YO, BLOGGER

Blogger

Si tienes prisa, te recomiendo que no leas este artículo hoy.

El post que ahora mismo tienes ante tus ojos es uno de los artículos más sinceros y honestos que he compartido contigo en toda la historia de este blog, por lo que, si ahora mismo me estás leyendo mientras tienes la mente pensando en el examen de mañana o en que tu amiga Paula te está esperando para tomar un café, prefiero que cierres esta página inmediatamente y vuelvas en otro momento.

Si no es el caso, ¡genial! Vamos a ponernos cómodos porque lo que voy a compartir contigo a continuación es algo que nunca te he desvelado antes y es casi para ir preparando el cubo de palomitas.

¿QUÉ ES SER BLOGGER?

¿Sabes? Hace más de tres años que comparto mis vivencias y aprendizajes en esto que llamamos blogosfera y sigo sin identificarme con la etiqueta de blogger.

Cuando aquel caluroso día de agosto de 2013 decidí crear Creciendo entre Mochilas no pensé en ningún momento “bien, a partir de hoy voy a ser bloguera”, de hecho, esa idea no asomó por mi cabecita en ningún instante.

Han pasado más de 1100 días desde entonces y, si me preguntas, aún no sabría explicarte qué es ser blogger.

Por ello, me he animado a indagar un poquito y me he sorprendido al descubrir que hace tan sólo cuatro años que la Real Academia Española incluyó los términos “blog” y “bloguero” en su diccionario. En referencia al concepto que me interesa hoy, lo interpreta como “persona que crea o gestiona un blog”.

Cuanto menos, esta definición me parece pobre y muy poco precisa porque, desde mi punto de vista, cualquier persona con unos conocimientos informáticos mínimos puede crear un blog, pero esta circunstancia no implica que sea la misma persona quien actualice los contenidos de la página.

Entonces… ¿Quién es el blogger? ¿Quién crea o quién comparte sus contenidos a través de un blog? La polémica está servida.

LA CARA B DE MANTENER UN BLOG

Como ya comenté en este artículo que escribí en 2014, compartir una parte de tu vida a través de un blog no siempre es tan bonito y maravilloso como lo pintan, especialmente cuando mantienes un blog personal en el que compartes opiniones sobre infinidad de temas.

La exposición a las críticas, el riesgo a que quienes te leen tengan unas expectativas concretas acerca de ti y de lo que escribes, el miedo a no estar a la altura o a decepcionar a quienes te siguen, las dudas acerca de si vale la pena invertir tanto tiempo en algo cuando no recibes la conversión esperada, etc etc… son algunos de los monstruos que vienen a verte (y desde aquí hago mi guiño a la última película de Bayona) mientras desarrollas tu faceta como blogger.

Personalmente, te confieso que en alguna ocasión me he sentido abrumada con la cantidad de comentarios y opiniones para todos los gustos que algunos de mis artículos han suscitado entre una comunidad concreta, conllevando incluso la “pérdida” de intimidad de mi familia. ¡Y eso que mi blog es de lo más humilde y no tiene la notoriedad que tienen otros!

Si estás leyendo esto y te estás planteando crear un blog, te aviso desde ya que no va a ser oro todo lo que reluzca.

Tendrás que invertir mucho tiempo, esfuerzo y dedicación si además pretendes ganarte la vida con él. Y si no me crees, te recomiendo que leas el artículo que publiqué hace dos semanas en el que 14 invitadas maravillosas comparten contigo su experiencia como blogueras.

¿UN BICHO RARO POR SER BLOGGER?

Es posible que te sorprenda encontrar esta pregunta en este post, pero quiero ser honesta contigo y compartir mi experiencia como blogger con la máxima sinceridad posible.

Desde que comencé a publicar en mi blog, he escuchado comentarios de todo tipo y juicios de todos los colores por decidir compartir una parte de mí en este espacio. Ha habido momentos en que enfrentarme a este tipo de situaciones ha sido un poquito desagradable y en los que me he sentido incómoda y cuestionada.

Quizá te pica la curiosidad y te apetece saber cómo suelo responder ante este tipo de comentarios…

Si quieres conocer mi opinión, te diré que es fundamental que para ti tenga sentido lo que haces y seas consciente del por qué lo llevas a cabo. Si tienes estas dos cuestiones claras, no habrá tornado que pueda contigo.

Frente a las críticas, siempre he procurado (aunque seguramente no siempre lo he conseguido) ser lo más asertiva posible y ponerme los zapatos de la persona que está juzgando lo que hago y cómo lo hago.

