ATRÉVETE A VIVIR LA VIDA QUE QUIERES PARA TI

rumbos

¿QUÉ QUIERO HACER CON MI VIDA?

¿Te has hecho alguna vez esta pregunta? No, mejor aún, ¿te has respondido a ti mismo sinceramente al plantearte esta cuestión? ¿Cuándo fue la última vez que pensaste en lo que realmente quieres para ti?

Lo sé. No soy nadie para preguntarte este tipo de cuestiones. ¿Pero sabes? No me gustaría que malgastes ni un sólo día más de tu vida dejándote llevar por la corriente del río, llevando la vida que los demás esperan que vivas y tomando las mismas decisiones que el resto de la sociedad te ha animado a tomar. ¿Acaso podemos llamar a eso VIVIR?

Te levantas por la mañana, desayunas, llevas a los niños al cole (si los tienes), te vas a trabajar, comes, luego vuelves al cole, recoges a los peques, atiendes las tareas de casa, preparas la cena, ves un rato la tele y te vas a dormir. Y así, lo mismo de siempre, día tras día.

Y yo te pregunto… De todas esas tareas, ¿cuáles son las que haces por y para ti? ¿Cuáles son las que corresponden a lo que tú necesitas? ¿Cuáles de ellas son las que no haces por obligación?

No soy madre, pero me puedo imaginar que compaginar la vida familiar, la personal y la profesional no debe ser tarea fácil. No quiero que pienses que te juzgo por ello, no tengo ningún derecho a hacerlo. Lo que sí me gustaría, y por ti mismo, no por mí, es que reflexiones acerca del uso que estás haciendo del tiempo que tienes o te queda para ti.

Y tú, que estás ahí al otro lado de la pantalla pero que no tienes alrededor a ningún ser pequeñito que dependa de ti, dime, ¿cuántas cosas has dejado de hacer por miedo o falta de voluntad?

Déjame recordarte que tú eres la única y la persona más idónea para hacer algo maravilloso por tu vida.

Vamos a hacer una cosa. Cierra los ojos y piensa un par de minutos en cómo te gustaría que fuera tu día a día. Después, abrélos de nuevo.

Ahora me gustaría que pensaras en quien ha tomado todas las decisiones que te han llevado al punto en el que te encuentras ahora. No es necesario que tu pensamiento vaya demasiado lejos, ¿verdad?

Ven, siéntate a mi lado un momento.

Te voy a confesar algo. Yo también he cometido cientos de errores a lo largo de mi vida y también sé que cometeré cientos más, aunque sé y me he comprometido conmigo misma para que cada vez me arrepienta menos de las decisiones que vaya tomando por el camino.

Y sí, yo también he sentido miedo. Miedo no, mucho miedo.

Miedo a arriesgar, a tomar una decisión equivocada, a arrepentirme, a fracasar, a que las personas de mi entorno me juzgaran, a llegar a pensar en algún momento que he perdido el tiempo…

¿Y sabes de qué me he dado cuenta? De que lo mejor de los errores y del miedo es que son una gran oportunidad.

Una oportunidad maravillosa de hacer las cosas mejor, de aprender, de conocer algo más de ti, de sentirte más fuerte y, SOBRE TODO, una oportunidad fantástica para no reprocharte nunca que no lo intentaste.

Cada día te regala miles de posibilidades para encontrar tu camino, dedicar tu tiempo a participar o crear proyectos increíbles que te arranquen una sonrisa cada mañana, hacer algo que realmente valga la pena y seguir aprendiendo.

Creo firmemente que cuando pones lo mejor de ti (y también lo peor, ¿por qué no?) en aquello en lo que crees, nada (y cuando digo nada, es nada) puede salir mal.

En el peor de los casos saldrás más fuerte de esa situación, dispuesto o dispuesta a seguir dando lo mejor de ti en cualquier cosa que te propongas. Pero ojo! Ojo con los mensajes que están emitiendo algunas personas que creen saber mucho del mundo del emprendimiento.

¿Quieres saber a qué me refiero? En este vídeo Hana Kanjaa te lo explica a la perfección, así que te dejo con ella:

Resumiendo, decidas lo que decidas, hagas lo que hagas, te animo a que lo hagas desde la conciencia, conociendo prácticamente a la perfección los motivos por los que has decidido hacer X o Y.

La vida es demasiado corta para desperdiciarla siguiendo la corriente del río y tú te mereces mucho más que eso.

