[ESPECIAL FIN DE AÑO] LA IMPORTANCIA DE PENSAR MENOS EN QUIEN SOMOS Y MÁS EN QUIEN QUEREMOS SER

ali-bebe

¿Quién soy?

¿Eres capaz de decirme cuántas veces te has planteado esta pregunta? ¿O tal vez decirme cuánto tiempo llevas recibiendo mensajes que te invitan a cuestionártelo?

Creo que ya va siendo hora de decir basta.

Te avanzo que, si llevas un tiempo leyéndome, el post de hoy, cuanto menos, te va a sorprender porque hoy voy a lanzar la primera piedra y echar por tierra gran parte del hilo temático que he sostenido en toda la historia de este blog. ¡Y la mar de a gusto!

Ya los grandes filósofos clásicos nos invitaban en sus obras maestras a plantearnos una gran incógnita (o varias). Nos hemos encontrado preguntas del tipo “¿quién soy?” hasta en la sopa.

Si aterrizaste en este blog hace un tiempo, de sobras sabrás que yo misma he abogado por el autoconocimiento y te he invitado a relacionarte con esta práctica en muchísimos de mis posts. Me parece que ya va siendo hora de romper la regla y de apostar por algo diferente.

Este es el primero de una serie de artículos muy personales con los que voy a homenajear todo lo positivo que me ha traído el 2016 (que es mucho), mientras comparto contigo algunas confesiones y reflexiones escondidas hasta la fecha muy relevantes y que coinciden con la transformación que he experimentado en mi evolución personal.

¿QUIÉN QUIERO SER? ESTA ES LA CUESTIÓN, MY FRIEND

Hoy quiero saltarme las reglas del juego y dar uso a esta mente maravillosa que la vida me ha regalado. Y no, no lo digo porque sienta que tengo una mente privilegiada, sino porque el mero hecho de que el cerebro forme parte de mi cuerpo ya me parece un absoluto y completo milagro.

¿Qué te parece si dejamos de preguntarnos quiénes somos, nos ponemos en marcha y empezamos a movernos para convertirnos en las personas que queremos ser? Tiene más sentido, ¿no te parece?

Que sí, que no te lo voy a negar. No te he engañado.

Me parece muy necesario invertir un tiempo a practicar nuestra capacidad de observación mirándonos de vez en cuando el ombligo. Este ejercicio, practicado con cierta periodicidad, favorece nuestra aceptación, la conciencia emocional, y nos ayuda a seguir caminando por la vida con un poquito más de perspectiva.

Déjame decirte algo. Realmente no puedes elegir quien eres. Y cuanto antes lo aceptes, mejor. Hay demasiados factores que intervienen en ello como para que te convenzas de que tienes el don y el poder absoluto de escoger la persona que eres.

Desde el momento 0 en el que comenzaste a formar parte y a crecer en el vientre de tu madre, recibiste infinidad de información y un código genético que han determinado el ser que eres ahora, la persona que está leyéndome en estos momentos.

Y, francamente, no creo que eso sea mejor ni peor, simplemente es lo que es.

Desde el color de tu pelo, la forma de tus ojos, cada uno de tus lunares y hasta tu forma de sonreír te vienen de herencia. Tanto estos como muchísimos otros aspectos de denominación de origen no los has escogido ni los podrás escoger por mucho que te lo propongas.

En mi caso, adoro salir a hacer fotos y la naturaleza (¡vaya, al igual que a mi padre!), me emociona profundamente la música romántica y el country (¡qué “casualidad”! ¡cómo a mi madre!), lloro de la risa con una broma inteligente o con un buen chiste (igual que mi abuela), disfruto charlando por los codos y me cuesta poner fin a una conversación cuando me siento cómoda con alguien (exactamente igual que mi padre)…

Cuando recuerdo todas estas cosas, pienso… ¿De verdad la pregunta más trascendental que puedo plantearme es quién soy? ¡Y un cuerno!