Es importante respetar que, fundamentadas o no, cada cual tiene derecho a tener y mantener si quiere sus propias creencias y a presentar una mayor o menor predisposición a comprender lo que pueden necesitar los demás o lo que necesitas y quieres hacer tú con tu tiempo libre.

Por experiencia propia también te diré que, generalmente, los comentarios de quienes me han cuestionado han sido y son el puro y completo reflejo de las inseguridades de esas personas.

No voy a garantizarte que sea así en el 100% de los casos, pero la gran mayoría de veces las críticas más negativas me han llegado por parte de personas que me han reconocido que no se atreverían ni en un millón de años a escribir en un blog ni a compartir vivencias personales de forma pública.

También me he topado con casos de personas que dicen no tener interés en crear un blog porque están convencidas de que no han vivido ninguna historia que merezca ser contada o porque creen que no se les da bien escribir.

Sea cual sea el caso, toda postura y punto de vista me parece respetable, aunque en ocasiones no me hayan respetado a mí.

En mi opinión, dedicar X tiempo a ir al gimnasio, escribir en un blog, salir a correr en grupo, cantar en un coro o actuar en una compañía de teatro es exactamente lo mismo (dejar claro que en esta afirmación excluyo a quienes enfocan su blog como una alternativa profesional o como un negocio).

Si alguna vez te han cuestionado como a mí, quiero aprovechar el post de hoy para recordarte que nadie en tu vida tiene más autoridad que tú para decidir qué hacer con ella, hagas lo que hagas. Es un absoluto y completo error regalar a alguien el poder que te corresponde a ti de decidir a qué quieres destinar tu tiempo y a cómo quieres expresarte.

Hay quien ha encontrado en la danza, el teatro o en cualquier otra manifestación del arte su forma de expresión, no permitamos que nos cuestionen nuestra decisión de compartir nuestro mensaje únicamente por hacerlo a través de un blog.

LO QUE NUNCA TE HE CONTADO: MIS DUDAS COMO BLOGUERA

Si llevas algunos meses siguiéndome no se te habrá pasado por alto que no soy ningún ejemplo de constancia, al menos, en lo que al blogging se refiere.

En estos tres años como bloguera he pasado por momentos de tooodo tipo. Desde sentirme súper feliz al comprobar que un artículo ha ayudado o gustado a alguien, hasta sumergirme en un mar de dudas acerca de si esto es realmente lo mío.

El verano pasado no conseguía conectar ni sentirme cómoda con mi faceta como blogger y eso me tuvo alejada de este escenario más de tres meses. Más de noventa días en los que no publiqué un sólo artículo, ni uno.

Me he planteado seriamente cerrar Creciendo entre Mochilas al menos en dos ocasiones. Y no lo he hecho. ¿Sabes por qué? Es tanto lo que recibo por parte de vosotros, mis lectores, que siento que no puedo hacer eso. Ni puedo ni quiero.

Amo escribir. Disfruto de cada segundo que dedico a combinar nuevas palabras, me ayuda muchísimo a conocerme mejor y, cuando alguien me escribe contándome lo mucho que le ha aportado un artículo mío, me emociono un montón.

Y entonces no importa tanto la cantidad de visitas que tenga en un mes concreto porque lo que recibo a cambio es mucho más que una simple cifra.

Tampoco importa cuando publico un artículo, pasan los días y no lo comenta absolutamente nadie porque, a lo mejor, quince o veinte personas me han escrito por privado para compartir conmigo lo que ese post les ha inspirado. Y entonces salto de alegría, sonrío y vuelvo a recordar por qué un día empecé todo esto.

Hasta la fecha, no he ganado un sólo euro con este blog.

Sacar un beneficio económico de esta página no ha sido mi objetivo durante estos tres años, pero, si soy honesta, te diré que eso va a cambiar a partir de ahora y muy pronto podrás ver muchos cambios (uno de ellos es que ofreceré algunos servicios de pago a través de este blog, de los que te hablaré muy pronto).

También aprovecho para adelantarte que notarás cambios por aquí porque voy a crear dos blogs más antes de final de año, cada uno de una temática muy concreta y específica. Por ello, voy a enfocar más la temática de Creciendo entre Mochilas, aunque te hablaré de ello con más detalle en la newsletter que te enviaré próximamente.

Volviendo a lo que te contaba, decirte que hay personas de mi entorno más cercano que están convencidas de que tener un blog y viajar a menudo no me facilitan el mantener una pareja estable. ¿Qué te parece?

En mi opinión, esto no es cierto y creo firmemente que el no tener pareja actualmente se debe a otras razones que muy poco tienen que ver con tener un blog, pero… Me parece bastante llamativo y podría decirte que hasta gracioso que en los últimos meses ya hayan sido varias las personas que han coincidido con la misma opinión.

