¿TE IMAGINAS CÓMO MEJORARÍA TU VIDA SI CREYERAS MÁS EN TI?

Confianza¿Te imaginas por un momento cómo sería tu vida si no tuvieras que luchar contra el miedo? ¿Te imaginas hasta dónde serías capaz de llegar si por un instante sustituyeras la frase “no puedo hacerlo” por un “sí, soy capaz de conseguirlo”?

¿Te imaginas lo inexistentes que serían los límites si dejaras a un lado las inseguridades y aprovecharas al máximo lo mejor de ti? En definitiva, ¿te haces una idea de lo mucho que mejoraría tu vida si creyeras más en ti?

No te preocupes si no te lo habías planteado aún porque hoy voy a aprovechar que estás leyéndome para ayudarte y acercarte a los numerosos beneficios que obtendrías si confiaras en mí y me dejaras convencerte de que TÚ PUEDES MEJORAR TU VIDA. ¿Comenzamos?

Déjame contarte un secreto, uno pequeñito pero que seguramente tú ya sabes. Ven, acércate un poco. Va, un poco más. Necesito que te acerques porque te lo voy a susurrar al oído.

Tengo una mala noticia que darte. Lo siento, pero sí.

Tú eres tu peor enemigo.

Resulta que te has pasado la vida alejándote de las personas que creías que querían lastimarte y ahora vengo yo y te digo esto, ¿verdad? Pues lo siento, tengo otra mala noticia que darte.

No te estoy engañando.

Cuando antes asumas que lo que estás leyendo es cierto, antes podremos empezar a caminar hacia delante. ¿Es lo que quieres, no? ¿O quieres ir para atrás como los cangrejos?

Antes de continuar, te invito a hacer un ejercicio. Vas a dejar de leer este artículo y, durante un par de minutos, te animo a que identifiques algunos de los pensamientos que habitualmente merodean por tu mente y te limitan a la hora de ser tú mismo. Cuanto más concretos sean, mejor.

Quiero que recuerdes algunas de las creencias y de las ideas que has asumido como tuyas y que te animan a abandonar cada vez que te planteas asumir un nuevo reto y luchar por lo que quieres. Insisto, sólo necesitas un par de minutos. ¿Preparado?

30 segundos…

45 segundos…

1 minuto…

1 minuto y medio…

¡Dos minutos!

¿Cómo te ha ido? ¿Tenía razón o no? ¿Te has dado cuenta de la cantidad de pensamientos que día a día se han ido acumulando en tu cabeza para frenarte cada vez que te has planteado saltarte las normas o simplemente hacer lo que realmente te apetecía hacer?

Ahora dime, ¿comprendes ahora por qué antes te decía que tú eres tu peor enemigo?

Tranquilo, no estás solo. Voy a acompañarte un rato más y voy a tenderte mi mano para que, si quieres, continuemos con este relajado paseo juntos.

Voy a desvelarte otro secreto, para que luego me digas que hoy no estoy generosa.

Todas esas creencias limitantes tienen un origen y depende sólo de ti si quieres convertirlas en ideas más positivas para tu vida y mejorar tu bienestar general.

¿Sabes? Puedes hacerlo, aunque hasta hoy te hayas creído incapaz de ello.

A PARTIR DE ESTE MOMENTO TIENES COMO MÍNIMO DOS OPCIONES: 

1/ Seguir creyendo que:

· No le importas a nadie

· No vas a ser capaz de aprender inglés en tu vida

· No te mereces que te sucedan cosas buenas tanto como a Fulanito o Fulanita

· Vas a suspender el examen del próximo miércoles

· No vas a terminar la carrera a la que te has inscrito

· (o cualquier otra idea negativa sobre ti mismo y tus capacidades que se te ocurra)

2/ O bien puedes pensar que:

· A las personas que a menudo se interesan por ti (familiares o no) sí les importas y te lo demuestran de la mejor forma que saben hacerlo

· Puedes aprender inglés si te esfuerzas realmente en ello y te sacrificas invirtiendo el tiempo que necesites para familiarizarte con el idioma

· Tienes virtudes y talento, y por supuesto que mereces que te pasen cosas buenas porque te has esforzado y has dado lo mejor de ti en X

· Eres perfectamente capaz de aprobar el examen del miércoles si te esfuerzas y te preparas bien la prueba

· Puedes llegar hasta la meta de la carrera si te entrenas correctamente y cuidas tu cuerpo antes del gran día

Eres tú y tu mente.