Ya lo decía mi amigo Gandhi, “sé el cambio que quieres ver en el mundo”. ¡Exacto! ¡Esta SÍ es la clave!

¿Quién quiero ser? ¿Cómo es la persona en la que quiero reconocerme en el espejo? De esto va la cuestión, my friend.

MARCANDO DIFERENCIAS: EL VALOR DE LA INTENCIÓN

¿Estás de acuerdo en que muy a menudo caemos en el error de preocuparnos más de lo debido y ocuparnos menos de lo que quizás convendría?

Hace un tiempo yo era una de estas personas. Tenía la tendencia de dar demasiadas vueltas a las cosas, a preocuparme demasiado por cosas que aún ni siquiera habían sucedido y esto me alejaba enormemente del aquí y ahora.

Mantener esta actitud era un obstáculo y una barrera que yo misma alzaba sin razón alguna, y me impedía disfrutar al máximo del presente, viviendo anclada en el pasado y preocupándome por el futuro más de lo justo y necesario.

En 2013 me di cuenta de que no podía ni quería seguir cargando con esta lacra por más tiempo.

Como ya te he contado en algunos de los artículos que menciono en mi apartado personal de este blog, ese punto de inflexión dio lugar a una etapa preciosa de mi vida en la que cerré muchas puertas para abrir otras repletas de maravillosas oportunidades. Como imaginarás, no ha habido un sólo día en que me haya arrepentido de ello.

¿Por qué te digo todo esto ahora y qué relación tiene con la intención? Muchísima. Y ahora vas a entender por qué lo digo.

¿Sabes? El tiempo es uno de los mejores regalos que te ha hecho la vida y en ti recae la responsabilidad de saber aprovecharlo y de invertirlo en momentos y acciones que sean coherentes con el estilo de vida que deseas para ti.

Últimamente me he dado cuenta de que ya no tiene sentido seguir cuestionándonos quienes somos ni de dónde venimos porque eso, queridos amigos, ya no podemos cambiarlo.

Ya no está en nuestras manos la posibilidad de corregir el capítulo anterior del libro que estamos escribiendo. En cambio, sí estamos a tiempo de actuar y tomar decisiones para que el próximo capítulo de nuestra historia sea precisamente aquel que siempre hemos deseado leer. Aquel capítulo que nos emociona, cuya autenticidad nos conmueve y cuyos protagonistas nos hacen entender tantas y tantas cosas de nosotros mismos.

Y es ahí donde la intención se convierte en nuestra mejor pareja de baile. Es en este punto cuando se abre el telón, comienza la función y nos damos cuenta de que el espectáculo acaba de comenzar, y de que, en realidad, todo puede terminar como queramos que termine.

Mírame a los ojos (o mira mis palabras). No te preocupes ni te culpabilices más por no saber quien eres porque ¿sabes? Lo que de verdad importa es qué respondes cuando alguien te pregunta quien te gustaría ser. Eso es lo que realmente dice algo de ti.

Para terminar, te recuerdo que está en tus manos reflexionar sobre si realmente estás siendo coherente con esa intención sobre ti mismo o sobre ti misma, y estás tomando medidas para que tus acciones reflejen lo que dictan tu corazón.

Créeme, lo demás importa un carajo. Yo tardé catorce años en darme cuenta, espero con este post ahorrarte algo de tiempo.

***BONUS: En los cuatro posts que forman parte de este especial fin de año vas a encontrar algunas de las canciones que más valor sentimental tienen para mí. Hoy me despido con la primera de ellas, deseando, de corazón, que te llegue al alma.

Ahora ya puedes decir que conoces la carita que tenía cuando tan sólo era un bebé. En la imagen que encabeza este post aparezco con una de mis compañeras de juego preferidas durante mi infancia.

¿Qué piensas de este artículo? ¿Qué crees que importa más: quién eres o quién quieres ser? ¿Me lo cuentas en los comentarios? Recuerda que, si te ha parecido interesante este post, me haría mucha ilusión que lo compartieras con alguien especial para ti. ¡Mil gracias!