¡Tendré que pasar un test a mis ex para salir de dudas!

¿POR QUÉ QUIERO COMPARTIR CONTIGO TODO ESTO?

Hace unos días, durante mi último viaje a Extremadura, decidí compartir contigo este post porque quizá en algún momento tú también te hayas sentido un bicho raro o alguien te haya cuestionado el por qué haces lo que haces.

También porque es fácil desmotivarse cuando atravesamos un mal momento o cuando algo no sale cómo esperábamos. ¿Y sabes? Hoy quería recordarte que hay muy pocas cosas más importantes que el sentirte en paz y bien por dedicar una parte de tu tiempo a lo que te apasiona.

Habrá días de tormenta, días soleados y días de niebla, pero, sean cuales sean las circunstancias, siempre te tendrás a ti mismo o a ti misma.

Siempre podrás recurrir a ti y a tus propias capacidades (créeme, ¡las tienes y seguro que son más de las que eres consciente!) para encontrar la fuerza que necesitas para volver a levantarte, para secarte las lágrimas cuando necesites llorar de impotencia y para seguir adelante cuando crees que ya no merece la pena seguir luchando por algo.

Hoy puede llover y tal vez la niebla empañe las estrellas, pero, aunque quizás no lo veas, el sol sale a brillar cada día…

Anuncios

33 comentarios en “YO, BLOGGER

  1. Hola Ali! Te sigo y te re banco, me sorprendió mucho el comentario que te hicieron sobre tener un blog de viajes y una pareja.. No sé cómo alguien puede llegar a esa conclusión!!!

    Ahh.. En fin, tenés razón, al final la única capaz de rescatarse, es una misma y lo digo por experiencia.

    El viajar y usar un blog como herramienta de expresión se unen de manera natural, y sólo nosotros los blogueros entendemos el propósito que nos toca cumplir a cada uno.

    Me encanta que tomes la decisión de entrar de lleno al mundo blogging y poder generar algo sustentable. A ver, no tiene nada de malo querer hacer negocios o dinero, de algo hay que vivir, y si sabemos que nuestro propósito es comunicarnos, por qué no hacerlo las 24hs y trabajar en lo que nos gusta, no?

    Contá con mi apoyo para lo que necesites, es más, mi “especialidad ninja” hoy en el blogging es Pinterest, cuando tengas tu nuevo blog al aire hacemelo saber así te ayudo con la promoción en esa plataforma. Es más, si querés te ayudo con este blog, simplemente avisame.

    Te mando un beso gigante Ali!!

    Gab

    • Hola Gaby!

      Muchísimas gracias por tu ofrecimiento y por tus palabras de apoyo! Sientan genial, así que te lo agradezco mucho!

      Pues acepto encantada tu ayuda, por descontado! Te contacto por privado y vemos qué podemos mejorar y cómo puedo compensarte.

      Como dices, es fantástico poder mantenerte económicamente gracias a algo que te entusiasma y te llena, así que hay que ponerse a ello!

      Un besote para ti también! Te escribo esta semana. Gracias de nuevo!

      Ali

  2. ¡Hola Ali! Precioso tu artículo. Me alegro mucho de que hayas decidido monetizar el blog ¡Tienes una mina de oro entre tus manos! En unos días te escribiré un correo proponiendote una colaboración a ver que te parece 😉
    Y respecto a lo de la pareja…. jajaja sin comentarios. Yo pienso todo lo contrario y es que incluso puede ayudarte a encontrar una persona mucho mas afín a tu estilo de vida.

    ¡Un fuerte abrazo!

  3. Hola Alicia,

    Gracias por mostrar esa parte profunda que no se suele enseñar muy a menudo. Cuando haces las cosas con corazón también llueven muchas críticas y es que supongo que estarás de acuerdo conmigo en que nuestra realidad superficial depende de los demás. Si una persona es muy sensible a un tema en concreto se fijará solo en ello, dejando de lado posiblemente el todo del mensaje.

    A seguir por esta línea y mucha suerte con tus nuevos blogs.

    Seguimos en contacto.

    Abrazo!

    Marc

    • Qué alegría verte por aquí, Marc!

      Exacto, estoy totalmente de acuerdo contigo. Hay que tener en cuenta que, superficial o no, las personas que nos rodean forman parte de nuestro mundo y tienen un impacto en nuestra forma de entender e interpretar lo que hay a nuestro alrededor. Que seamos conscientes de ello ya es otro cantar.

      Como dices, si a alguien le afecta especialmente un tema concreto, se mostrará mucho más susceptible ante él y centrará su atención en lo que le remueve por dentro, pudiendo olvidar todo lo demás. Habrá que consultar la teoría de Darwin, ¡seguro que puede ayudarnos mucho al respecto!