Tan sólo tú puedes decidir si prefieres mejorar tu vida y tu actitud ante ella intentando controlar un poco tu mentalidad, o de lo contrario, prefieres seguir abandonando y desmotivándote antes de luchar de verdad por aquello que te importa y quieres en tu vida.

¿Qué prefieres?

Es posible que ahora mismo estés planteándote dejar de leerme y enviarme a recoger lechugas. Asumo el riesgo.

Mi propósito con el artículo del hoy es mostrarte de la forma más clara posible que, si quieres mejorar algunos aspectos de tu vida, debes comenzar cambiando la actitud y la manera en cómo te tratas a ti mismo.

Tú eres el eje central de tu vida y, mientras tú no identifiques las razones que te han llevado a quererte tan poco, el conflicto seguirá ahí, más o menos oculto, para reaparecer y volver a frenarte cada vez que te plantees apostar por lo que realmente puede ser positivo para ti.

Recuerda que la autoconfianza es la gran base para que tú avances y puedas relacionarte con el resto del mundo desde una posición sólida, segura, lejana a la inferioridad, ya que esa es la posición que te otorgará la fuerza que necesitas para creer más en ti y en tus infinitas posibilidades. Y sí, no exagero, SON INFINITAS.

Este es el primero de una serie de artículos que voy a publicar en los próximos días para acompañarte y ayudarte a favorecer tu desarrollo personal. Te espero el próximo martes y te recuerdo que, si en algún momento te sientes perdido, siempre puedes escribirme y te ayudaré en todo lo que pueda. ¡Nos leemos la semana que viene!

Fuente imagen: Confianza

Anuncios

31 comentarios en “¿TE IMAGINAS CÓMO MEJORARÍA TU VIDA SI CREYERAS MÁS EN TI?

  1. Hola Ali. El tema de la autoconfianza fue de los primeros que me preocuparon cuando empecé en el mundo del desarrollo personal. Y efectivamente, lo que cuentas es totalmente cierto: puedes creer que no le importas a nadie o puedes creer que tienes cosas que aportar. Es tu visión, tu enfoque.. lo que determina cómo quieres pensar. Y aunque nos hayamos pasado media vida pensando de manera negativa sobre nosotros, si hoy mismo queremos, podemos cambiar esa visión. Al principio sonará poco creíble, pero a base de repetirlo nos creemos lo segundo y desde luego, desde ese segundo enfoque es desde el que sucede la magia: atraes aquello que eres. Cada día estoy más convencida de ello. Sigue con esta temática, porque es muy importante y muy necesaria. Un abrazo!

    • Muchísimas gracias por tu aporte, María! Viniendo de una profesional como tú lo agradezco enormemente!

      Estoy totalmente de acuerdo contigo. Conforme vamos repitiendo una idea (en este caso, un pensamiento positivo) en nuestra mente, nuestro cerebro va interiorizando ese concepto hasta que lo incorporamos en nuestra mentalidad habitual.

      Creo que es básico trabajar este enfoque si pretendemos mejorar nuestra visión y relación con nosotros mismos, por lo que en el artículo del próximo martes trataré el tema de la autoestima y precisamente tengo previsto enlazar un artículo tuyo al respecto que me pareció muy clarificador y de gran utilidad.

      Un abrazo grande para ti!

  2. Que buen artículo Ali. Cuando uno empieza a ser consciente de que somos nuestros principales saboteadores, las cosas cambian mucho.
    A base de tener autoestima y autoconfianza ganamos mucha seguridad, y lo que es mejor, aprendemos a tener una vida mas tranquila, mas relajada, a relativizar. De hecho, en relación a este tema y a ponernos trabas a nosotros mismos, se me viene a la cabeza una frase que leí hace tiempo por ahi que decia: si otros lo han conseguido ¿por que yo no?, y si otros no lo han conseguido ¿por que yo no?. Se me quedó grabado.
    Me encanta la cercania con la que escribes.
    Un abrazo fuerte

    • Hola Aida!

