EL PLACER DE AMARTE A TI MISMO

Desde algún tiempo, vengo observando en mi entorno y en algunas de las personas a las que he ofrecido mi acompañamiento lo harto complicado que nos resulta el aceptarnos y el reconocer nuestros logros y nuestras propias cualidades. Parece como si el verbo “merecer” haya sido creado únicamente para ser utilizado en tercera persona.

No, my friend. En este artículo que te traigo hoy tú eres el protagonista porque, como mínimo, es a ti a quien corresponde honrar al papel principal de esa gran aventura que es tu vida y a ti a quien te corresponde conocerte para poder caminar con paso más firme y siendo mucho más consciente en este gran paseo que recibimos como regalo nada más nacer.

Hoy quiero compartir contigo mis reflexiones y aprendizajes acerca del placer de amarte a ti mismo más que a ninguna otra persona en este mundo, por si resuenan a ti en algún momento. ¿Resonamos?

UN POQUITO DE CONTEXTO

Por una de esas causalidades de la vida (o pura coincidencia, quien sabe), recientemente he descubierto que, al igual que Marina Díaz, yo también disfruto de algunas láminas muy especiales de Gaëlle Boissonnard en mi habitación.

Una de ellas es justamente la imagen que has visto en cabecera nada más empezar a leer este post, una ilustración que, aunque tal vez no lo sepas y hace algunos años no te lo hubiera contado, tiene que ver mucho mucho conmigo.

Hasta hace unos tres años aproximadamente, yo iba dando bandazos por el mundo escondiéndome, guardando para mis adentros mi lado más sensible por temor al rechazo y porque me daba un miedo atroz que alguien descubriera mi lado más vulnerable.

Un buen día, cansada de no darme permiso para ser yo, decidí comenzar a disfrutar más de esa parte de mí. Para ello, realicé un duro pero no careciente de sentido trabajo de autoaceptación, en el que, de forma totalmente decidida y consciente, fui conociendo tranquilamente todas mis luces y mis sombras. Hasta que descubrí que las sombras también pueden llegar a ser una fuente inagotable de luz.

Sólo cuando conoces y reconoces todo el amor que reside en ti estás totalmente preparado para compartirlo con los demás, haciéndolo de un modo mucho más esencial, altruista y auténtico. Cuando un día te miras al espejo y aceptas a la persona que ves reflejada en él te vuelves irremediablemente imparable.

Porque entonces empieza a importarte bastante menos el qué dirán, el si eres objeto de comentarios o si pareces un bicho raro incomprendido y solitario. Es en ese momento cuando tu yo se convierte en un YO en mayúsculas, un YO empoderado y fortalecido que ha aprendido a dar cada paso siendo muy consciente del valor de sí mismo, abrazando tanto lo que es como lo que no es.

RECONOCERTE ES EL MAYOR REGALO QUE PUEDES HACERTE A TI MISMO

Por lo que he podido observar a lo largo de toda mi vida, vamos creciendo siempre esperando el cariño y la aceptación de nuestro entorno a todos los niveles. Nos gusta sentirnos considerados por nuestros amigos, valorados como profesionales y queridos por nuestros familiares más cercanos.

Nos relacionamos con los demás cayendo a menudo en el error de esperar que sean los demás quienes nos acepten, valoren y nos quieran, escurriendo nuestra parte de la responsabilidad.

¿Te parece coherente esperar que nos quieran cuando es posible que no nos queramos ni nosotros mismos? Ya sé que es una pregunta muy cruda, pero… ¿Te lo has planteado alguna vez?

Rosa Morel, emprendedora y copywriter freelance, sabe muy bien de qué hablo y este me parece un momento fantástico para compartir contigo la experiencia que nos cuenta en este vídeo, una historia que he conocido esta semana y me ha tocado mucho la patatita:

Sé que al inicio de mi post te dije que tú ibas a ser el (o la) protagonista de mi artículo de hoy. Y lo eres.

Pero he pensado que tal vez tú en algún momento te hayas sentido como Rosa, o tal vez estés sintiéndote ahora como se sintió ella hace algunos meses. La historia de la compañera que te he presentado hoy me parece de lo más inspirador que he descubierto en tiempo y, por eso, me apetecía compartirla contigo.

¿Sabes? Todos nacemos siendo valientes, sólo que algunos necesitamos más tiempo para descubrirlo.

Todos tenemos agallas y alas para volar tan lejos como nos propongamos, sólo que a veces una venda invisible nos impide verlo con claridad y darnos cuenta de ello. En cualquier caso, quiero recordarte que esa venda no tiene por qué cegarnos eternamente y tú tienes la fuerza necesaria para deshacer el nudo que la sostiene cuando te sientas preparado para ello.