      Muchas gracias por tu apoyo y por estar ahí! Un fuerte abrazo, caminante no hay camino!

      Ali

  4. Hola Ali,
    Deseando ver la nueva andadura de Creciendo entre Mochilas. Me alegro que empieces a monetizarlo. A las críticas, la justa atención, mientras actúes de acuerdo a tus valores todo irá bien. Para mi, te hace especial esa ternura con la que escribes. No permitas que te condicionen.
    De hecho la blogosfera te abre a un mundo maravilloso y a conocer personas afines a ti.
    La frase de que todos los días sale el sol, es muy mia tambien.
    Un abrazo fuerte!

    • Muchas gracias, Aida!

      Y que lo digas! Si no hubiera sido por este espacio tal vez no me hubiera cruzado nunca contigo y topar contigo ha sido fantástico, linda!

      Un abrazo de los grandes para ti!

      Ali

  5. Ali cuando yo comencé en este mundo del blogging en realidad ni siquiera sabía que estaba entrando en un mundo virtual al cual se le da tanta importancia a nivel mundial, yo solo quería tener un lugar para escribir aquello que había aprendido y que lo leyera quien se acercara a mis letras, así que tal como te ocurrió a ti, en ningún momento me puse el honorable título de blogger, porque en realidad en aquel tiempo era solo una aprendiz que estaba ensayando en la web. Pero luego de 3 años, el mismo tiempo que llevas tú en el mundo blogueril, ahora sí me considero una blogger, porque le dedico muchas horas a la semana a esto y además porque se ha vuelto algo que me apasiona, hasta ahora tampoco he ganado ni un centavo, todo ha sido absoluta pasión y entrega, y bien por ti que estés pensándote en una blogger profesional porque en definitiva lo eres, y tu vocación de escritura es tu mayor aliada, seguimos aprendiendo amiga, luego de 3 años seguimos aprendiendo, y si nos queremos dedicar a esto, tenemos que empezar por llamarnos blogueras, al menos para saber que esto que nos gusta tanto y a lo cual le damos tanto de nosotras tiene un nombre y que bien que lo llevemos puesto.

    Así te quedes encerrada en cada sin hacer nada, las críticas siempre van a surgir, si supieras la cantidad de críticas que he recibido cuando me enojo o me deprimo porque supuestamente no debería hacerlo ya que yo escribo sobre crecimiento personal, y yo me pregunto ¿eso qué tiene que ver? Es decir, como escribo sobre crecimiento emocional debo ser entonces emocionalmente perfecta? pero yo no dejo que eso me paralizo, y me construyo al mismo tiempo que construyo mi blog.

    Somos orgullosamente blogueras amigas, y bienvenido todo aquel que se nos quiera unir.

    ¡Un abrazo!

  6. Qué bonitas palabras, Eliana! Y no pueden estar más repletas de verdad…

    Me parece maravilloso cultivar una amistad por ahora virtual con alguien que está a miles de kilómetros y sentir a esa persona muy cerquita y unidas por una conexión enorme. Eso es justo lo que me pasa contigo y es una sensación realmente preciosa!

    Es triste que haya personas que, por el simple hecho de que hablemos de desarrollo personal y de gestión emocional, esperen que siempre nos comuniquemos en plan “be happy, my friend” y gritemos a los cuatro vientos que la vida está llena de luz y color.

    Cuando identifico estas expectativas, simplemente huyo de ellas y las ignoro, tal como te lo digo. La interpretación que los demás hacen de nuestras palabras no es cosa nuestra, querida. Y es importante tenerlo bien presente.

    Desde mi punto de vista, brindarnos la oportunidad de experimentar todo tipo de sensaciones es la mejor manera de conocernos, aceptarnos y amarnos mejor, haciendo del miedo, las dudas o la incerteza nuestras mejores aliadas para seguir siguiendo nuestros pasos en coherencia con nuestros anhelos.

    Ni te imaginas lo afortunada que me siento de poder seguir creciendo contigo! GRACIAS! ❤

    Un besito!

    Ali

  7. Hola Ali,

    Como puedes ver te he hecho caso y me he esperado a mi día de descanso para leer tu post.

    Sabes yo tampoco sé si soy blogger o vlogger o qué narices soy… Jajaja.

    Como sabes, a diferencia de ti yo hago las cosas con un seudónimo y no dando la cara, aunque sí lleve mi voz y mi estilo. Aun así, siempre he tenido críticas de gente que no le gustaba mi contenido sin entender el esfuerzo el tiempo y la dedicación que conlleva.