      No te imaginas lo mucho que me alegro de que lo tengas tan claro! Es muchísimo más positivo centrarnos en lo que podemos lograr nosotras en lugar de tener tan en cuenta lo que han hecho o dejado de hacer los demás.

      Sin embargo, para trabajar adecuadamente nuestras creencias, sí que tenemos que incorporar nuestra mirada al exterior. Me explico. En ese caso sí que es necesario cuestionarse todo lo que nos llega de fuentes externas mediante preguntas del tipo:

      ¿Qué nos ha llevado a convencernos de esa idea concreta acerca de nosotros mismos?
      ¿Quién nos condujo a asumir esa opinión respecto a nuestra persona?
      Y por último, y no menos importante,
      ¿Qué autoridad tiene esa persona para permitir que sus opiniones nos influyan tanto?

      Aprovecho la respuesta a tu comentario para dejaros un artículo fantástico sobre este tema:

      http://autorrealizarte.com/como-modificar-creencias-limitantes/

      Un abrazo enorme, Aida!

  3. ¡Hola Alicia!

    Me ha encantado el post, haces que al acabar de leerlo cualquier persona pueda sentirse motivada para lograr aquello que se proponga.

    La verdad que tienes razón y que todo está verdaderamente en la actitud, ya que de ella dependerá que tengamos la suficiente fuerza y poder para acercarnos a nuestros sueños o bien para alejarnos de ellos.

    Creo que el trabajo más importante que deberíamos hacer se centra en nosotros mismos, en dejar ir los bloqueos y aprender a querernos, algo que lamentablemente no se enseña en los colegios. Una vez liberemos las cargas negativas que albergamos seremos capaces de liberar todo nuestro potencial y así conquistar los objetivos marcados.

    Un abrazo,
    Mar

    • Hola Mar!

      Muchas gracias por tus palabras, me alegro un montón de haberte despertado sensaciones tan bonitas.

      Realmente la fuerza está dentro de cada uno de nosotros, pero no siempre somos conscientes de ello. Y esta es una de mis luchas diarias, intentar ayudar a quienes no sienten aún esta consciencia para que puedan salir ahí fuera brillando con el máximo de su potencial.

      Sobre las cargas negativas te diré que, en mi caso, no he conseguido liberarme al 100% de todo lo que arrastro, y mira que llevo años y años tras ello. En cambio, sí he conseguido utilizarlas y transformarlas en creencias e ideas que me empujan cada día a intentar dar lo mejor de mí y seguir mejorando lo peor o lo que menos me satisface de mí misma.

      Desde Barcelona te deseo un estupendo fin de semana! Un gran abrazo para ti!

      Ali

  4. Querida Ali: tenemos un lavado de cerebro fabuloso… No nos educan para ser libres, valientes, ni nos aplauden esa inmejorable vía de aprendizaje que son los errores (dramática y hostilmente llamados “fracasos”). Nos inyectan miedos, barreras, frenos, y llegamos a la vida adulta sin empujar los límites de la jaula, salvo que alguna otra fuerza (una molestia aguda) nos haya invitado a ello… Entonces, quizá, aunque sea a regañadientes y llenas de recelos, nos hemos podido atrever a empujar los barrotes. La libertad no viene dada. Se conquista.

    ¡Qué oxigenado post! (Hace falta mucha pedagogía y tú lo sabes). Un abrazo, amiga.

    • Uau!! Qué gran reflexión, Marian!!

      Totalmente de acuerdo contigo! Qué bueno sería si en lugar de castigarnos y de imponernos lo que debemos o no hacer, nos ayudaran a pensar, a descubrir caminos, a explorar, a caernos sabiendo que podemos volver a levantarnos…

      ¡Cuánto daño han hecho los “no hagas esto” y los “no hagas lo otro”! Me parece una manera muy gratuita y poco generosa de contribuir en el desarrollo humano. Tal vez si nos ayudaran a doblar los barrotes de la jaula todo sería un poquito más sencillo, ¿no te parece?

      Otro abrazo enorme para ti!

