POR QUÉ DEJAR MI TRABAJO ES UNA DE LAS MEJORES DECISIONES QUE HE TOMADO EN TODA MI VIDA

FreedomHoy voy a hablarte de cómo dejar mi trabajo ha sido y es una de las decisiones más importantes y más difíciles que he tomado en mucho tiempo. Una decisión clave y muy necesaria para que yo pudiera enfocarme y centrar todos mis esfuerzos en algo que mi cuerpo y mi mente me pedían a gritos: reorientar mi rumbo profesional y personal.

Aún recuerdo la tarde que mi amiga Anna, inquieta y preocupada por su situación laboral de aquel momento, me preguntó cómo reuní las fuerzas para tomar esta decisión. Después de hablar de muchas cuestiones y de responder a cada uno de sus interrogantes, me abrazó de una manera muy intensa, un abrazo que recuerdo de forma especial.

Ahora, unos cuantos meses después, me he dado cuenta de que hay muchas Anna’s por el mundo y, por ello, en mi artículo de hoy quiero arrojar un poco de luz sobre este tema. ¿Comenzamos?

SER O NO SER: ESA ES LA CUESTIÓN

¿Cuántas personas conoces que hayan dejado un trabajo en la misma empresa dos veces? No muchas, ¿verdad? Pues bien, ya puedes aplicar un +1 en tu lista porque, de manera sorprendente hasta para mí, yo soy una de esas personas.

He estado trabajando en el departamento de Calidad, Medio Ambiente y Prevención de Riesgos Laborales de una gran empresa de servicios durante más de ocho años. Hace dos, en 2014, y por razones muy distintas a las que te voy a contar a continuación, decidí rescindir mi contrato laboral, aunque en ese momento formaba parte del equipo de Recursos Humanos.

Siete meses después, mientras me encontraba totalmente enfocada en mi propósito de recorrer toda España en un año colaborando con asociaciones sociales, recibí una llamada que puso mi mundo patas arriba. Se me presentó la oportunidad de reincorporarme a la empresa para desarrollar las funciones que, antes de mi paso por el campo de los RRHH, estaba asumiendo dentro de la compañía.

El coste económico que me estaba suponiendo seguir adelante con mi proyecto y mis propios miedos a tener dificultades para reincorporarme profesionalmente al terminarlo me llevaron a aceptar la oferta, dejar mi proyecto en standby y a volver a trabajar sin fecha de finalización prevista ni acordada.

Nunca me he arrepentido de tomar esa decisión, ya que esa experiencia me ayudó muchísimo para crecer en lo personal y cambiar mi modo de entender y enfocar mi vida profesional.

Todo siguió bien durante dos años, hasta que, en la primavera de este año (2016), empecé a notar cómo mi cuerpo y mi mente me transmitían señales de agotamiento y me pedían casi a modo de SOS junto a una hoguera marcar un punto de inflexión, frenar y tomar conciencia del rumbo que estaba dando a mi vida.

Después de darle muchas vueltas, decidí no despedir a mi jefe. Exacto, NO despedir a mi jefe.

Decidí no seguir el mensaje que tantos y tantos blogs están emitiendo actualmente para animarte a dar este paso.

Lo que yo decidí fue CONTRATARME A MÍ MISMA y facilitar una maravillosa oportunidad a Alicia González -una servidora- para que pudiera trabajar a jornada completa para ella misma y para que manejara TODAS las riendas de su vida.

El pasado mes de abril comuniqué mi decisión a la empresa y acordamos que el 30 de junio de 2016 sería el último día de una increíble etapa profesional en la que aprendí y lloré muchísimo a partes iguales.

Una etapa profesional en la que me demostré a mí misma que, cuando me lo planteo en serio, no hay quien me pare, y que soy perfectamente capaz de llegar hasta donde me proponga.

Más claro… ¡el agua!

CAMINAR A CONTRACORRIENTE: ¿UNA AVENTURA APTA SÓLO PARA UNOS CUANTOS LOCOS?

Antes de seguir leyendo, te invito a hacer un alto en el camino. Quiero hacerte un regalo.

¿Compartes conmigo cuatro minutos de tu tiempo escuchando esta canción?