    Mi blog salió desde la necesidad mía personal de afrontar la tristeza y compartir mi contenido para cambiar un poco a mi estilo esa tristeza.

    Estoy contento con los resultados de mi blog, sé que alegro a muchas personas o por lo menos lo intento. Como sabes también he dicho a pocos que tengo un blog y a los pocos que se lo he dicho y de que va me han puesto caras raras… No entienden el por qué dedicar tiempo y esfuerzo a algo que no da beneficios… Hacer algo por hacer últimamente esta muy mal visto por lo que se ve en fin…

    Yo a diferencia de ti sí he decidido poner publicidad en mi blog, porque incluso los artistas callejeros ponen la gorra y, aunque muchos difrutemos de su arte, pocos damos algo por él. Yo hago lo mismo, incluyo publicidad y si les interesa el tema que hagan click.

    Sé que dentro del mundo blogger no está bien visto poner publicidad, pero es un punto de vista que no comparto. Por lo demás y en el fondo, hago esto porque me gusta y lo disfruto y a los troll que les den. Ya sabes que hay personas en este mundo que no aportan porque no quieren y, no sólo eso, intentan destruir a los que aportan.

    • Qué sorpresa encontrarte aquí! Vamos transformando tradiciones! xD

      Creo que lo más importante y bonito de lo que hacemos va mucho más allá de la etiqueta de ser blogger o vlogger.

      Cuando decides invertir una parte de tu tiempo en algo que te hace disfrutar y que arranca una sonrisa a alguien, todo cobra sentido. No es nuestra obligación entender ni convencer a quienes no nos comprenden.

      Cuando me siento desmotivada y en horas bajas, recuerdo el motivo por el que decidí crear este blog. Después de tres años, la razón por la que lo mantengo es la misma que por la que me animé a crearlo y ser consciente de ello me hace sentir enormemente satisfecha.

      Como creo que te sucede a ti, valoro mucho la honestidad. En breve comenzaré a ofrecer mis servicios a través de este blog y de los otros en los que estoy trabajando, y no me planteo estafar a nadie. Por eso, he decidido que si a alguien no le convence o no cree en lo que hago, le devolveré su dinero y listo.

      Recuerda la cantidad de personas que están disfrutando y sonriendo al ver tus vídeos, Paco. Y lo demás, que se vaya con el viento!

      Un fuerte abrazo y mil gracias por tu comentario!

      Ali

  8. ¡Hola Ali!

    Me ha encantado tu post y la sinceridad con la que lo has escrito, has dicho cosas con las que he podido sentirme bastante identificada.

    Yo llevo pocos meses en esto del blogging pero ya me he dado cuenta de algunas cosas que rodean este mundillo. Es muy cierto lo que dices de que pueden surgir dudas, de si lo que hacemos realmente merece la pena, de si realmente estamos aportando valor a otras personas con lo que escribimos, pero al final el feedback que se recibe te hace darte cuenta de que sí está sirviendo el tiempo dedicado, como mínimo para inspirar y hacer reflexionar a nuestros lectores.

    El tema de la monetización es algo complejo, yo aún estoy empezando a aprender cositas al respecto, aunque siéndote sincera, no creo que debiera ser nunca el principal motivo para crear un blog. Para mí lo más importante sería tener un propósito, y si luego además se puede buscar la manera de lograr conversiones pues mejor que mejor. Al fin y al cabo, el que consigue vivir de su blog creo que puede disponer de más recursos (tanto tiempo como dinero) para seguir aportando valor a la sociedad a través de su actividad.

    Y ya paro de escribir que si no te voy a aburrir! Jeje

    Un abrazo,
    Mar

    • Hola Mar!

      Estoy muy de acuerdo con todo lo que comentas y estoy contigo en que el tema de la monetización no debería ser el motivo principal para publicar un blog.

      Hay una frase de nuestra colega Diana Garcés que me encanta y que viene mucho al caso: “Una cosa que no hay en Internet es alguien como tú”. Es una reflexión que compartió en un blog colaborativo en el que participé y la idea me pareció fascinante, clarificadora y muy acertada.

      Te dejo aquí el enlace al post completo por si te apetece echarle un vistazo, está muy relacionado con lo que nos cuentas en tu comentario:

      http://dianagarces.com/crear-un-blog/

      Mucho ánimo con tu proyecto, Mar! Tengo pendiente darme una vuelta por tu blog!

      Un fuerte abrazo y muchas gracias por tu aporte!

