZAR UNA NUEVA ETAPA DE TU VIDA

¿Has sentido alguna vez la necesidad de hacer algo por alguien, algo realmente importante? Yo sí y necesité catorce años para hacerlo, pero, cuando lo hice, sentí recuperarme a mí misma. Recuperar la sonrisa, las ganas de descubrir mundo, de compartir experiencias, de poder ayudar a alguien que sintiera el estancamiento que yo había sentido durante catorce años.

Te cuento lo que pasó hace tres años en Roma en este post.

7/ CONOCER EN PERSONA A UNO DE TUS BLOGGERS FAVORITOS

Por recomendación de un amigo, hace algo más de dos años topé con Vivir al Máximo, el blog de Ángel Alegre. Me resulta bastante difícil explicarte lo que significó para mí cruzarme con un blog, una persona y una comunidad como la que hay detrás de VAM.

Darme cuenta de que mi propósito de vida no es tan extraño, dejar de sentirme como un bicho raro al conocer a personas con inquietudes similares, poder conocer y compartir grandes momentos con algunas de ellas y descubrir a una persona con el espíritu, valores y actitud de Ángel fue como un regalo caído del cielo.

Por ello, tener la posibilidad de conocer a la persona que hay detrás de un blog como Vivir al Máximo en una situación distinta a lo que es una quedada multitudinaria fue una experiencia muy inspiradora, entrañable y que recuerdo con gran cariño.

8/ DISFRUTAR DE LUGARES INCREÍBLES SIN TENER QUE MIRAR EL RELOJ

En mi opinión, una de las mayores de ventajas de viajar sola es el poder ir a tu aire, pudiéndote llevar en cada momento por lo que necesitas y por lo que te apetece sin preocuparte demasiado por nada más.

Con esta actitud me he puesto por montera lugares tan increíbles como Londres, las calles de Dublín, la Toscana, los lugares más idílicos de Roma, la bellísima Granada, Santiago, los encantos de Murcia, la sorprendente Valencia, los campos extremeños, la encantadora Sevilla y un sinfín de rincones maravillosos más.

Y te lo recomiendo, te lo recomiendo mucho. Pocas cosas mejores he conocido que la posibilidad de perderte y de encontrarte sólo cuando tú quieras hacerlo.

9/ DEDICAR EL TIEMPO QUE QUIERAS A RECORDAR A PERSONAS QUE TE IMPORTAN

Creo que nunca te lo he contado, pero te confieso que una de las cosas con las que más disfruto en este mundo cuando viajo sola es escribiendo cartas o enviando postales a mis seres queridos.

Mi momento favorito para hacerlo son las mañanas, mientras desayuno algo rico rico en alguna terraza o cafetería encantadora descubierta callejeando por ahí. Me da mucha pena que se esté perdiendo la costumbre de enviar cartas a las personas que quieres y que se encuentran lejos de ti, por lo que, siempre que puedo, dedico tiempo a mantener este hábito que tanto me gusta.

10/ RETRASAR LA FECHA DE REGRESO A TU CASA SI TE APETECE

¿Alguna vez te has sentido TOTALMENTE LIBRE para tomar CUALQUIER decisión referente a tu viaje? ¿Alguna vez te has sentido tan libre como para poder decidir quedarte un tiempo más? Yo sí, muchas veces, y estoy segura de que, con el tiempo y tras mucho esfuerzo, aún podré serlo más. Es lo que quiero.

Creo que pocas decisiones me han transmitido más alegría que el decidir quedarme un tiempo más en un lugar concreto si sentía que era lo que me apetecía hacer en ese momento. El sentir que nadie te limita y que nada te obliga a irte cuando no quieres hacerlo es lo que yo entiendo por auténtica libertad.

No conozco mejor receta que esa contra la insatisfacción. 200% recomendable!

11/ VIVIR UNA AVENTURA FASCINANTE DE 48 HORAS CON ALGUIEN QUE TE VUELVE LOCA

Es muy posible que ahora te estés riendo, pero sí, sí, esto fue justo lo que me pasó visitando la Toscana.

Decidí apuntarme a una excursión guiada para visitar esta parte de Italia y, cual fue mi sorpresa, que me encontré con un chico la mar de atractivo tanto por dentro como por fuera. Al parecer, la atracción fue mutua porque, antes de terminar la excursión, ya me estaba pidiendo el teléfono, así que, como las aventuras están para vivirlas, no me lo pensé demasiado y me dejé llevar.