Anuncios

25 comentarios en “[ESPECIAL FIN DE AÑO] LA IMPORTANCIA DE PENSAR MENOS EN QUIEN SOMOS Y MÁS EN QUIEN QUEREMOS SER

  1. Hola Ali!!
    Muy buena entrada y muy realista. Me ha hecho pensar que muchas veces ante los obstáculos de la vida tenemos “crisis existenciales” porque no sabemos quienes comos y es mucho mas fácil y tranquilizador, sobre todo, preguntarnos quien queremos saber.
    Muchisimas gracias por el artículo, estás formando una comunidad muy bonita y participativa.
    Un abrazo fuerte.

  2. Mi querida y muy apreciada Ali,
    Escribo este comentario mientras escucho esta hermosa canción que nos recomiendas, así dejo que este lenguaje universal toque mi corazón tal como ha tocado el tuyo.
    Este post me súper-híper encanta, porque esa bendita pregunta de ¿Quién soy? Muchas veces viene sin respuesta y sin posible solución.
    Ya lo que fue, fue, y tal como dice Louise Hay, hicimos lo mejor que pudimos con el conocimiento que teníamos, pero ahora tenemos algo más que conocimiento, tenemos consciencia, que hermosa palabra: Consciencia.
    Yo adoro a esta Eliana que ahora soy, la que fui me trajo hasta este lado de la vida y me presentó a esta que ahora soy, lo que fui ya no lo soy, y la persona que quiero ser ya se está construyendo, ya tiene fuertes raíces en mi y ahora voy rumbo hacia la adultez de la vida, me tardé en llegar hasta aquí, no sé cuántos años, prefiero no marcar esa cuenta, pero la de ahora es diferente y eterna, y eso es lo que realmente me importa.
    Lo que soy es el resultado de lo que fui, pero tal como a ti mi querida amiga, ahora importa esa que queremos ser y en la que estamos trabajando a diario.
    Si este es el primero de una serie de posts de fin de año, pues amiga mía, por aquí te espero para leerlos todos.
    Abrazos fuertes que vuelen hacia ti.

    • Mi querida Eliana,

      No sabes lo mucho que me alegra que te haya gustado este post.

      Qué bueno y qué positivo es poder afirmar las palabras que nos compartes. Como dices, la conciencia es la clave de todo y así lo creo yo también.

      Tu comentario me ha hecho pensar en cuantas veces esta sociedad de la que formamos parte juzga a las personas por su pasado. Como consecuencia, el elevado riesgo de exclusión social que personas con un determinado perfil presentan.

      Parece que penalizamos a las personas por lo que hicieron en un pasado, en lugar de proporcionarles una oportunidad de disfrutar de un mejor presente y labrarse un mejor futuro. Me parece una tremenda incoherencia y es algo de lo que no quiero formar parte.

      Te sigo acompañando en este fabuloso camino, esperando con ilusión el momento de darte el gran abrazo que te tengo reservado.

      Ali

  3. ¿Tú crees, querida Ali, que hay argumentos capaces de contradecir lo que dices en tu post? Nada menos productivo que quedarse parado en preguntas tipo “por qué me pasa esto, etc., con lo que yo soy”. O aquello de “es que yo soy así”, que es otra manera de decir “no quiero mover el culo respecto a eso”. O aquello de llorar por la leche derramada (“es que pasó aquello y aquello otro, y mi madre, y mi profe, y mi vecina, que me hicieron tal y cual y ya no he sido capaz de dar un paso más”).

    Un ejercicio que me motiva: mirarme a mí misma AHORA desde mis noventa o cien años y ver lo orgullosa que estoy de mí, de lo que he llegado a ser y para lo que ya me veo dar pasos HOY. ¿No es interesante? 😉

    Tú y esa cabecita que asoma detrás de ti ahí arriba, dos muñecas… en el paraíso de Phil Collins (entrañable canción). Un post pedagógico y muy necesario, Ali. ¡Un abrazote desde esta orilla!