      Ali

  9. Hola Alicia:
    Lo primero, agradecerte mostrar la cara B de ser blogger: para las que empezamos, es muy importante conocer lo que está escondido, el backstage del blog. A veces me ciega el optimismo y las felicidad de tal manera que no consigo medir si merece la pena tanto esfuerzo para esto. Cuando leo experiencias como la tuya, entiendo que es normal, que todo blog requiere de mucho esfuerzo y sacrificio.
    Por si alguien no lo sabe, el esfuerzo y sacrificio se refiere a sentarte horas a documentarte, a dar forma a un mensaje, adaptarlo a tus lectores y cuando lo publicas, ¡ no has terminado! tienes que moverlo para que llegue a la gente.
    Es mucho esfuerzo, pero como bien dices, es gratificante.

    Y el tema de monetizar el blog, no creo que sea ni tan bueno, ni tan malo. Si tienes oportunidad es más que aceptable. El verdadero problema es que llevamos muy mal la felicidad ajena, y pienso que el verdadero problema lo tienen quienes sufren estos celos. No creo que haya ningún problema en que te paguen por ofrecer un servicio en tu blog, como tampoco veo ningún problema en que (por decir un ejemplo) paguen a una camarera por ofrecer su servicio en un restaurante.
    El tema da para mucho y no quiero extenderme más.

    Solo decirte, que espero no se pase más por la cabeza cerrar este maravilloso espacio, lleno de historias y rincones que descubrir.

    Un abrazo!

    • Muchas gracias, Pilar.

      Tu comentario me ha recordado mucho a cómo me sentí durante el primer año de mi blog. Me he sentido muy identificada contigo.

      Todo tiempo invertido me parecía poco, disfrutaba tanto de este proyecto que siempre quería dedicar más tiempo y seguir compartiendo mis vivencias con quienes estáis al otro lado.

      Con el paso de los meses, si no sabes establecer límites, puedes correr el riesgo de que el blog te absorba y te aleje un poco de tu vida extra virtual. Eso fue lo que me pasó a mí y espero que tú no llegues a sentirte así en ningún momento.

      Hoy me apetece recordar algo importante: hay mucho más ahí fuera a parte de un blog y un trabajo (contemplando que tu proyecto online pueda ser tu fuente de ingresos).

      Para poder contar y compartir historias, hay que vivirlas. Saborearlas, experimentarlas… y a veces nos cegamos tanto en algo que no vemos el resto.

      Un abrazo enorme, Pilar! Feliz fin de semana!

      Ali

  10. Yo ando en el limbo con esto de los bloger, escribo por que me gusta contar las cosas que pasan sin florituras ni palabras rebuscadas, como sabes mi hija es la que maneja mi imagen en este cuento, si fuera por mi creo que no estaría por estos lares, ni conocería personas tan increíbles como ustedes, con las que cada día se aprende algo diferente cada día.

    • Gracias por tu sinceridad, Amparo. Una de las cosas que adoro de ti es la naturalidad con la que te expresas y tu habilidad de comunicar de forma clara lo que piensas y sientes.

      Personalmente, me alegro mucho de que podamos seguir contando contigo en la blogosfera y podamos conocer aquella parte de tus vivencias que decides compartir. De ti también se aprende, querida Amparo, ¡y mucho!

      Un fortísimo abrazo para ti!

      Ali

  11. ¡Hola, Ali! No llega a dos años el tiempo que llevo escribiendo en un blog; primero, en uno personal, sin más aspiración que hacer una mirada poética a la casa, a los espacios que habitamos; ahora, con cuatro mesecillos escasos, con este y su enfoque decididamente literario.

    Si algo destaco, es que son auténticos campos de entrenamiento donde ejercitar músculo y voluntad, y una vía asombrosa de autodescubrimiento a través de los contenidos que vamos escogiendo y de las palabras que escogemos para transmitir esos contenidos. Y de conocer gente increíble que de otra manera no sería posible.

    Al hilo de las críticas que has recibido: deberíamos tener entre nuestros principios blogueros desestimar (desde el cariño, siempre desde el cariño 😉 ) cualquier comentario despectivo o despreciativo de quien ni tiene blog ni se le espera. No tiene autoridad moral para hacerlo.

    Y al hilo de la desmotivación: cuando acecha, recodar a dónde íbamos, comprobar si el objetivo sigue teniendo el tirón del principio o, en caso contrario, redefinirlo. Y recordar también que no estar en la cresta de la ola anímica todos los días es hasta saludable. Personalmente, desconfiaría de quien nunca ha tenido un bajón (casi tanto como de quien se lanza a hacer críticas sobre blogs sin tener uno). ¿Qué hay de malo en tener un bajón? ¿Es natural estar todo el tiempo encaramados a ese árbol que da endorfinas? ¿No tiene otoños ni padece la caída de la hoja? 😀

    Pues eso. ¡Y que tengo ganas de conocerte! A ver ese febrero de 2017… ¡Abrazote!