La canción que acabo de compartir contigo es muy significativa para mí porque hace referencia a una idea que me encanta, a no catalogar a las personas según su forma de disfrutar y exprimir su vida.

Caminamos por el mundo con la carta de juicios en la palma de nuestra mano mientras observamos a las personas de nuestro alrededor, etiquetándolas según su forma de vestir, su manera de expresarse y según aquello en lo que invierten su tiempo.

Nos olvidamos de algo que, en mi opinión, es mucho más importante. Que todos somos ante todo PERSONAS.

A lo mejor te estás preguntando por qué hago referencia a esto en este artículo…

¿Sabes? Cuando empecé a compartir con mi entorno más cercano mi decisión de dejar mi trabajo no fueron pocos los comentarios irónicos y sarcásticos que tuve que escuchar.

Al parecer, en esta sociedad está mejor visto que sigamos la corriente del río y que no seamos tan valientes como para decir:

“Oigan, ¿saben qué? ¡Que ya no quiero formar parte de esta pecera!”

Soy consciente de que cada cual conoce su situación y es totalmente libre de decidir si quiere o no continuar dedicando tiempo a algo que ya no le proporciona bienestar y libre también de valorar si lo que hace se ajusta o no a sus necesidades.

He conocido a un montón de “bichos raros”, a muchas personas increíbles con un buen par que han apostado su mejor jaque mate y han ganado la partida.

¡Menuda suerte la mía! Y sí, sí, están todos muy locos… ¡Qué bueno rodearse de tanta locura consciente! Si te animas, te presento a unos cuantos… Así luego hablamos de quienes son los locos aquí…

VOLVIENDO A LO DE ANTES: ¿QUÉ HE GANADO AL DEJAR MI TRABAJO?

Bienestar, armonía, satisfacción personal, libertad de acción, sonrisas, tranquilidad… Pero también miedo, mucho miedo.

Miedo a darme cuenta de aquí a un tiempo de que la he cagado, miedo a no generar suficientes ingresos y no poder seguir siendo independiente económicamente, miedo al bloqueo.

¿Sabes qué he aprendido en todo este tiempo? Que no podemos permitir que sea el miedo quien maneje nuestra vida porque, si lo hacemos, no vivimos. Respiramos a medias. Disfrutamos a medias. Somos felices… a medias.

Tampoco se trata de cometer grandes locuras si realmente no quieres hacerlo.

En realidad, es más sencillo de lo que parece. Es tan fácil como cuestionarte qué es lo que quieres para ti y actuar en consecuencia. Nada más.

Te voy a recordar algo importante: cada día que pasa no regresa, my friend. En serio. Y lo sabes.

Entonces…

¿Por qué no dejamos de tomarnos todo tan a pecho y nos damos la oportunidad de disfrutar del momento?

Que lo que tenemos realmente es el aquí y ahora, que los cientos de objetos que tienes en tu casa no se van a ir a la tumba contigo, pero hay algo que sí lo hará: las experiencias que hayas vivido.

Antes te he hablado de conceptos abstractos y de sensaciones que he experimentado con mayor intensidad al dejar mi trabajo. Bien, ahora te voy a hablar de hechos tangibles, de todo a lo que me he podido dedicar desde el pasado 30 de junio.

** Aquí tienes MI LISTA (y no es la de la compra, I promise!):

· Compartir más tiempo con mi tía durante la última etapa de su enfermedad y despedirme de ella cómo he querido

· Aumentar mis conocimientos y mejorar mis habilidades gracias a los cuatro cursos que he realizado

· Disfrutar más de mi entorno (en el más amplio aspecto de la palabra)

· Reflexionar y tomar decisiones muy importantes acerca de mi carrera profesional

· Vivir más despacio y con mayor conciencia = VIVIR MEJOR

· Establecer contacto con varias entidades que me han abierto sus puertas de cara a posibles proyectos futuros

· Continuar inspirándome y contagiándome de la buena energía de personas recién llegadas a mi vida

· Disfrutar de un viaje fabuloso por los Pirineos catalanes

· Ampliar y mejorar la calidad de mi círculo de contactos

· Redefinir Creciendo entre Mochilas e iniciar el período de adaptación del blog a mis necesidades actuales y a las de mis lectores

· Definir, concretar y avanzar considerablemente en el nuevo proyecto que estoy a punto de lanzar al mundo: Transformando realidades

¡Seguro que me dejo muchas cosas en el tintero! ¿Qué te parece? ¿Crees que he perdido el tiempo? No, ¿verdad?