  4. Hola Ali!
    Es muy interesante esta reflexión que haces. Dejar de pensar en quienes somos y pensar en quienes queremos ser.
    Creo que es la mejor apuesta que podemos hacer. Bien dices que es importante conocernos, pero creo que el tomar las riendas de nuestras vidas, llegar donde queremos llegar, sentirnos realizados, parte de nuestro propósito. Y transformarnos en quienes queremos ser es el mejor punto de partida.
    Estoy deseando leer más artículos sobre esta saga especial fin de año. 🙌

    • Muchas gracias, PIlar!

      Hay algo importante que me olvidé comentar en el artículo. He llegado a la conclusión de que dedicamos demasiado tiempo a pensar y muy poco a actuar, y creo que lo más interesante del camino hacia el autoconocimiento es encontrar el punto de equilibrio entre ambos aspectos.

      Así que espero, amiga mía, que sigamos compartiendo escenarios y malabarismos en este camino!

      Un abrazo grande!

      Ali

  5. ¡Hola guapa!
    Me gusta mucho este post que has escrito y ya estoy deseando leer el resto de la serie 🙂
    Tienes toda la razón del mundo, no sirve de nada estar en el pasado pensando en lo que hicimos o no hicimos, eso ya no se puede cambiar, por tanto es mucho más sano y productivo preguntarnos que queremos ser y como queremos vivir nuestra vida…y pasar a la acción, porque el pensamiento sin acción nos frustra y no nos lleva a ningún sitio. O sea que hay que empezar a vivir tal y como deseamos. porque tal como tu dices tenemos el poder para escoger quienes somos.
    Un abrazo enorme

  6. creo que importa muchísimo más quién quieres ser. No sé dónde leí una frase que decía que si quieres cambiar algo en ´ti compórtate como si ya lo tuvieras (o fueras así). Yo estoy metida en pleno ciclo de desarrollo personal y trabajo mucho quien soy y quién quiero ser. es muy complicado ponerse manos a la obra y cambiar estructuras de pensamiento creencias…Y sobre romper con cosas…
    Pero supongo que cuando llegue el momento se verá con claridad todo.

    Un abrazo

    • Hola Lucía!

      Estoy muy de acuerdo con lo que comentas, no es nada sencillo cambiar algunas ideas y transformar creencias, pero… Como digo siempre, si fuera fácil, ¿qué mérito tendría?

      Lo más bonito del ciclo que estás experimentando es todo lo que te aporta y te ayuda a crecer como persona el explorar nuevos caminos, rodearte con personas distintas, atreverte con actividades que quizá antes ni se te hubieran pasado por la cabeza…

      Explorar, explorar y explorar. No se me ocurre mejor manera de descubrir qué guardamos en nuestro interior y de que manera nos sentimos más a gusto o nos ayuda más a compartir parte de nosotros con el resto del mundo.

      Que este camino te desvele grandes secretos, compañera! Otro abrazo fuerte para ti, Lucía!

      Ali

  7. Bueno ya está clara otra de las razones por las que me caes fenomenal: el amor al country (aunque yo no tengo ni una camisa de cuadros y vivo con el miedo a que se enteren en Nashville y me borren todas las playlist de Spotify), que bueno quien dice el amor al country dice lo de las canciones corta venas, lo de hablar por los codos…

    Por otro lado está el asunto de dejar de rectificar el pasado, durante muchos años caí en lo mismo, ya no tengo muy claro si esperaba que de tanto rumiar una idea iba a lograr cambiarla, aceptar que lo que pasó si bien nos fundamenta no nos define, es complicado pero es la manera correcta de aceptarnos para o bien reafirmarnos o bien cambiar lo que no nos gusta de nosotros, si algo hemos aprendido de Dr who es que el futuro tiene un sinfín de posibilidades, pero todas se basan en un pasado inamovible.

    Decía Alberto Mera, a quien he descubierto recientemente y no paro de ver sus vídeos y leer sus post: que ya somos agua, no puedo estar más de acuerdo. Espero los siguientes post y sus correspondientes canciones.