    • Hola Marian!

      Qué gran reflexión, amiga.

      Creo que una de las consecuencias de exponernos públicamente (hay quien crea un blog y manteniene el anonimato -no va conmigo, o das la cara o mejor te quedas cómo estás-) es la recepción de todo tipo de críticas, y no siempre constructivas.

      Por suerte, recibo muy pocos comentarios irrespetuosos o tóxicos, pero, como dices, creo que es bueno volcar algo de cariño allá donde alguien no lo ha puesto.

      Los bajones son siempre una vía hacia el autoconocimiento y aconsejo aceptarlos como una respuesta de nuestro cuerpo y de nuestra mente para asimilar aquellas sensaciones que nos remueven por dentro, sea por la razón que sea.

      Ya sabes que yo también tengo muchas ganas de conocerte! Y si no lo sabías, pues ya te lo digo ahora!! Verás como ese momento va a llegar muy pronto!! ❤

      Otro abrazo grande para ti!

      Ali

  12. Hola guapa!! comparto todo lo que dices en el post: como bloggers, estamos expuestos a que cualquiera opine y diga lo que le plazca de lo que publicamos. Creo que con respeto se pueden hacer críticas constructivas acerca de lo que se ha escrito o, simplemente, expresar un desacuero pero hoy en dia prima la crueldad y el sabelotodismo antes que la educación ante alguien a que no conoces y cuyo texto estás interpretando libremente.
    Por otro lado, se conocen blogs y gente maravillosa de este modo virtual que, aunque no le pongamos cara, podemos hacernos una idea bastante aproximada de como son por lo que escriben en sus blogs o los comentarios que dejan en los nuestros. Creo que esto es, muchas veces, lo que más pesa a la hora de seguir adelante, cuando tenemos algún bajón o bache porque ¿quién no se levanta algún día con ganas de tirar el ordenador por la ventana? Besos!!

    • Jajaja. Aún nunca he sentido ganas de tirar el ordenador por la ventana, pero no dudes que te avisaré si llega el momento 😉

      Estoy totalmente de acuerdo en que el respeto es fundamental a la hora de expresar nuestras opiniones y es la base sobre la que construir nuevas relaciones, ya sean en un entorno virtual o no.

      No podemos pretender que todo el mundo aprueba y comparta nuestros actos y nuestra forma de pensar, pero, si compartimos desde el respeto, estamos construyendo los cimientos de la sociedad que tendremos mañana. Es nuestra responsabilidad servir de ejemplo.

      Muchos besos también para ti, María!

      Ali

  13. Me siento muy identificada en este post, y es que tener un blog es dar parte de lo que somos. Me encanto la parte de que los demás nos ven como un bicho raro y la verdad que muchos tienen ideas falsas de lo que es este mundo. Yo también estoy en ese proceso de hacer cambios en mi blog, no he ganado el primer euro y creo que ya toca llevar esto a un nivel mas profesional.
    Saludos.

    • Muy interesante aporte, Alexa.

      ¿Y quién tiene la idea real de lo que es este mundo? Interpretamos y describimos todo lo que nos rodea en base a nuestros ideales, prejuicios y valores.

      Hace mucho tiempo que dejé de creer en la verdad absoluta y, como alguna vez he comentado en este blog anteriormente, apuesto por la creación de nuevas verdades gracias a la conjunción de diversidad de opiniones.

      Te deseo mucho éxito con tu blog, bien seguro lo tendrás!! Mucho ánimo, Alexa!!

      Ali

  14. ¡Hola Ali!
    ¡Que post más bonito y sincero! se agradece tanta sinceridad!! Supongo que siempre vas a tener críticas, porque la gente tiene sus propias opiniones y hagas lo que hagas habrá alguien que pensará que no está bien. Por lo tanto lo mejor es hacer lo que una cree que debe hace, con respeto y sinceridad, y habrá gente que le encantará y gente que pensará mal…pero eso no se puede evitar.

    Siento que es muy normal que al iniciar un blog pensemos en algún momento u otro que no vale la pena y que es mejor dejarlo y dedicar nuestro tiempo y esfuerzos a otra cosa, o bien hemos tenido miedo de no estar a la altura o….tantas cosas, pero todas ellas son para mi situaciones muy normales! Somos seres humanos y es normal dudar, aunque luego llega un momento en que piensas que tienes que hacer aquello que te gusta y en lo que crees e ir a por todas pase lo que pase.
    Un abrazo muy grande guapa

    • Totalmente de acuerdo, Odina.