Vas a convivir mucho tiempo contigo y eres la persona con la que más vas a compartir. Más que con cualquier otra persona que exista en este mundo. Y no deberías conformarte con menos de lo que puedes alcanzar, y eso sólo es posible cuando tienes claro quién eres y hacia dónde vas.

PORQUE EL VERBO “MERECER” TAMBIÉN PUEDE SER CONJUGADO EN PRIMERA PERSONA

En los libros de texto no nos enseñan cómo querernos, ni tan sólo cómo conocernos.

Los periódicos están plagados de noticias escritas en tercera persona en las que se hacen referencia a los logros de los demás, como si comentar o publicar los propios estuviera censurado y no fueran merecedores de una primera, segunda o tercera página.

Te invito a hacer una reflexión: ¿cuántas veces en el último año has utilizado la expresión “¡Cuánto me alegro! ¡Se lo merece!”?

¿Cuántas veces has formulado esas mismas frases en primera persona?

Por si tú no lo has hecho, déjame que te recuerde (porque puede que ya lo sepas, aunque te avergüence reconocerlo) que sí, que tú también te mereces disfrutar de cosas maravillosas. Porque, aunque ahora tal vez creas que me estoy poniendo algo filosófica, tu vida es un regalo alucinante y tu presencia seguramente colma de alegría a muchísimas personas.

Pero recuerda: también debería hacerte estallar de alegría A TI.

Cada día, cada semana, cada mes… Mereces honrarte y quererte. No hagas como hacía yo en el pasado.

No escondas tu amor en la trastienda por miedo a que te hagan daño o por miedo a ser un poco diferente.

En realidad, como nos recuerda la película Belleza Oculta, todos estamos conectados por los mismos principios y todos deseamos recibir amor. Eso significa que, en el fondo (y no tan en el fondo), todos nos parecemos más de lo que creemos o de lo que estamos dispuestos a asumir.

Pero el camino comienza en ti, en conocerte y aceptarte. En abrazar todos y cada uno de tus defectos, todos y cada uno de tus errores, y recordar que cada día puede ser el inicio de algo maravilloso. Y no importa tanto cuánto te equivocaste en el pasado, sino que lo que cuenta es la persona en la que puedes convertirte en un futuro y en todo lo que puedes hacer por ti (si tú quieres).

Amarte es un asunto urgente. Y un placer que te acercará a sabores nuevos. Serán sabores con nombre de Felicidad, Bienestar, Plenitud, Serenidad, Alegría, Tristeza, Conciencia… y te aseguro que quieren conocerte.

¿Les tiendes la mano? Deja la otra libre, que te tiendo la mía.

¿Qué tal te llevas contigo mismo? ¿Hay algún aspecto de ti con el que te cueste más reconciliarte? Me gustaría mucho conocer tus inquietudes, ¿te animas a compartirlas en los comentarios? ¡Quiero saber de ti!

Anuncios

14 comentarios en “EL PLACER DE AMARTE A TI MISMO

  1. Hola, Ali:
    Creo que siempre hay cosas que podemos mejorar. Pero he tenido la suerte de ser criado por unos padres que me hicieron creer que era capaz de conseguir lo que me propusiera. Lo que no significa que no tuviera alguna inseguridad pero que desde luego me ha ayudado a no achicarme ante dificultades. Uno de los ejercicios que descubrí con el Mindfulness y que sigo practicando cada día es el de la gratitud, es decir darme las gracias y felicitarme por las cosas bonitas vividas, los logros conseguidos etc. Me ayuda a entrenar la mente a prestar más atención a los pequeños detalles y sentir me agradecida por lo que tengo y por lo que me pasa.
    Genial el vídeo de Rosa. ¡Qué valiente! por ser tan honesta y compartir cosas tan íntimas y por haber abierto su caja de Pandora para crecer como persona.

    • Hola Dorit!!

      Me alegra infinito leer que tienes integrado el hábito de agradecer en tu día a día. Tendemos a vivir tan deprisa que a veces nos olvidamos de lo importante que son este tipo de detalles para nuestro bienestar personal.

      Me alegra mucho que te haya gustado el vídeo de Rosa, a mí también me pareció muy valiente por compartir aspectos tan personales y, bien seguro, nada fáciles de compartir públicamente.

      Te mando un fuerte abrazo! A seguir apostando por tu potencial y por aquello que te llena!