    • Querida Angélica,

      Disculpa que haya tardado tanto en responder a tu comentario.

      Has dado en la clave, ACEPTAR. En mi opinión y después de mi propia experiencia, te diré que a veces damos demasiadas vueltas a lo que ya ha sucedido, a lo que forma parte del pasado, a lo que ya no podemos rectificar.

      Enfocándonos en el momento presente y tomando conciencia podemos hacer algo mucho más importante: aprender, tomar buena nota de aquello en lo que no queremos reincidir y seguir adelante intentando ser un poquito mejores.

      Feliz 2017, amiga! Un abrazo muy grande!

      Ali

  8. Menuda tarea nos presenta, y es que con este post podemos hablar mucho de mucho. Vivimos en una sociedad de etiquetas, acumulamos cosas y cosas, y muy rara vez nos preocupamos en quienes no somos en realidad. Creo que esto debe ser la tarea del día día, preocuparnos más en nuestras emociones, nuestra esencia en esta vida.
    Gracias por el video me viene muy bien.

    Saludos.

    • Exacto, Alexa, sólo que, en lugar de “preocuparnos” por nuestras emociones, hablaría más de gestionar nuestras emociones.

      Es importantísimo dejar de catalogar tanto las cosas, dejar de intentar convencernos de que todo es siempre blanco o negro, e invertir algo más de tiempo en “simplemente” observar cómo nos sentimos y cómo reaccionamos ante determinadas circunstancias.

      A por el 2017, compañera! Gracias por estar ahí!

      Ali

  9. Guapa la verdad es que el tema de las preguntas existenciales que nos hacemos dependen mucho de en qué momento nos encontramos en la vida. A veces son preguntas tan simples que a algunas personas le parecen absurdas y otras tan profundas que nadie tiene respuesta a ellas (nadie “normal”).

    La vida está llena de experiencias que vivirás según tus propias creencias, por eso es importante vivir de acuerdo a lo que sueñas ser y ser fiel a ello, si para ello tienes que definir primero quién eres, en qué crees, quiénes eran tus bisabuelos y de dónde vienen tus padres, pues a por ello, lo importante al final es el resultado y si el camino tuyo es más largo que el de otras personas o más corto, pues genial. Todo está, como ya lo dije, en las experiencias que hayas vivido y decidido vivir a la final 🙂

    • Totalmente de acuerdo, Diana! Tendemos a enfocarnos más en el conflicto o problema cuando lo verdaderamente importante es el resultado.

      Muchísimas gracias por compartir tu punto de vista! Como siempre, fantástico!

      Ali

  10. Totalmente de acuerdo. Aceptando lo primero, aceptando quienes somos y de donde venimos y poniendo ganas en quienes queremos ser. ¡Un abrazo!

  11. ¡Hola Ali!

    Me ha parecido muy interesante tu post y me ha hecho reflexionar, lo cual siempre es bueno!

    Yo también con el tiempo he aprendido a dejar la mochila con todo aquello que no me servía, es algo que a día de hoy sigo haciendo, porque sé que todo ello me limita y me impide ser quien realmente quiero ser.

    Y es que cada día pienso en quien quiero ser, en la vida que quiero vivir. Como tú bien dices, no merece la pena lamentarse por el pasado. Yo siento que ya no quiero malgastar mis energías en lamentaciones o preocupaciones tontas, no hay tiempo que perder ni energía que malgastar, nuestro tiempo es limitado!

    Muchas gracias por el post.

    Un abrazo,
    Mar

    • Enhorabuena por atreverte a dar el primer paso y por tu actitud, Mar!

      Me parece fantástico y muy positivo para ti que, decidas lo que decidas y hagas lo que hagas, partas siempre de reflexiones e ideas repletas de conciencia. Es básico para poder avanzar y obtener resultados más satisfactorios en tu proceso de crecimiento y te alabo las ganas, el interés y la predisposición.

      Un abrazo enorme para ti, guapa!

      Ali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s