      En los momentos bajos, siempre intento recordar el por qué decidí un buen día hacer o empezar tal cosa, y me planteo si esa decisión sigue teniendo sentido.

      Si lo tiene, corto el rollo muy rápido y me pongo las pilas para no dejar que los pensamientos negativos y carecientes de utilidad afecten a mi manera de hacer las cosas. No ha sido sencillo llegar a este punto, pero… ¡funciona!

      Otro abrazo enorme para ti!

      Ali

  15. Guapa, qué te puedo decir, después de tantos años en el mundo blogging yo empecé a decir que era bloggger a finales del 2013, habián pasado más de 8 años, imáginate, y es que para mi las etiquetas no tienen valor, o tienen el que tú quieras darle y sí, soy consciente de que tenemos que ponerle un nombre a las cosas que hacemos para que el mundo en general nos entienda, pero lo que signifique ello dependerá más de nosotras que de lo que diga la RAE o la sociedad.

    Ser blogger es mucho más que tener un blog, porque como bien dices un blog lo tiene cualquiera hoy en día y no por ello esa persona es blogger.

    Un blogger es un compromiso que adquieres más que con otros contigo mismo. Está muy bien eso de escuchar a la audiencia y sentirte motivada gracias a la ayuda que brindas, pero si no haces las cosas porque te apasiona, porque tú aprendes y sacas beneficio con ello (no hablo de algo económico que bien sirve), a la final te quemas, a la final dejas de escribir y tu blog será otro de los miles que hay en esta red virtual sin alguien que lo alimente y a quien le interese.

    Para poder mantenerse hay que hacer lo que nos apasiona, así de sencillo, por qué termina uno dejando un trabajo o a una pareja, porque se acaba el amor, así de simple o aguantamos porque toca y no hay de otra, pero cuando la pasión se acaba uno termina muriendo poco a poco.

    Sobre lo que te dicen de que “tener un blog y viajar a menudo no te facilitan el mantener una pareja” hay personas que podrían decirte que todo lo contrario. Conozco muchos casos de parejas que se han formado gracias a un blog, así que esta teoría funciona para las personas que no son bloggers y que ven el blog como la excusa perfecta para sustentar el porqué estas soltera hoy en día. Como si se necesitara excusas para ello 😦

    En fin, que todo esto va a que sigas disfrutando siendo una blogger si este es el camino que quieres seguir recorriendo, si lo quieres dejar y volver, genial. Todo es perfecto, todo está bien y siempre que tú estés feliz eso es lo único que importa 🙂

    Un abrazo guapa 🙂

    • Muchas gracias por tus palabras, Diana.

      Sin lugar a dudas, me voy a guardar tu comentario por si necesito un chute de energía en los momentos bajos. ¡Derrochas entusiasmo, amiga! ¡Y de qué manera!

      Comparto muchos de tus pensamientos. Nada de lo que haces tiene sentido si no tienes clara tu razón para seguir adelante o no disfrutas con ello. Y, como dices, no importan tanto las etiquetas que utilizamos para hacer referencia a aquello a lo que invertimos tiempo.

      Lo que realmente es importante es cómo nos sentimos y de qué manera nos reporta como personas.

      Otro abrazo bien fuerte para ti! Gracias!

      Ali

  16. Que bonito y sentido post, la verdad es que me ha tocado, ya que como tú pues tengo un blog y he tenido momentos de alto y bajos, también pausas de dejar el proyecto en stand-bye y es que no es fácil pero sí sientes que tu blog es como un hijo al que no puedes abandonar después de haberle dado vida, pues coges fuerza y motivación a partir de la creatividad y la pasión dando pasos a la transformación.

    Así que en hora buena por el despliegue de ideas y proyectos nuevos y seguro serán exitosos porque surgen del alma, con cariño y con mimo.

    Un fuerte abrazo !

    • Muchísimas gracias, Carolina! Qué bonito que este artículo haya resonado en alguna parte de ti.

      Realmente las sensaciones que describo en este post las compartimos en determinadas ocasiones más personas de las que sospechamos. El caso es que no todo el mundo las reconoce públicamente. Y bueno, no es ni mejor ni peor, tan sólo es lo que es.

      En mi caso no siento todavía que mi blog sea como un hijo al que no puedo abandonar. A día de hoy simplemente pienso que el día que mis prioridades en la vida cambien y prefiera invertir tiempo en otras cosas, aplicaré cambios en este blog o decidiré cerrarlo, según sienta en ese momento.

      Pero… A día de hoy la idea de bajar la persiana anda muy lejos, así que… ¡Sigamos disfrutando de la función!

      Otro abrazo enorme para ti!

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s