RECUERDOS DE UN PASEO FUGAZ POR MADRID

Como os dije, el pasado miércoles tuve que desplazarme a Madrid y, para poca sorpresa para quienes me conocéis, no iba a volver sin contar lo que aconteció en las más que escasas horas que estuve en la ciudad.

Después de un madrugón casi inhumano (creo que entenderéis lo que os digo si os cuento que la hora de ponerse en pie fueron las 04:30 hrs…), mi responsable y yo nos dirigimos rumbo a Sants para tomar el AVE con destino a Atocha. El viaje de ida pasó casi tan rápido como el tren por los municipios de su itinerario, ya que no paramos de hablar.

Una vez en tierras madrileñas, nuestro destino era el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Una vez cumplido nuestro motivo de dicha visita, la persona que nos recibió tuvo el más que agradable detalle de invitarnos a disfrutar de las increíbles vistas que se pueden divisar desde la séptima planta del nº 37 de la calle Alcalá… Aquí tenéis una foto para que podáis juzgar por vuestra propia cuenta:

Vistas de Madrid y del edificio Metrópolis (18.9.2013)
Vistas de Madrid y del edificio Metrópolis (18.9.2013)

Como resultado de esta visita, me llamaron especialmente la atención dos detalles… El primero es que, curiosamente, el edificio Metrópolis, más que conocido símbolo de la Gran Vía de Madrid, resulta estar ubicado en la calle Alcalá, número 39, por lo que NO está en la famosa calle teatral de la ciudad. El segundo aspecto que os quería comentar es la no menos llamativa utilidad que tiene este edificio actualmente: este enigmático monumento es hoy en día un trastero. Sí, sí, lo que leéis, un trastero. Yo no daba crédito cuando me lo contaron.

Después de atender nuestras obligaciones profesionales, aún nos quedaban tres horas hasta la salida del tren que nos llevaba de regreso a Barcelona, por lo que nos animamos a dar un breve paseo por el centro de Madrid. Nos encontrábamos tan sólo a dos paradas de metro (también se podía recorrer el trayecto andando, pero íbamos demasiado cargadas para tomar esta opción), así que nos dirigimos a la Puerta del Sol. Y sobre esta decisión, ahí va otra curiosidad esta vez sobre el metro de Madrid. Actualmente la parada correspondiente a este punto de la ciudad se llama “Sol Vodafone”.  No entendí (y sigo sin entender) el por qué del uso de esta marca privada para indicar un lugar de interés público… Si alguien conoce las razones que explican esta realidad, me encantaría conocerlas.

Al llegar a la zona del conocido kilómetro 0, teniendo en cuenta que teníamos que comer y recuperar fuerzas antes de subir al tren, tan sólo pudimos acercarnos a la popular Plaza Mayor (ahora más popular que nunca gracias a la alcaldesa de Madrid, ya sabéis, “Madrid is fun” y su “relaxing cup of café con leche”…) y pasear por las calles circundantes. Como muestra, un botón:

Puerta del Sol, Madrid (18.9.2013)
Puerta del Sol, Madrid (18.9.2013)
Plaza Mayor, Madrid (18.9.2013)
Plaza Mayor, Madrid (18.9.2013)

Al terminar de saborear nuestro breve acercamiento a estos lugares de la ciudad, ya tocaba comer y dirigirnos a Atocha sin perder tiempo, así que poco más puedo contaros de este corto paseo por Madrid… Pero no me despido por ahora sin mencionar el más que agradable reencuentro con el Sr. José Manuel Blecua, actual director de la Real Academia Española y eminencia en el mundo de las letras hispánicas. Es conmovedor comprobar cómo hay personas y pequeñas grandes cosas en la vida que nunca cambian. Y algunas, por favor, que nunca cambien…

Anuncios