Si yo lo he hecho, te aseguro que tú también si tomas las decisiones correctas para transformar tu vida de forma coherente y mínimamente razonable.

Con este artículo y compartiendo mi experiencia contigo quería demostrarte que el miedo puede servir para muchas cosas, no sólo para bloquearte y limitarte, además de intentar enseñarte que hay alternativas posibles y que la vida es mucho más de lo que a veces nos muestra la sociedad de la que formamos parte.

Es posible que te sientas como pez en el agua dentro de tu pecera, pero, si no es así, recuerda que hay muchas peceras en las que puedes seguir nadando. Tantas como zapatos en el mundo, tan sólo es necesario que te calces con aquellos en los que te sientas cómodo.

Si después de leer este post quieres hacerme alguna pregunta o que concrete más respecto a algo relacionado con mi experiencia de dejar mi trabajo, estaré encantada de responderte y de enfocarme más en tus inquietudes.

Puedes contactar conmigo a través de los comentarios o enviándome un mail y te contestaré en breve. ¡Gracias por estar ahí!

Anuncios

26 comentarios en “POR QUÉ DEJAR MI TRABAJO ES UNA DE LAS MEJORES DECISIONES QUE HE TOMADO EN TODA MI VIDA

  1. Somos esto Alicia, como afirma Galeano: “Después de mucha mar, nada el salmón en busca de su río, y lo encuentra y lo remonta, guiado por el olor de las aguas, hasta el arroyo de su origen”. Muchas gracias por compartir tu experiencia.

  2. Aliiiii….después de leerte, no sé que hago yo 26 años dando clases a adolescentes!!…jejejeje
    Qué ganas de coger el portante y salir corriendooooo….jejeje….(tono broma)

    Me encanta como escribes porque escribes muy bonito y muy clarito.
    Ha sido un lujo conocerte! Seguir leyendo artículo tras artículo, compartir tus vivencias, emociones, sentimientos, ideales y proyectos…tu VIDA!! eso, no tiene precio. Como tampoco tiene precio todo lo que nos aportas con tus reflexiones.

    Un beso tesoro, y a seguir por la senda que más te haga feliz, eso por descontado!

    • Mi querida Inma,

      Ya sabes la ilusión que me hace que de vez en cuando te dejes caer por aquí!

      Agradezco enormemente cada una de tus palabras, si ya de por sí denotan cariño, viniendo de ti valen el doble. Para mí también ha sido y es un placer conocerte, y recuerdo con mucho cariño nuestra primera tarde juntas por Zafra.

      Espero que por muchos años sigamos compartiendo nuestras experiencias y sensaciones, ya no sólo por aquí, sino compartiendo una buena infusión mientras las calles extremeñas nos abrigan el corazón.

      Muchos besos para ti! A ver si puedo verte en navidades!

      Ali

  3. Escribes muy bonito, Ali. No nos conocemos en persona (no todavía) pero estoy convencida de que cuando miras a los ojos sabes transmitir ilusión y verdad; es lo que tus propias letras hacen cuando nos miran desde la pantalla. También tu, y no solo Dani Martín, regalas verdad. Gracias por hacer que la realidad se doblegue a tus sueños. Ojalá seamos cada vez más. Un placer leerte, amiga.

    • Madre mía, Marian! Lo que es realmente bonito es tu comentario!

      Se me han empañado las retinas, que lo sepas! Seguro que no tardaremos demasiado en compartir un encuentro y crear grandes verdades juntas, mientras charlamos despreocupadamente sin mirar el reloj y con una gran sonrisa en los labios. Y en el corazón, que también sonríe!

      Me alegro de que hayas escuchado la canción de El Canto del Loco que he incorporado a este post porque es realmente especial y tiene mucho significado para mí. ¡Gracias por compartir tu tiempo conmigo!

      Espero que sigamos haciendo crecer nuestros sueños mano a mano! Un abrazo muy sentido!

