DEJAR DE ESCRIBIR CUANDO SIENTES QUE TIENES TANTO QUE DECIR

Llevo tres meses y medio sin aparecer por aquí. Y siento miedo, mucho miedo.

Esta sensación me invade al pensar en qué pensarás cuando vaya compartiendo contigo todo lo que ha sucedido en estos últimos meses. Y no ha sido poco. Tampoco mucho. Todo ha sido de lo más… intenso…

Echaba de menos dejarme ver por aquí.

No.

En realidad, lo que echaba de menos era mostrarme y hablarte desde el lugar desde el que lo voy a hacer a partir de ahora. Y eso hace que me sienta vulnerable. La vulnerabilidad nos recuerda que somos sencillamente humanos. ¿O no?

Leer más »

Anuncios