Imagen: Rumbos

Anuncios

9 comentarios en “ATRÉVETE A VIVIR LA VIDA QUE QUIERES PARA TI

  1. Debido a convencionalismos, factores externos como los medios, o por la educación que nos han dado tendemos a ser conformistas e ir tirando con lo que “se supone” debemos hacer con nuestras vidas. Es decir, damos los pasos que se suponen lógicos en la vida.
    No estoy diciendo que este mal, ni mucho menos, pero muchos de nosotros nunca nos hemos tomado un tiempo para reflexionar sobre lo que nos gusta o queremos para nosotros. Y si lo hemos hecho, hemos descartado de pleno la posibilidad de ponernos a ello por miedo o por creer que es una autentica locura.
    Creo que la clave esta en saber autoanalizarse, es decir hacer introspección, detectar fortalezas y debilidades y planear en consecuencia. La parte del plan tambien es clave para dirigir tus energías de la forma correcta porque como bien dices, sin fuerza de voluntad no es posible emprender en nada en la vida.
    Buena reflexión Ali. Un saludo

    • Un aporte fantástico, Daniel! Más que interesante.

      En cuanto a dedicar cierto tiempo a la introspección, me parece fundamental que previamente cualquier persona se plantee si la realización de ese ejercicio puede aportarle un beneficio o conclusiones positivas.

      Desde mi experiencia, invito a cualquiera que lea este comentario a hacerlo de vez en cuando. ¿Para qué? Para no perder de vista sus necesidades, su dirección y poder disponer de información de mucho valor que le oriente en la toma de sus decisiones.

      Otro aspecto importante: asumir que no somos autosuficientes y que a veces necesitamos ayuda o un motor externo que nos dé el empujón que necesitamos para actuar y seguir caminando hacia adelante.

      Conozco y puedo facilitar algunos ejercicios muy interesantes y útiles para trabajar estos temas, así que si a alguien le puede interesar, que no dude en pedir!

      Un fuerte abrazo, Daniel!

  2. Subscribo cada una de las líneas.

    Una cosa que hemos de entender es que seguir esos sueños, vivir como quieres tiene un precio que has de estar dispuesto a pagar, y con gusto.
    El año pasado tenía que hacer el camino de Santiago entero. Se lo debía a alguien que ya no estaba aquí. Era un sueño y era innegociable, pero el ir implicaba arruinarme. Si de verdad crees en esta forma de vivir, todo lo demás pasan a ser pequeñeces. Hasta el arruinarse.
    He tenido que cambiar hasta de lugar de residencia. El mar por una ciudad sin mar. Pero no solo lo volvería hacer sino que lo volveré a hacer. Y arruinarme otra vez.
    Jamás me he atado a un trabajo, pero entiendo y respeto al que lo hace. Ninguna opción es mejor que la otra, yo respeto todas, pero la que importa es la tuya.
    La mía es no dejar de soñar y no dejar de perseguir ese sueño. ¿El precio? No tiene importancia.
    En el fondo nada lo tiene, todo es relativo. Por eso no hay que tener miedo a perder algo.
    Si tienes miedo a perder algo, ya lo has perdido.
    Si tienes suerte (ya que no depende de ti) tu entorno te entenderá y te respetará. Pero si no es asi, nadie es culpable. Cada uno tiene su forma de vivir y ha de respetar aquellas formas que no comparte o entiende.

    Ali, me quedo con tu título y lo alargo:

    Atrévete a vivir la vida que quieres para TÍ., y no la vida que los demás quieren para tí.

    • Hola Pedro!

      Me ha encantado tu frase “si tienes miedo a perder algo, ya lo has perdido”. Estoy totalmente de acuerdo contigo.

      Como dices, comparto que cada persona tiene que encontrar las razones que le sean válidas para tomar cualquier decisión acerca de su vida. Cada acción va vinculada a unas consecuencias y quizá lo más importante sea el que tú estés dispuesto a asumirlas. Si es así, perfecto.

      Un día, mientras leía en un tren con destino a Valencia, me topé con un proverbio sufí que me llegó muy adentro y que me parece muy oportuno recordar:

      “TODO LO QUE TIENES ES LO QUE NO PUEDES PERDER EN UN NAUFRAGIO”.

      Un fuerte abrazo, Pedro!

    • Hola Soldadito Marinero!

      He leído tu entrada y, como siempre que aterrizo en tu blog, me ha encantado lo que has escrito, el mensaje que hay entre líneas y las historias que compartes en ella.

      Sublime, como siempre. Muchas gracias por las comparaciones tétricas, un placer poder contar con ellas!

      Saludos!

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s