      Ali

  4. ¡Hola Ali! Me ha encantado tu post^^ es un tema al que suelo darle vueltas y creo que comparto tu punto de vista al 100%. Debemos vivir la vida que queremos en el fondo de nuestro corazón porque sólo tenemos una! Parece que a veces las personas no nos damos cuenta de que el tiempo pasa, que es algo que no vuelve y que no hay vuelta atrás, todas las decisiones que tomemos pueden ayudarnos a vivir la vida de nuestros sueños o a vivir una vida llena de amargura, así de grande es el poder que tenemos. Merece la pena ser valientes y apostar por aquello que creemos que puede hacernos felices.

    Respecto lo de dejar el trabajo creo que (al contrario de lo que mucha gente cree) puede ser una decisión bien justificada si por ejemplo realmente sentimos que no nos aporta nada y nos estanca como personas, o bien si hemos creado un proyecto personal que para nosotros cobra un mayor significado y verdaderamente nos hace sentir más realizados de lo que lo hacía el trabajo digamos más ‘formal’. Creo que tomaste una buena decisión y ello se nota en como te expresas, me alegra que ahora te sientas mejor!

    Gracias por tu post 🙂

    Un abrazo,
    Mar

    • Hola Mar!

      Gracias a ti! En mi caso mi trabajo sí me aportaba y me encantaba lo que hacía, me sentía muy afortunada por poder decir eso en los tiempos que corren y con lo que escucho por ahí a veces.

      Pero hay etapas profesionales que tienen su momento, las aprovechas al máximo y sientes que ya han finalizado y que es hora de apostar por otros proyectos, propios o ajenos.

      Si te soy sincera, cuando a día de hoy alguien me pregunta si debe seguir el corazón o la razón, aún no tengo claro qué responder. Creo que se trata más de encontrar el punto de equilibrio, por difícil que parezca, y tener claras nuestras necesidades y prioridades.

      Un abrazo enorme para ti y que tengas un domingo estupendo!

      Ali

  5. Vivimos en una sociedad en la que se anima a los soñadores y se critica a partes iguales… Una vez lei que no hay sueños grandes sino soñadores pequeños… Aun asi sigo siendo tu mayor admirador simple y llanamente porque yo no seria capaz de hacer las cosas que tu haces realidad. Un besazo amiga mia

    • Muchas gracias por tus palabras, amigo mío. Ya sabes que la admiración es correspondida.

      Hay algo que no comparto: tú eres capaz, MUY capaz. Tan sólo que te has convencido de que no lo eres. No hago nada tan especial ni inalcanzable y, si no me crees, te animo a que hagas una reflexión acerca de todos los logros que has alcanzado en los últimos meses.

      No tengo palabras para agradecerte todo tu apoyo incondicional siempre, que estés ahí y que me permitas disfrutar de esta amistad tan importante para mí. Espero que sigamos sumando muchos años más!!

      Por cierto, no te pierdas el próximo post! Respondo a una petición tuya! 🙂

      Un besazo enorme!!

      Ali

  6. ¡Hola Ali!
    Me ha impactado mucho la parte de que el miedo nos hace vivir a medias. Y es que es, asi. Y en buena parte es por los prejuicios y las cargas que llevamos encima. Cuando aprendamos a soltar esos lastres aprendemos a vivir la vida de otro modo, Me ha llegado mucho esa frase junto a que lo que realmente nos llevamos a la tumba son las experiencias vividas. ¡Cuanta razón!
    Gracias por estos posts tan inspiradores
    Un abrazo fuerte!

    • Muchas gracias a ti Aida por seguir compartiendo una parte de tu tiempo conmigo.

      Exacto, ¡has dado en el clavo! Es muy importante desapegarse de vivencias, pensamientos negativos e, incluso, de aquellos objetos que mantenemos sencillamente porque “siempre han estado ahí”.

      En el momento que regalas un sentido real, consciente y sincero a todo lo que te rodea y a lo que haces, tu vida aumenta de valor infinitamente y, paralelamente, tu sensación de bienestar contigo misma. Te lo digo por propia experiencia (siendo consciente de lo que me ha pasado o siento yo no tiene por qué coincidir con lo que te sucede a ti).

      Otro abrazo bien fuerte de vuelta!