      Ali

  2. ¡Cuánta verdad detrás de todas las palabras escritas aquí Ali! ¡Cuánta falta hace que artículos como estos toquen a cuantas más personas mejor! Me siento super afortunada de leerte y de poder beneficiarme en primera persona. ¿Sabes por qué? Porque me lo merezco 😉 Ala, ya lo he dicho y lo he escrito…
    Va a ser un reto… Voy a intentar estar más pendiente y decir esta frase, aunque sea para mis adentros… pero sí, voy a prestar atención y a decirlo muchas más veces.
    Millones de gracias!
    Un abrazo enorme

  3. Me encanto este post, el amor por uno mismo es algo que todos debemos tener, primero yo, segundo yo y así hasta que solamente lo que cada uno sienta por si mismo sea lo mas importante, al fin que todos se van y nos dejan, solo uno mismo no se puede despegar, por lo tanto toca tener una muy buena relación.

    • Así es, Amparo. El comienzo del verdadero amor está en uno mismo, en la autoaceptación y el respecto hacia las propias necesidades y decisiones.

      Creo firmememente que, hasta que no se ha realizado este trabajo, el amor que ofrecemos a los demás cojea, faltándole algo y mostrándose incompleto.

      Me alegra mucho que te haya gustado!

      Ali

  4. Hola Rosa! Me ha encantado el post y sobre todo el video, que por cierto hablas genial, me parece un proyecto interesante, eres muy creativa, me han encantado esos dibujos, siempre viene bien dibujar lo que deseamos hacer y con lo que nos pasa, que bien que ahora te sientas tan bien contigo mismo.
    Un saludo!

  5. ¡Qué texto tan bonito, Ali! No sólo por lo que dices (que son verdades como puños, y a todos nos iría mejor si las incorporásemos en nuestras vidas) sino por que son palabras dulces, de aceptación y de amor. Es tan fácil decir eso de “tienes que quererte mas! cuando todo (los medios de comunicación, tu madre que quiere lo mejor para tí aunque no sea lo que tú quieres ni por asomo, tu pareja que quiere apoyarte y, a veces, no sabe cómo) conspira contra la autoaceptación. Ese ir del “yo” pequeñito al YO (y que le den un poquito al mundo con sus presiones y sus ideas sobre lo que “debes, tienes, vas a hacer”) es el paso más importante. Y sí yo como Ana-Alma Viajera también quiero decir que me merezco mi felicidad y mi éxito. ¡Hala!

    • Chapó, María!!

      “Que le den un poquito al mundo con sus ideas sobre lo que debes, tienes, vas a hacer”. Qué buenísimo ser consciente de ello y darse permiso para rechazar lo que no nos conviene o no comulga con nosotros.

      Fantástica reflexión! Muchas gracias por tu aporte, guapa! ❤

      Ali

  6. Qué bonito guapa, no hay mejor palabra para describir esa alegría que da cuando empiezas a amarte a ti misma. Esa reconciliación con tu esencia, con tu feminidad, con ese ser que hace parte de ti y que muchas veces olvidamos o aislamos por aparentar ser lo que no somos, por querer gustar, que nos acepten, que nos reconozcan otras personas y nos olvidamos que de lo más importante y a quién primero debemos gustar es a nosotros mismos. Cuesta mucho, pero el camino merece mucho la pena y yo personalmente me siento genial desde que el amor hacia mi misma es lo que me guía 🙂

  7. Una entrada preciosa y que espero que le llegue a mucha gente! es verdad que todos nos merecemos disfrutar de cosas maravillosas, a veces pensamos demasiado en los demas pero muy poco en nosotros mismos, debemos aceptarnos, conocernos, querernos.. luego todo fluira mejor con los demas!

  8. Me ha encantado este post Ali, es un placer leerte. Cuantas veces no nos queremos y pensamos que merecemos menos o que no merecemos algo maravilloso que tenemos casi en nuestras manos. Debemos querernos mas y decirnos que merecemos tal o cual cosa y permitirnos que sea una realidad en nuestra vida.
    Todo lo bueno de la vida empieza por conocernos, aceptarnos y querernos más y cuando nos queremos nos damos cuenta que nosotros también merecemos que nos pasen cosas buenas.
    Gracias por esta reflexión tan bella

  9. Me ha encantado el artículo. En mi camino hacia mi crecimiento y aceptación he tenido que lidiar con algunos aspectos de mí y reconciliarme con ellos. Siempre me habían tachado de tener mala leche hasta que me lo creí del todo y cuando me enfadaba por algo me sentía todavía pero a día de hoy puedo decir que estoy satisfecha con quién soy y me entiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s