      Ali

  5. Hola Ali!!! Hay una frase que le tomo “prestada ” a Sergio Fernández, autor de “Vivir sin miedo”: puedes vivir y tomar decisiones desde el miedo, o desde el amor. Es decir, yo puedo tomar una decisión, por ejemplo, commerme una manzana. Puedo tomar esta decisión desde el miedo: si non me como esta manzana estaré enferma, no tendré vitaminas, subiré de peso, estaré dañando mi salud…. o puedo pensar desde el amor: me tomo esta manzana porque aporta muchas vitaminas, es saludable y yo me quiero encontrar bien.

    El simple hecho de pensar en positivo, relaja incluso nuestros gestos faciales, ¿a que si? Cuando piensas en todo lo malo y negativo sientes que los músculos de la cara se tuercen, se endurecen. Y cuando piensas en lo positivo, se relaja el gesto.

    Saber los riesgos, conocer nuestros límites, no es razón para no vernos merecedores de conseguir aquello que queremos.
    Puede que estemos lejos, que quede camino por recorrer, pero si lo creemos posible, si confiamos en nosotros, podemos alcanzar todo aquello que queramos.
    Y ya para finalizar, el miedo.
    Creemos que sentir miedo es una señal de que no vamos por buen camino. Sin embargo, el miedo es un compañero más. No tenemos que pelearnos con el miedo y los obstáculos, sino superarlo para trascender la persona que somos ahora y hacernos más fuertes para transformarnos en quien tenemos que ser . Me voy a explicar mejor:
    Es como la historia del héroe que salva a la princesa. Al principio de la peli, es un pobre campesino al que le encomiendan una misión, y tiene que luchar contra dragones y seres extraordinarios hasta llegar al final, cuando consigue a la princesa. Vemos cómo evoluciona el personaje desde un ser humilde y débil, hasta llegar a ser el héroe fuerte y capaz que logra su cometido.

    Pienso que nuestros caminos son así, como las pelis de los héroes. Y que el miedo nos acompaña para hacernos más fuertes y más heroicos.

    • Hola Pilar!

      Muchas gracias por tu fantástico comentario! El miedo es una sensación que se despierta en nuestro cuerpo para ayudarnos a hacer frente a determinadas situaciones. No lo digo yo, lo dice el Dr. Mario Alonso, experto en gestión del estrés, reconocido cirujano y especialista en el aparato digestivo.

      Si no le has escuchado nunca, te recomiendo enormemente sus conferencias. Tiene una habilidad innata para explicar de manera sencilla y brillante cómo funciona nuestro organismo y cómo reacciona nuestra mente ante estímulos externos.

      ¿Sabías que para sonreír usamos menos músculos faciales que para estar serios? Be happy, my friend!

      Un fuerte abrazo!

      Ali

  6. Ali sin duda alguna el enemigo está en la mente, los miedos se han fundado en nuestro interior y hemos sido nosotros mismos quienes le hemos dado permanencia allí dentro, y por supuesto que nos creemos, pero nos creemos todo lo malo, cuando nos planteamos hacer algo distinto allí está la vocecita metiéndote miedo para que no lo hagas, cuando te dices que no serás capaz, allí de nuevo aparece esa voz ratificando que de verdad no lo vas a lograr.

    Entonces ¿qué podemos hacer? Tal como lo planteas, cambiar la creencia, porque de verdad si nos creemos todo lo que nos decimos, pero esta vez hay que bajarle el volumen a esa frecuencia interna que en nada nos anima y empezar a escuchar la voz del corazón y comenzar a creernos lo bueno, lo maravilloso y lo lejos que podemos llegar con tan solo comenzar a conceptuar de una manera positiva la estructura de nuestros pensamientos.

    ¡Un gran saludo mi querida Ali!

    • Hola Eliana!

      Creo que es la primera vez que no estoy de acuerdo contigo en algo. En mi opinión, la mente no es nuestra enemiga, sino una potencial súper aliada cuando descubrimos más sobre su funcionamiento y aprendemos a optimizar su uso.

      No nos enseñaron apenas nada sobre esto en la escuela, pero últimamente he estado indagando mucho y me estoy llevando auténticas y muy gratas sorpresas.

      Como dices, si detectamos que una determinada creencia nos está limitando o proporcionando malestar, lo mejor que podemos hacer es invertir tiempo y trabajar este punto para manejar mejor nuestros pensamientos y favorecer nuestro bienestar personal.