      Ali

  7. Qué identificada me he sentido con lo que has escrito.
    A veces, salirse de esos patrones impuestos por la sociedad en que vivimos, hace que nos miren como bichos raros, como locos, como irresponsables.
    Pero… en realidad, sólo tenemos una vida, ¿no es mejor vivirla con aquello que nos hace realmente felices?
    Eres una valiente, porque muchos en tu lugar, se hubiesen acomodado un poco más en esa silla que tanto les molesta por temor al… ¿qué será de mí mañana?
    Tomé la misma decisión que tú el pasado mes de julio. Llegué a un punto en el que mi situación laboral me estaba afectando a la salud y dije, ¡puerta!
    Y al igual que tú, he podido disfrutar de familiares, de amigos, de la vida, he viajado y he aprendido a no pensar tanto en el futuro.
    Por ello, aplaudo tu decisión y me tienes aquí como una seguidora más de tu blog 🙂 Cuídate!

    • Muchas gracias por compartir tu experiencia y reflexiones con nosotros, Mai!

      Enhorabuena a ti también por haber dado el primer paso hacia la vida que deseas! Te deseo mucho mucho éxito en esta nueva etapa, me encantará seguir viéndote por aquí!

      Un fuerte abrazo! ❤

      Ali

  8. Hola Ali,
    Otra vez un post tuyo me deja sin aliento. Por coincidencias, por formas similares de ver la Vida. El pasado 30 de Octubre deje voluntariamente mi trabajo. Ya lo había hecho anteriormente pero mi miedo creo una presión interior y me reincorpore. Tengo 60 años y aún estoy lejos de la jubilación, cuyo concepto social tampoco me apetece.
    Le dije a mi Jefe simplemente : “no quiero continuar, no soy feliz”. No creo que lo entendiese.
    Para mi el trabajo no satisfactorio es una “carrera de ratas” dando vueltas sin parar a una rueda en una jaula. Es un trabajar para comer, para seguir vivo y así poder seguir trabajando, para poder comer…
    Respeto y envidio a quienes gusta su trabajo, y respeto a los que no tienen otras opciones.
    ¿qué voy a hacer? No tengo nada concreto todavía, pero si tengo el convencimiento que voy a salir adelante, y que ahora soy un poco más feliz y sobre todo más libre.
    Algo por internet, coaching, rebirthing (temas en los que me he formado). Lo que haga me hará mejor.
    Mientras, el miedo no desaparece. Sempre ahí, agazapado. Hay que aprender a convivir con él, porque él también es yo.
    Un abrazo muy fuerte y muchos, muchos, muchos ánimos.
    Josep

    • Hola Josep!

      Pues lo que a mí me ha dejado sin aliento son tus agallas, amigo! Olé tú!

      Hay que tenerlos muy bien puestos para tomar la decisión que has tomado, plantarle cara al miedo y decirle a tu jefe “oiga! que no! que esto no es lo que quiero!”.

      De todo corazón, Josep, te animo a seguir adelante en este camino que has iniciado y te deseo el mayor de los éxitos, decidas lo que decidas hacer con tu vida.

      Te diré que, con el tiempo, me he dado cuenta de que el miedo es nuestro mejor aliado, así que… Divirtámonos!!

      Un abrazo grande grande grande para ti!! Y lo vuelvo a decir: OLÉ TÚ!!!

      Ali

  9. Querida Ali.
    Me encanta tu blog y leo siempre tus artículos. Normalmente no comento pero me ha extrañado mucho este artículo, ya que el 2 de diciembre he visto en este vídeo de Más y Mejor (https://youtu.be/LVjiNE51NeQ) que dices que tus objetivos en los próximos 90 días es encontrar un trabajo. ¿Entonces? ¿En qué quedamos? soy una fan tuya pero me tienes desconcertada.
    Un gran abrazo y mis mejores deseos en esta nueva etapa de tu vida.

    • Hola Diana,

      Pues ahora mismo te lo explico, aunque ya lo he comentado en Facebook.

      Dejar mi trabajo fue una de las mejores decisiones de mi vida porque no se ajustaba a mis aspiraciones laborales y volvía a casa sin energías la mayoría de los días.

      Nunca he descartado volver a trabajar por cuenta ajena, pero, desde la pasada primavera, tenía muy claro que, salvo casos de extrema necesidad, no iba a aceptar trabajar a cualquier condición ni de cualquier cosa ni dedicaría mi tiempo a nada que no tuviera un sentido para mí, y esto es aplicable a lo personal y a lo profesional.