A la mañana siguiente, me encontraba visitando una iglesia preciosa en Florencia cuando recibí un mensaje suyo en el que me invitaba a comer y a pasar el día siguiente juntos. Sin dudarlo, acepté.

¿El resultado? Pasé dos de los mejores días que había pasado en mucho tiempo disfrutando de una persona, de nuestras sensaciones juntos, de nuestros deseos y de las encantadoras vistas que ofrece Fiesole, una ciudad pequeñita y encantadora situada tan sólo a ocho kilómetros de Florencia.

Sí, duró sólo 48 horas, pero… Fueron unas horas absolutamente inolvidables.

12/ APUNTARTE A UNA QUEDADA DE COUCHSURFING Y COMPARTIR UN RATO ESTUPENDO CON PERSONAS MUY INTERESANTES

¿No has oído nunca hablar de Couchsurfing? No te preocupes, que ahora mismo lo solucionamos. Se trata de una página web que nació con la idea de permitir que miles de personas de alrededor del mundo pudieran contactar con otras que tuvieran la disposición de alojarte en el sofá (“couch”) de su casa de forma gratuita.

Sin embargo, Couchsurfing es mucho más, ya que te permite conocer e intercambiar ideas, cultura e incluso aficiones con personas de prácticamente cualquier destino del mundo. Si quieres saber cómo puedes sacarle partido y ampliar tu círculo social, no dudes en leer este artículo en el que se explica estupendamente y con mucho detalle cómo puedes hacerlo. Su uso es muy pero que muy sencillo.

Yo he utilizado esta plataforma para buscar información acerca de encuentros sociales previstos en mi lugar de destino y contactar con gente local para compartir un buen rato por la ciudad y de veras que es muy pero que muy recomendable.

13/ PRESENCIAR DE FORMA IMPREVISTA MOMENTOS MUY ESPECIALES

Viajando sola me ha pasado de todo. Desde padecer una insolación hasta vivir noches espectaculares en genial compañía sin haberlo planeado antes.

Pero, de la forma más inesperada, puedes acabar presenciando y formando parte de momentos muy especiales para otras personas. Esto es justo lo que me sucedió mientras paseaba una noche por la capital toscana.

Cuando viajo, tengo por costumbre pasear mucho de noche por los lugares que más llaman mi atención para conocerlos desde otra perspectiva, sin la multitud de turistas que sueles encontrar durante el día.

Una noche hace tres años decidí dar un paseo por los alrededores del Ponte Vecchio, en Florencia. Había una banda de rock regalando preciosas versiones de canciones bastante conocidas a quienes decidían regalar su tiempo, la noche estaba fantástica y la luna llena vestía de gala el cielo.

Al terminar el concierto, una pareja y yo tomamos rumbo hacia la misma calle, separándonos tres o cuatro metros como máximo. Aún en el puente, de la manera más inesperada, el chico decidió declarar su amor a su novia y pedirle matrimonio. ¡La muchacha no cabía en sí de la emoción! Yo, unos pasos por detrás, no podía dejar de sonreírles. Soy una romántica empedernida, ¡qué le vamos a hacer!

La chica le contestó un sí como una catedral de grande, ya te imaginarás. Después de besarse y deshacerse en abrazos y arrumacos, la pareja me pidió que le tomara una foto para el recuerdo y tengo que reconocerte que, estar presente en ese momento tan bonito para ellos, me hizo sentir inmensa de felicidad.

14/ CONOCER PRESENCIALMENTE A PERSONAS CON LAS QUE SÓLO HAS HABLADO GRACIAS A LAS REDES SOCIALES

En este sentido, me hace especial ilusión contarte la historia de mi amistad con Diego.

Creo recordar que contactamos debido a que los dos éramos lectores de Vivir al Máximo. Posteriormente, Diego, que por entonces vivía en Cáceres, comenzó a seguir mi blog y acabamos interactuando a través de Facebook. Un tiempo después, tenía previsto viajar a su ciudad y decidí avisarle por si podíamos coincidir.