      Todo esto es un fabuloso camino, amiga, que merece la pena recorrer! Muchos besos!

      Ali

      • Ali el enemigo está adentro si no lo haces consciente y descubres su gran potencialidad, tal vez la palabra enemigo suene muy fuerte, pero cuando ese pensamiento te hunde, somos nosotros mismos quienes le damos poder para que nos siga destruyendo y somos nosotros mismos también quien le damos poder para que nos haga resurgir desde las profundidades del miedo.

        Besos.

  7. ¡Hola, Ali!
    Sin duda nosotros mismos somos nuestro primer obtáculo y el más crítico de todos los seres humanos. Es verdad que cambiar nuestra actitud y autocrítica hacia todo lo que hacemos nos ayudaría a lograr muchas metas. Por desgracia, no todo el mundo es consciente de que se está hundiendo a sí mismo por no tener una actitud más positiva.
    Cada día entiendo más esa frase que siempre me han dicho desde pequeña “no ofende el que quiere sino el que puede”. Y así es, te pueden decir muchas cosas los demás, pero si tu mismo refuerzas esa negatividad contribuyes a autodestruirse más. Si te da todo igual, te aceptas como eres y pones remedio a los baches, cambia tu mentalidad y sabes qué hacer para lograr positivamente aquello que deseas. En vez. de contribuir a hundirte más.
    Gracias por el artículo, muy interesante. Enhorabuena!

    • Muchas gracias por tu comentario, Marta! Comparto plenamente tu opinión!

      Si te ofende ver lo que otra persona es capaz de conseguir, el problema (sí, el problema) lo tienes tú, no esa persona. Creo que es importantísimo observar lo que nos rodea desde la aceptación, la humildad y la ausencia de juicio.

      En mi caso, puedo decirte que no siempre ha sido así, pero, desde que aumentó mi conciencia respecto a algunas cosas de mí que no me gustaban para nada, empecé a invertir esfuerzo y voluntad para acercarme más a la persona que realmente quería ser.

      Con esto no quiero decir que haya que esconder ni rechazar la parte menos amable que todos tenemos, sino todo lo contrario. La clave está en aceptarla como parte de nosotras y transformarla en algo mucho más positivo. Se puede, ¡vaya si se puede!

      Sigamos disfrutando del camino!

      Ali

  8. Muchas veces no nos damos cuenta de las cosas hasta que llega alguien y te lo muestra… somos hijos del rigor, hasta que no chocamos contra la pared no entendemos la lección… Y vivimos muy cómodos y por eso nos cuesta entender que en trabajar nuestra mente están muchas de las soluciones… Es levantarse con ganas de comerse el mundo a pesar de lo que el día nos traiga…. Sólo confiar en que podemos lograrlo!!!!
    Me gustó mucho el post… Besos
    Ga!

    • Hola Gaby!

      Muchísimas gracias por tu comentario. Creo que, más que del rigor, somos hijos de lo que vemos a nuestro alrededor.

      Ya desde nuestra infancia vamos asimilando como socialmente aceptadas formas de pensar, hábitos, valores… que rigen nuestra conducta y nos orientan a la hora de tomar decisiones. Durante nuestra etapa adulta reproducimos lo que llevamos viendo toda nuestra vida, a veces sin cuestionarnos absolutamente nada.

      Es importancia creerse capaz de conseguir un propósito, pero no basta con ello. Hay que elegir el camino correcto que te acerque a ese propósito. Si quieres encontrar manzanos, pero te paseas sin cesar por los perales, difícilmente vas a llegar a comerte una manzana. ¿Estás de acuerdo?

      Me alegra mucho que te haya gustado el artículo, gracias de todo corazón!

      Muchos besos también para ti!

      Ali

  9. Hola, hablar de este nos enseña muchas realidades que desconocemos del mundo. El poder de nuestra mente la autoconfianza, descubrirnos y aceptarnos sin temor a nada. El poder radica en nuestros pensamientos y como alimentamos dichos pensamientos, cómo veo el mundo y que quiero aceptar de el.

    Un placer leerte ya que tenemos una línea en común y aprendo mucho en tu espacio.