      Yo, como todo el mundo, necesito ingresar dinero en mi casa para hacer frente a mis gastos. Ahora he aceptado una buena oferta para incorporarme a una empresa con cuyos valores me identifico y que me permite seguir desarrollándome como profesional ganando experiencia en un sector nuevo para mí.

      Además, gracias al tiempo que voy a pasar en ella voy a ganar el dinero que necesito para hacer realidad algunos de mis sueños para los que, para poder transformarlos en una realidad, desgraciadamente necesito X cantidad de dinero.

      Así que, dicho todo esto, espero que ahora no te sientas tan desconcertada y haber resuelto tus dudas. Muchas gracias.

      Un abrazo!

      Ali

    • Ah! Y otra cosa: en un vídeo en el que aparezco diez segundos hablando de mis sueños y objetivos indiscutiblemente las ideas no pueden quedar claras porque, a lo mejor, hay información que no aparece publicada en ese vídeo.

      Doy gracias por sentirme tan inspirada con la vida que en diez segundos no puedo resumir mis deseos más anhelados.

      Ali

  10. Tengo 23 años vivo en cali Colombia y trabajo de lunes a sábado, desperdiciando mi vida y mirando como funciona esta maquinaria sistematica.
    Soy del campo de un pueblito del centro de Colombia de familia agricultura y quiero devolverme, llevo tres años en la ciudad estudie ańo y medio y lo disfrute pero una vez te das cuenta cómo funciona la vida, como es esta esclavitud moderna te da tristeza.
    Soy un pesimista admirador de Camus en un par de meses pago una deuda y quedó libre de ellas. Me quiero ir de nuevo al campo a escuchar las aves en la mañana y las luciérnagas en la noche, me harté de esta vida que te cohibe. Estoy habido de conocimiento y de manera autónoma puedo cultivar mis capacidades.

    Por tu buen artículo y tu gallardía quisiera conocer tu opinión con respecto a mi actual situación. Gracias

    • Hola Luis!

      Muchísimas gracias por compartir tus inquietudes.

      Puedo decirte que te encuentras en una situación ventajosa, dada tu joventud y tu situación económica. Comentas que en un par de meses terminas de pagar una deuda y eso te dejará libre de obligaciones financieras, y eso es fantástico porque cuantas personas hay aquí en Europa atadas de pies y manos a la hipoteca de su vivienda durante 30 años.

      No soy quien para decirte qué debes hacer, pero, en tu caso, me plantearía qué puedo ganar y qué puedo perder llevando a cabo el cambio de vida que, como dejan entrever tus palabras, tanto anhelas.

      Te saco 10 años, Luis. Y puedo decirte que no hay nada más satisfactorio en la vida que el despejar dudas y no quedarse nunca con ganas de experimentar nada, especialmente cuando sentimos dentro de nosotros la necesidad de un cambio.

      ¿Qué es lo mejor que puede pasar si regresas al campo? ¿Y qué es lo “peor”? En todo caso como mínimo habrás vivido la experiencia, habrás dado una respuesta a tus deseos personales y eres muy joven como para quedarte con ganas de probar nada.

      Eso sí, te animo mucho a que destines el tiempo que consideres necesario a plantearte qué estilo de vida deseas tener, cómo quieres desarrollarte profesionalmente y cuáles son tus valores y prioridades. Si consigues alinear estos factores, con toda probabilidad disfrutarás de una vida más plena.

      Me parece que ahora estás en un momento óptimo de tu vida para tomar este tipo de decisiones y actuar en coherencia, siempre que tus circunstancias te lo permitan. Te animo también a aprovechar esta magnífica oportunidad, Luis.

      Te recomiendo el blog de Álvaro López, quien comparte artículos de gran valor respecto a la autorrealización personal y profesional. Aquí te dejo el enlace por si decides hacerle una visita:

      http://autorrealizarte.com/

      Si tienes cualquier duda o puedo ayudarte en algo más, no dudes en contactar conmigo (en el apartado de contacto que verás en la cabecera del blog aparece mi mail directo y un formulario a través del que puedes enviarme un mensaje privado).

      Adelante, Luis!

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s