¿Resultado? Pues que, además de compartir cuatro días estupendos, gracias a él pude conocer a otras personas maravillosas, disfrutar al máximo de la belleza de una ciudad como Cáceres, compartir un atardecer precioso en Los Barruecos y emocionarme compartiendo un concierto muy pero que muy especial (desde aquí te vuelvo a dar las gracias por todo esto, Diego!).

15/ ACUDIR A ALGÚN EVENTO INTERESANTE

Actualmente se organizan cientos de actividades y eventos muy interesantes que se alejan mucho de las típicas actividades turísticas a las que muchas guías nos tienen acostumbrados.

Siempre que puedo, me gusta mucho aprovechar mi estancia durante cualquier lugar para disfrutar de cualquier evento, formación o conferencia interesante que haya programada. Los recursos que más suelo utilizar para acceder a este tipo de propuestas son Facebook, Eventbrite y Ticketea, ¡espero que te resulten útiles!

Estas son tan sólo quince de las cientos de cosas que te pueden suceder cuando viajas solo y quiero que sepas que no he escrito el post de hoy sólo para recopilar algunos ejemplos, sino para demostrarte que hay miles de cosas interesantes y miles de sensaciones nuevas que pueden pasarte saliendo ahí fuera a comerte el mundo.

¿A qué estás esperando?

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Te ha sido útil? Me gustaría mucho conocer tu opinión porque, si te ha gustado, muy probablemente me animaré a publicar una segunda parte y compartir contigo algunas experiencias más.

Y, si este post te ha ayudado en algún sentido, te agradecería muchísimo que lo compartieras en tus redes sociales para que yo pueda ayudar a más personas y, así, hacer crecer mi proyecto. ¡Muchas gracias y un fuerte abrazo!

Imagen: Viajando solo

Anuncios

6 comentarios en “15 COSAS QUE PUEDES HACER CUANDO VIAJAS SOLA (O SOLO)

  1. Yo añadiría que para algunas personas ES NECESARIO viajar solo alguna vez para que aprendan una cosa importante: los problemas que te llegan los has de resolver tú. Muchos se han acostumbrado a que otras personas te resuelvan tus problemas.
    Viajando solo/a no hay otra opción: el toro que aparezca lo tendrás que torear tú. Y es una lección importante.

    • Hola Pedro!

      Gracias por tu aporte! Personalmente, aún no tengo claro si estoy demasiado de acuerdo con lo que comentas. Me explico.

      Entiendo lo que expones, pero me falta información. Me cuestiono hasta qué punto la educación a la que esta sociedad nos tiene acostumbrados puede llegar a influir en lo que planteas.

      Estoy de acuerdo en que es una lección importante, por supuesto, pero creo que es algo que podríamos aprender sin necesidad de viajar en solitario, aunque un viaje de estas características pueda representar una oportunidad perfecta para tomar conciencia de ello.

      Quizá, y sólo quizá, deberíamos ver nuestras espaldas algo más descubiertas por nuestros seres queridos para espavilarnos y tomar las riendas de nuestra vida (aplicado a la juventud, me refiero concretamente a ese colectivo). Seguiré pensando en ello!

      Un abrazo!

      Ali

  2. No estoy de acuerdo con el título lo veo muy comercial jajajajaja creo que estos le vendrían mejor:
    -¿Porque soy feliz cuando viajo sola?
    – Viviendo viajar sola
    – Siendo feliz conmigo misma, cuando viajo sola
    Me ha gustado mucho este articulo creo que habla más de ti que de tus viajes, de lo que valoras, disfruta, te atrae o te divierte, quizás este articulo sea más Ali que nunca.

    Un beso 🙂

    • Jajaja, a lo mejor es que sí me interesa vender algo, ¿no? Jajaja.

      Me alegra que hayas sabido percibir todo lo que en este artículo hay de mí misma, que no es poco. Pero cuéntame! ¿Alguna situación que hayas vivido viajando solo que quieras compartir?

      Otro besote de vuelta!

      Ali

  3. Pues no he viajado nunca solo… por lo tanto no sé decirte pero, si recuerdo escaparme del grupo y perderme por el barrio latino de París, con una amiga, esa sensación de libertad, bohemia, paz, de que estaba donde quería estar y saborear ese momento dibujó una sonrisa en mí que es difícil de olvidar.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s