    Saludos.

  10. Ali,
    Que buen comienzo para tu serie! De verdad que me identifico con ser la mayor “saboteadora” de algunos proyectos. Mis miedos internos, en ocasiones me han prevenido lanzarme a alcanzar sueños metas que tenia propuesta. Me encantan las sugerencias que tienes para cambiar la manera de pensar. Saludos! Gracias por compartirnos!

    • Gracias a ti por tu comentario, Carmen!

      Y ahora te lanzo yo una pregunta: ¿y qué estás haciendo con esos miedos? Si tú misma eres consciente de que te limitan, quizá vaya siendo hora de tomar acción, ¿no te parece?

      ¿Saboteamos a los miedos limitantes?

      Un abrazo desde el otro lado del charco!

      Ali

  11. Somos nuestro mayor enemigo, esa es una gran verdad, somos los que nos saboteamos, los que no permitirmos que nuestra vida sea lo que realmente puede llegar a ser y todo porque tenemos miedo, miedo al cambio, miedo al rechazo, miedo al qué dirán… Tantos miedos que hacen que la vida no mejore y nos quedemos en un bucle de autocompasión y pesimismo.

    Una triste realidad porque si es cierto que nuestra vida puede mejorar, si es cierto que si nos aceptamos más, aprendemos a conocer y sobre todo dejamos los miedo, no atrás, sino a nuestro lado, tal vez saltar esas barreras de autocampasión y saboteo sea más sencillo, porque somos capaces de grandes cosas, lo que nos falta es creer realmente que podemos generar un cambio en nuestra vida y en la de otras personas 🙂

    • Exacto, Diana!

      Tenemos tanto miedo de enfrentarnos a lo desconocido y tanto pavor al riesgo que nos perdemos muchísimas cosas maravillosas por el camino. Y es una verdadera pena.

      Siempre habrá cosas que saldrán mejor, otras que saldrán peor, pero lo importante es seguir avanzando, continuar conociéndonos e ir descartando aquellos caminos que nos alejan a lo que realmente deseamos.

      Es difícil encontrar el tesoro tras la primera puerta y tal vez piquemos decenas de ellas y sigamos sin encontrarlo. ¿Por qué? ¿Por qué tal vez se esconda dentro de nosotras mismas? ¡Ahí lo dejo!

      Un abrazo bieeeen grande!

      Ali

  12. Hola! Genial el post. Qué importante es querernos y confiar en nosotros mismos! y qué paradójico que muchas veces como bien dices, podemos ser los mayores enemigos. Nos autosaboteamos en multitud de casos y luego miramos fuera lo que nos hacen.

    Estoy segura que tu aportación va a ayudar a muchas personas.

    Un abrazo.

    • Muchas gracias por tus palabras, Yolanda. ¡Eso espero! Todo lo que comparto en este blog nace desde el corazón y es fruto de la experiencia.

      Ya sabes que en nuestro camino hacia la plenitud no hay fórmulas exactas, pero sí muchos caminos que se entrecruzan, y si vamos descubriéndolos, tal vez encontremos respuestas a muchas de nuestras preguntas. ¿Cierto?

      Otro abrazo enorme para ti!

      Ali

  13. La confianza personal es lo único que nos puede ayudar a sortear tantas cosas desagradables que nos pueden pasar en la vida, si no somos capaz de estar seguros de nosotras mismas, no podremos confiar en los demás, de ahí depende que siempre estemos alertas y desconfiados con todo mundo.
    En mi caso confió demasiado en mi misma, no se donde estaría sino fuera así.

    • Muy interesante aporte, Amparo.

      Creo que en el aspecto que comentas no hay una regla escrita universal para todo el mundo. He conocido a personas que han superado situaciones bastante difíciles y muy similares afrontándolas de forma totalmente distinta.

      Pienso que es igual de negativo el exceso de autoconfianza como la falta extrema de confianza en los demás.

      No todas las personas pueden colocarse dentro del mismo saco y, por lo que he aprendido, cuando actuamos partiendo de esa falta de confianza estamos mostrando más nuestras propias inseguridades que las de los demás.

      Es un tema que daría para un artículo entero, ¿nos animamos y le damos forma?

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s